Aviones ecológicos sin queroseno
El mundo de la aeronáutica puede sufrir importantes modificaciones en los próximos años. El queroseno, combustible utilizado hasta ahora para hacer funcionar los aviones de reacción y turbohélices, podría tener los días contados en un futuro no muy lejano. El agotamiento de las grandes bolsas de petróleo y la necesidad de buscar soluciones menos contaminantes, están siendo el desencadenante de una nueva revolución aeronáutica.

Pese a que los aviones tan sólo son los culpables de un 2% del CO2 que se emite a la atmósfera, se quiere reducir considerablemente esa cantidad. Además, los ruidos que provienen del funcionamiento es otra problemática que se quiere atajar cuanto antes. Son muchos los pueblos del mundo que sufren diariamente auténticas pesadillas al tener que soportar hasta 130 decibelios cuando un avión sobrevuela la zona a baja altura.

Importantes empresas como Airbus, Boeing, Bombardier, Embraer, Agusta o Eurocopter, además de las de ingeniería, química y un gran número de universidades, trabajan a destajo para encontrar la solución con combustibles alternativos. Queda mucho camino por recorrer pero de momento hay buenas intenciones para conseguir los tres objetivos básicos: menor consumo energético, disminución del ruido y reducción de las emisiones de CO2.