Avistan una orca albina adulta
Científicos rusos han avistado, por primera vez en la historia, a una orca adulta de color blanco. La bautizaron, debido a su color, con el nombre de Iceberg. Se trata de una orca macho que nadaba cerca de la costa de Kamchatka, en el este de Rusia. Parecía estar en perfectas condiciones.

Hasta ahora, sólo se había visto orcas blancas jóvenes. Se puede incluir una ballena que murió de una enfermedad genética en un acuario canadiense en 1972. Los científicos que tuvieron la oportunidad de ver el extraño fenómeno estaban recorriendo la costa de Kamchatka en una expedición coliderada por Erich Hoyt, conservacionista, experto en orcas y miembro de la Sociedad para la Conservación de Ballenas y Delfines (WDCS, por sus siglas en inglés).

El científico ha comentado que ya habían visto otras dos orcas blancas en Rusia, pero eran muy jóvenes. Ésta es la primera vez que avistan un adulto maduro, señaló Hoyt. Han calculado que su aleta dorsal mide dos metros, lo que significa que tiene, al menos, dieciséis años de edad.

Las orcas alcanzan la madurez alrededor de los quince años. Los machos tienen una expectativa de vida promedio de unos treinta años, pero pueden llegar a vivir entre cincuenta y sesenta años.

Los avistamientos fueron realizados durante una campaña de investigación cerca de las islas Comandante, por un grupo de científicos de las universidades de Moscú y San Petersburgo. La región constituye la mayor reserva marina de Rusia y allí habitan también otros tipos de ballenas y delfines. La expedición, conocida en siglas como FEROP (Far East Russia Orca Project), tenía por objeto analizar las pautas de comunicación y alimentación de las orcas.

No se sabe con certeza por qué la ballena blanca tiene una pigmentación diferente. La orca que vivía en el acuario de Canadá sufría del síndrome Chediak-Higashi, una enfermedad que causa albinismo parcial y complicaciones médicas.

Los científicos podrían realizar una biopsia de Iceberg, pero no debe perturbarse al cetáceo a menos que exista una razón urgente de conservación. Hasta entonces, seguiremos con la duda.