Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Los medicamentos pueden ser una gran ayuda cuando nos encontramos mal o sufrimos de alguna dolencia, pero desafortunadamente la industria farmacéutica es una de las más contaminantes y el mal uso de estos medicamentos acaba haciendo mucho daño a nuestro Planeta y a sus seres vivos.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

En el mundo occidental, incluyendo países como España, se consumen más medicamentos de los que hacen falta. Estas medicinas, en su mayor parte, están hechas con sustancias contaminantes y estas moléculas no se filtran totalmente en las estaciones de depuración. Como consecuencia van a parar a las aguas fluviales o al mar, matando a microorganismos y animales y contaminando el agua.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

A la hora de curarse, también se puede hacer mucho para reducir el impacto nocivo en el medio ambiente. Siguiendo estos consejos, estaremos luchando muy eficientemente contra la contaminación por medicamentos.

Echar mano más a menudo de los remedios naturales

Quizá pensamos que la manera más inmediata de curarnos es mediante químicos, pero es mucho mejor para nuestra salud hacerlo a través remedios naturales, que se han usado durante años con buenos resultados. Pruébalos antes y estarás evitando que su cuerpo se acostumbre a recibir sustancias no naturales.

Así pues, podemos curar el dolor de cabeza (a menudo causado por la fatiga) con infusiones, como la manzanilla o el té de hierba de limón. También podemos probar tomando dos cucharadas de aceite de oliva o masticando jengibre, un gran anti-inflamatorio y analgésico.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Y no sólo a través de la ingesta disminuiremos esta afección, sino que funciona darnos una ducha caliente, poner hielo en la zona o masajearnos las sienes con aceite esencial de lavanda.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Para los dolores de estómago por diversas causas consideradas normales, no hay un químico efectivo. Simplemente, bebe una tacita de caldo de pollo con muchas verduras, cocinado a fuego lento, seguido de una infusión de manzanilla natural. También funciona el bicarbonato, que es un antiácido natural, en caso de que tengamos ardor. La menta y el colocar una gasa caliente en la zona abdominal también nos ayudará mucho. Por último, si hemos comido o bebido algo que nos haya sentado mal y sentimos ganas de vomitar, el pan tostado solo o las galletas saladas absorberán lo malo que tengamos en el estómago y nos reconfortarán muchísimo.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Si tenemos tos, moqueo o nariz taponada también hay una serie de cosas que podemos hacer. La tos se aliviará tomando líquidos claros tibios, como agua de limón o zumo de manzana templado. También ayuda añadir una cuchada de miel, que se ha demostrado que es más efectivo para reducir la tos nocturna que los jarabes específicos para tos que se venden en las farmacias.

Si tenemos la nariz taponada o moqueo, recomendamos hervir agua con una infusión de menta y aspirar en bocanadas hasta que alivie. Lavarse bien la cara y ducharse también ayuda. Igualmente podemos hacer una solución salina y aplicarla con un spray o gotero nasal.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

En la mayor parte de los casos, sentiremos un alivio con estos remedios caseros, sin necesidad de echar mano a químicos y medicamentos.

No cures la resaca con medicinas

Después de una noche de excesos, es habitual en muchas personas recurrir a analgésicos, como Ibuprofeno, para aliviar los síntomas de malestar y dolor de cabeza que el alcohol y el tabaco nos dejan. Esto es un error, puesto que la toma continuada de estas fuertes medicinas, no sólo contaminan más, sino que harán que nuestro cuerpo se acostumbre a ellas y nos sintamos mal cuando no las tomemos. Si tenemos resaca, ya conocemos la causa del dolor y sabemos que sólo es cuestión de tiempo, reposo y de reponer líquidos para curarnos.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Prueba a tomar caldos de pollo, frutas frescas con mucha agua como la sandía, hidrátate continuamente, come pan tostado y date una ducha. Dormir también es muy beneficioso, aunque lo mejor para evitarlo es beber con moderación.

La prevención

Muchas enfermedades o dolencias pueden prevenirse si tenemos un poco de cuidados Consulta a tu médico o a un especialista para saber si llevas una dieta y unos hábitos saludables adecuados. Tomar medicamentos debe ser sólo el caso extremo.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Organiza tus medicamentos

Compraremos muchos menos medicamentos al cabo del año si sabemos exactamente qué tenemos ya en casa. ¿Cuántas veces hemos comprado una nueva caja de analgésicos, mientras los que teníamos en casa estaban a punto de caducarse? Recopila ahora todo tipo de medicinas que tengas en casa y clasifícalas, sabiendo para que sirven y ordenándolas por fecha de caducidad. Puedes hacer una lista para colocar sobre la caja de las medicinas o pegar encima etiquetas con colores (rojo- dolor de cabeza, verde- alergia primaveral, azul- dolor de garganta, etcétera).

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Cada vez que se nos caduca una caja de medicinas básicas y tenemos que adquirir una nueva, estamos incrementando los químicos utilizados, además de los envases, que también son una fuente importante de contaminación.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Antes de comprar, pregunta a tus conocidos

Muchas medicinas sin receta pueden estar ya en las casas de tus conocidos, sin que éstos le den ningún uso. Pregunta si te pueden prestar alguno y así no tendrás la necesidad de adquirir un paquete nuevo.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Dar una oportunidad a las medicinas homeopáticas

Muchas afecciones pueden curarse con otros métodos diferentes a los que entendemos como convencionales. Podéis acudir a un homeópata o bien visitar un herbolario para que os recomiende plantas efectivas. Por ejemplo, si sufres de insomnio, en lugar de tomar cada noche una pastilla para dormir, apuesta por los somníferos naturales que proporcionan las plantas, empieza a hacer meditación y practica un poco más de deporte. Los resultados serán mejores y estarás mucho más saludable, además de saber que no estás contaminando tanto al medio ambiente.

Nunca tirar por el inodoro o el desagüe los medicamentos

Si queremos deshacernos de ese jarabe caducado, nunca hay que tirarlo por el váter ni por el desagüe, porque, como hemos dicho, esas sustancias no se filtran totalmente y esto mata y causa daños a muchos peces. Es siempre una mala práctica que, sin embargo, mucha gente sigue haciendo, lo que preocupa inmensamente al sector de la ecología en general.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica

Tampoco nos desharemos de los medicamentos caducados tirándolos a la basura

Al igual que echarlo por el inodoro, desprenderse de los medicamentos que ya no sirven por la basura no es una buena opción. Aunque no quede más que una pequeña tableta, debemos reciclarla. De lo contrario, pasarán a formar parte de unos residuos que, al quemarse, contaminarán el agua y el aire. De hecho, los medicamentos causan serios estragos al año en el medio ambiente. Llévalos con su envase a un punto de reciclaje.

Cómo y dónde reciclar los medicamentos

Ahora que sabes lo perjudicial que es deshacernos de estos medicamentos caducados a través de la basura o el inodoro, tienes que saber cuál es la mejor forma de reciclarlos. Para ello, debes llevarlo a un punto especial porque no hay muchos contenedores específicos de medicamentos por la calle, como suele haber con, por ejemplo, el plástico.

Haz limpia en tu caja de medicamentos y separa los caducados de los no caducados. Puede que, aunque aún no hayan expirado, quieras deshacerte de ellos porque ya no te sirven o le puedan servir a alguien más.

El punto más habitual par el reciclaje de medicamentos son las farmacias (no todas). Afortunadamente, se ha progresado mucho en ese punto. En estas farmacias, saben cómo reciclar las medicinas caducadas y llevarán a países menos desarrollados o a centros de personas necesitadas los medicamentos que sigan teniendo vida útil para personas que vayan a darles uso.

Una iniciativa que ha logrado cambiar los comportamientos anti-ecológicos de la gente en este sentido es los puntos Sigre, ubicados en farmacias. En España hay más de 21.000, por lo que es muy posible que haya uno cerca de tu domicilio donde ir a llevar los medicamentos caducados. Allí, se reciclan tanto los envases como los restos de medicamentos. Una vez que lo hayas dejado, lo que hace Sigre es llevarlos a una planta de selección y clasificación donde los diferencian de medicamentos peligrosos y no peligrosos. Después, se entregan a gestores de residuos peligrosos para que los eliminen sin dejar huella en el medio ambiente. Muchas veces, se usan como combustible para producir energía eléctrica.

Ayudemos a paliar la huella ambiental de la industria farmacéutica