Azoteas Vivas gana el concurso Big Bang Challenge
El concurso Big Bang Challenge, organizado por Forética y AstraZeneca, con la colaboración de ideas4all es una iniciativa que trata de fomentar el espíritu emprendedor orientado al desarrollo sostenible. Se buscan ideas innovadoras, viables, que se encuentren en la fase inicial de su desarrollo y que se basen en criterios que potencien aspectos vinculados con la responsabilidad social.

Este año ha resultado ganadora la idea Azoteas Vivas, que propone dar uso a un espacio especialmente desaprovechado en las ciudades, las azoteas de los edificios, creando y desarrollando huertos urbanos. El proyecto presenta numerosas ventajas: se mejora el medio ambiente, se crean espacios de recreo y de nuevas formas de agricultura, permite adaptar cada huerto a la actividad del edificio (por ejemplo, si se trata de una escuela de hostelería se pueden cultivar alimentos, pero si se trata de un hospital, se pueden plantar hierbas medicinales), se crean nuevos puestos de trabajo y se impulsan nuevos y beneficiosos hábitos y costumbres en los niños.

La iniciativa Azoteas Vivas ha recibido un premio de 18.000 euros para que pueda arrancar el proyecto. Sus responsables son Laura Barragues Cruz, Licenciada en Ciencias Ambientales y Técnico Superior en Riesgos Laborales, y Felipe Blanco Núñez y Judith Bilbao Rodríguez, ambos Ingenieros Químicos y del Medio Ambiente. Según cuentan, la idea nació porque querían colaborar juntos en un proyecto diferente, innovador y con criterios ambiental y educacional.

Se recibieron un total de 356 propuestas de emprendedores. Veinte quedaron finalistas. Después de hizo una criba de diez ideas teniendo en cuenta la sostenibilidad económico-financiera de la idea.

Azoteas vivas se compone de algunos elementos básicos:

    – Césped artificial: un material económico, cómodo y acorde con la nueva utilidad de la azotea.

    – Vallado perimetral: para evitar cualquier accidente.

    – Macetas-cultivos: el objetivo es, sobre todo, fomentar unos valores y crear un precedente; en fin, cultivar diferentes especies que no necesiten mucha tierra.

    – Compost: que se utilizará para abonar la huerta.

    – Recogida de agua de lluvia: para regar los cultivos y ahorrar agua.