Babuinos en peligro en bosques con certificación FSC
Se ha iniciado una exterminación de babuinos en Sudáfrica. Estos primates extraen la resina de los árboles para alimentarse y, una acción que daña los troncos, algo que no conviene a las empresas madereras. Así, que éstas han encontrado una solución: liarse a tiros. Durante lo que va de 2011, han muerto por disparos más de trescientos babuinos.

Las organizaciones ecologistas están protestando por esta brutal práctica. Para más inri, el babuino es una especie protegida en Sudáfrica. Pero aún es peor: las empresas madereras que disparan y matan a estos primates cuentan con el sello de producción sostenible FSC, que garantiza que el cultivo y la extracción del producto se ha realizado respetando la salud del ecosistema y los derechos de las comunidades que viven o explotan el bosque.

Lo único que hacen los babuinos es seguir su instinto animal, buscar comida, hojas, hierbas, semillas, raíces, insectos o pequeños vertebrados. Los cultivos intensivos de pinos y eucaliptos en la selva sudafricana, además de acabar con la biodiversidad de la zona a largo plazo, en el corto, acabará, de seguir así, con la población de babuinos.

En Sudáfrica hay 1,3 millones de hectáreas de plantaciones industriales certificadas. Pero, al plantar especies exóticas se destruyen los ecosistemas y la fauna local pierde su hábitat natural. Además, hay casos en que las personas se ven obligadas a entregar sus tierras para que se planten árboles de modo industrial. No sólo en África ocurre esto, también en Asia y América.

La ONG Salva la Selva culpa directamente a las empresas Komatiland y York Timber. Estas compañías han dejado sin alimento a centenares de especies que habitan la región. La empresa paraestatal Komatiland Bosques (KLF) cuenta con una certificación de monocultivos de alrededor de 187.300 hectáreas en las provincias sudafricanas de Mpumalanga y KwaZulu-Natal. De sus 18 plantaciones, el 91% son de pino, el 7% de eucalipto y el 2% de acacia.

También la población local ha denunciado esta barbarie.