Bamboo bee, la primera bicicleta de bambú durable
La sostenibilidad de esta bici se la da el bambú, y la innovación consiste en reforzarlo con una infusión de miel para evitar grietas en el bastidor. Igualmente, la exclusividad le viene por ser un proyecto ambicioso, que quiere fabricar bicicletas artesanales en serie con el bonito objetivo de hacerlas más accesibles.

El proyecto se llama Bamboo bee, y su creador es Sunny, un ciclista aficionado que decidió empezar a fabricar bicis de bambú tras hacer una larga expedición (más de 6.000 kilómetros) en solitario y, por supuesto, sobre dos ruedas, por Asia Central. Huelga decir que quemó kilómetros con una bici fabricada por él mismo, precisamente la que inspiró su deseo de que todo el mundo pudiera tener una igual a bajo costo, cercano a los mil dólares (las artesanales son mucho más caras), con una durabilidad mínima de diez años.

De aquel paseíto quedó una experiencia inolvidable que ahora sigue moviéndole, esta vez para impulsar esta iniciativa empresarial que busca producir en masa velocípedos de bambú a imagen y semejanza de aquella, pero mucho más mejorada. Tras años de investigación, se ha logrado la “primera bicicleta artesanal de base tecnológica en el mundo” que, además, aporta “simplicidad y felicidad”, según la define el mismo Sunny.

Tradición y tecnología

Además de conseguir hacer negocio próspero, para qué engañarnos, lograr su objetivo (se encuentra en campaña de captación de fondos vía Kickstarter) significará proyectar al mundo esas pequeñas cosas cotidianas que dan la felicidad. Por ejemplo, Sunny descubrió en su viaje que un material natural como el bambú aporta una sensación de confort indescriptible como experiencia de conducción, y además puede romper las barreras del idioma y facilitar la comunicación y unión de las personas.

Bamboo bee, la primera bicicleta de bambú durable
Otra de las ventajas del producto es la tecnología propia que previene la aparición de grietas en el bambú, el talón de Aquiles de este material, tan mágico como frágil. O quizás ya no lo sea, porque, según ellos, está más que demostrado que la miel de abejas consigue mejorar lo que ya era una buena idea. Por cierto, si todo sale bien, las primeras bicis saldrán al mercado en el 2014.