Bangkok podría desaparecer bajo las aguas
“Hasta ahora ha habido dos cambios significativos en la Tierra. En primer lugar, el eje del planeta ha cambiado, y con él han llegado los cambios del clima, y en segundo lugar, la corteza de la Tierra se ha desplazado, causando más frecuentes y más severos terremotos, además de los desastres de los tsunamis”. Son palabras del prestigioso científico Ajong Chumsay Na Ayudhya, un investigador tailandés que trabajó con la NASA.

Ajong es muy pesimista, especialmente con el país que le vio nacer, ya que piensa que, en menos de siete años, la capital de Tailandia será inhabitable. Según su pronóstico, las aguas del río Chao Phraya se tragarán Bangkok, una ciudad llena de canales. Pero no será la única desgracia que sobrevendrá al planeta, sino que el calentamiento global producirá tormentas más fuertes, tsunamis y terremotos de mayor magnitud. “Tailandia, que se encuentra en la placa eurasiática, se verá afectada, y el Golfo de Tailandia sufrirá tsunamis, y todo ello lo sufrirán especialmente las regiones del sur”, añadió el científico.

Para algunos, Ajong es un pesimista. Él, en cambio, asegura que su pesimismo es simple realismo si cuanta con que la humanidad siga emitiendo gases efecto invernadero al ritmo actual, algo bastante probable, para ser sinceros. Ajong hizo estas declaraciones durante un seminario que impartió en la capital tailandesa, donde también explicó que los próximos años traerán, entre otras catástrofes, varios tsunamis en el Golfo de Tailandia y la inmersión completa de la ciudad de Bangkok antes de 2017. “Los terremotos alcanzarán fácilmente los 6 grados dentro de la escala de Richter e inundaciones graves afectarán a las provincias del Norte, como Mae Hong Son, Chiang Mai, Chiang Rai, Phayao, Nan, Lampang y Uttaradit”.

A más largo plazo, adelantó lo que ya vienen previendo decenas de estudios: el aumento de las temperaturas, el derretimiento de los glaciares y la extinción de muchas especies. En concreto, afirmó que las temperaturas se incrementarán en, aproximadamente, 4 grados centígrados, y que la población de osos polares, podría extinguirse en menos de diez años. Así mismo, el nivel del mar se elevará unos seis metros debido al calentamiento global.

Por supuesto, el científico culpó al ser humano por el abuso de los recursos naturales, como, entre otros, la tala de bosques. “Incrementamos la emisión de gases de efecto invernadero sin pensar en el futuro”, concluyó Ajong.