Barcelona quiere matar a sus palomas
En Barcelona existe una plaga casi descontrolada de palomas, es por eso que el propio Ayuntamiento de la ciudad ha convocado un concurso público por valor de 118.000 euros para eliminar en un año al 25 por ciento de la población de palomas que habitan sus calles, esto es, matar 64.700 de las más de 256.000 aves que según el último censo viven en la capital catalana.

Según los estudios emitidos por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) el numero de palomas ha crecido considerablemente en los últimos años, el contrato especifica que la empresa elegida deberá capturar mediante redes a las palomas, provocarles la muerte por asfixia al gasearlas en un lugar que no produzca estrés en los animales y posteriormente eliminar los cuerpos.

El proyecto solicita específicamente que las empresas que opten a aplicar la medida garanticen el uso de un método indoloro, a la vez que sea rápido e irreversible para que no tenga ninguna consecuencia negativa sobre el medio ambiente, en total se esperan distribuir capturas en 790 puntos diferentes.

El objetivo del plan es tener controlada la población de palomas de las especie Columba livia, pero también a las gaviotas Larus michahellis, con la intención añadida de destruir los nidos y huevos que sean detectados en un plazo inferior a 48 horas desde su localización. La invasión de estas dos especies, junto con las cotorras, está ocasionando desperfectos en mobiliario urbano y azoteas de viviendas privadas.