Bebés con bajo peso debido a la contaminación
Es bien conocido que la contaminación afecta a la salud de las personas, dañando, principalmente, las vías respiratorias y, provocando, en el peor de los casos, ataques al corazón. Pero hay otros efectos menos conocidos de la polución, como la que se ha descubierto en una reciente investigación: cada vez hay más niños que nacen con un peso más bajo de lo aconsejado por los médicos.

Según los científicos, este bajo peso de muchos bebés recién nacidos se puede deber a los altos niveles de contaminación. El trabajo ha sido publicado en Environmental Health Perspectives y ha analizado más de tres millones de nacimientos en nueve países diferentes.

Según Rachel Morello-Frosch, una las autoras del trabajo de investigación, las máximas culpables son esas pequeñas partículas contaminantes que son más finas que un cabello y que emiten los vehículos (especialmente los diésel), algunas calefacciones y algunas plantas generadoras de energía.

El problema es que los bebés que nacen con un peso bajo tienen más riesgo de morir durante el primer año de vida. Por suerte, la mayoría sobrevive. Pero, más tarde, cuando son adultos, son personas más proclives a sufrir enfermedades de alto riesgo, como las cardiovasculares o la diabetes.

Bebés con bajo peso debido a la contaminación
Los investigadores han analizado datos proporcionados por agencias de contaminación en Norteamérica, Sudamérica, Europa y Asia para compararlas con los registros de los nacimientos en los mismo lugares. Así, se determinó que hay pruebas de que la relación entre el peso del recién nacido y la contaminación es directamente proporcional: a más exposición a la polución, menor peso en los bebés.

Un riesgo global

Según el estudio, por cada incremento de 10 microgramos de partículas por metro cúbico hay un aumento del riesgo de bajo peso en bebés de entre el 3 y el 10%. Aunque no parezca una diferencia muy significativa, hay que tener en cuenta que esta circunstancia puede producir un cambio general en el peso de neonatos. Además, son niveles de contaminación a los que prácticamente todo el mundo está expuesto. Por tanto, el riesgo es casi global.

Aunque la contaminación se sufre en todo el planeta, algunas zonas, como China, tiene más y, por tanto, los partos se podrían estar viendo muy afectados. Queda por saber de qué modo esas partículas contaminantes afectan al feto cuando aún se encuentra en el vientre de la madre.