Bebidas vegetales ecológicas
Bebidas ecológicas de arroz, avena, almendras, almendras, alpiste, soja, de chufa. Frente a la tradicional leche de vaca, el consumo de las conocidas como leches vegetales están ganando adeptos, tanto en su versión normal como en la ecológica.

Comparadas con la leche de vaca son una alternativa interesante no sólo para vegetarianos o veganos, sino para quienes deseen evitar una serie de inconvenientes de la leche, entre otros la presencia de lactosa, grasa animal o una digestión más difícil.

Pero no sólo eso, porque además de ser una alternativa a la leche de vaca, las bebidas vegetales son una elección idónea como parte de una dieta saludable. Precisamente por ello, las ecológicas se revelan como la mejor opción, pues evitamos el problema de conservantes y saborizantes artificiales, los temidos pesticidas y demás elementos químicos que puedan encontrarse en las materias primas, sobre todo si los granos son enteros, ya que éstos fundamentalmente se concentran en las cáscaras.

Bebidas vegetales ecológicas
Por otra parte, las bebidas vegetales bio son más ricas en antioxidantes y nutrientes, si bien carecen de la vitamina B12, que sí encontramos en la leche y carnes, independientemente de que sean o no orgánicas. Igualmente, la leche de vaca desnatada tiene mayor porcentaje de esta vitamina y, con mayor razón, también la ecológica, al tiempo que se puede optar por la carne ecológica.

Recordemos que la vitamina B12 es clave para producir glóbulos rojos y apoyar otros procesos vitales, si bien algunas leches vegetales bio se enriquecen con ésta y otras vitaminas.

Tipos de leches vegetales

Las leches vegetales más habituales son las que proceden de semillas y cereales comunes, como el arroz, la avena, la cebada o la misma chufa (horchata), el sésamo, la calabaza, el alpiste, las pipas, etc. Además, encontraremos otras menos habituales, como la leche de espelta, una variedad del trigo muy antigua que no ha sufrido hibridaciones a lo largo del tiempo.

Bebidas vegetales ecológicas
También encontraremos leches vegetales envasadas derivadas de los frutos secos como almendras, avellanas, castañas, nueces… Su gran ventaja es incluir gran parte de las propiedades nutricionales de los frutos secos, lo que incluye los ácidos grasos y el calcio.

Las legumbres son un tercer grupo de leches vegetales, y en ellas se engloban desde la popular soja, rica en proteínas vegetales hasta, por ejemplo, los mismos guisantes.

No sin el logo

Suelen estar envasadas en formato de tetrabrick o, más raramente, en botellas de vidrio de boca ancha, y podemos encontrarlas tanto de marca como en marcas blancas, con lo que se abarata su precio, no siempre demasiado económico.

En unos y otros casos, su procedencia orgánica vendrá garantizada por los respectivos sellos que certifiquen su origen orgánico. En el ámbito europeo, deberá incluir obligatoriamente el logo ecológico europeo, si bien ello no siginifica que sean totalmente ecológicas. Como es sabido la legislación europea es relativamente permisiva, incluyendo una serie de excepciones a la hora de permitir el uso de determinados productos químicos.

Bebidas vegetales ecológicas
Hacerlas en casa es otra interesante opción. Será suficiente con una batidora, una olla (en los casos que precisen una cocción previa, como ocurre con frutos secos, legumbres y con semillas, si bien la potencia de la máquina será determinante) y un colador u otro filtro, si bien se comercializan dispositivos específicos. En estos casos, las recetas son infinitas, pudiendo hacer mezclas que resulten deliciosas y al tiempo nutritivas, incluyendo también leche, frutas, verduras, especias, o cualquier otro ingrediente.

Normalmente, se sirven frías y, por supuesto, si queremos que sean ecológicas, la materia prima ha de serlo, al menos la mayor parte de ella. En el caso de los frutos secos y cereables que sean demasiado duros para batir, simplemente dejemos a remojo unas horas o incluso toda la noche.