Los beneficios de la agricultura ecológica
La agricultura ecológica tiene infinidad de objetivos que poco a poco se van cumpliendo en mayor o menor medida. Fomentar la biodiversidad, usar recursos y materias primas exclusivamente naturales, buscar la máxima calidad nutritiva, crear empleo, buscar el máximo desarrollo posible del mundo rural o frenar la contaminación medioambiental son algunos ejemplos de lo que se busca.

Beneficios a la vista

La salud de los consumidores de productos procedentes de la agricultura ecológica está asegurada. No se utilizan biocidas ni semillas transgénicas, con todo lo que eso conlleva. Además, aporta varios beneficios al medio ambiente. Son los siguientes:

– Mantiene los hábitats de los animales silvestres, luchando en favor de las especies en peligro de extinción y las que están a punto de serlo.
– Frena la desertificación al fertilizar la tierra.
– Fomenta descaradamente la biodiversidad.
– Pone su granito de arena para la descontaminación del agua, el aire, el suelo, la fauna y la flora.
– Ayuda a la retención del agua y no es contaminante para los acuíferos.

Desgraciadamente, los productos procedentes de la agricultura ecológica todavía no están muy extendidos en los hábitos de compra de la población. Mucha gente piensa equivocadamente que son más caros y ello les incita a no fijarse en ellos.