Beneficios de ir en bici
Los beneficios para la salud asociados al ciclismo son numerosos, y lo mismo puede decirse de su suave impacto ambiental, tanto por su capacidad para no polucionar como para evitar que contaminemos más con otro medio de locomoción, si bien su fabricación resulta bastante menos inofensiva.

El medio ambiente tiene mucho que agradecer a los aficionados a ir en bici, sobre todo si el pedaleo es una alternativa al desplazamiento en vehículos motorizados. Sin embargo, subirse a una bicicleta no supone ningún beneficio ambiental en sentido estricto, pero tampoco perjudica.

Excepto algunas bicis hechas con bambú, materias primas biodegradables, recicladas o verdes, su fabricación no es su punto fuerte desde un enfoque verde. Lo cierto es que casi todas han generado una importante huella de carbono tanto durante creación como a la hora de decirles adiós, dejando un feo rastro de contaminación.

Una salud de hierro

Hacer un ejercicio fácil, ganar tono muscular, resistencia, mejorar la condición cardiovascular, prevenir el sobrepeso, entrenar la coordinación y reducir el estrés son algunos de los principales beneficios para salud que proporciona la bicicleta. De hecho, según un estudio galo del Instituto de Investigación Médica del Deporte (Inserm, por sus siglas en francés), los ciclistas profesionales suelen ser más longevos (superior en 6,3 años) y tienen una mejor calidad de vida, incluso dopándose.

Otros estudios afirman que los ejercicios aeróbicos, -e ir en bici lo es-, mejoran la salud en general y ayudan a prevenir las muertes prematuras, concluyendo uno de ellos que realizar en torno a 60 minutos de ejercicio aeróbico al día permite vivir más y hacerlo saludablemente.

Beneficios de ir en bici
En lo psicológico, ir en bici hará que todo nos venga más rodado. Ganaremos en autoestima, en seguridad en nosotros mismos y en bienestar, especialmente si elegimos entornos naturales para darle a los pedales y hacemos sesiones en solitario y también en grupo.