Beneficios de los árboles urbanos
Los árboles de nuestras ciudades son un valioso recurso ambiental que nos aporta un sinfín de ventajas y beneficios. Ya sea en forma de pequeñas arboledas, en parques, jardines o bordeando las calles, los árboles ayudan a purificar el aire, a reducir el ruido, el consumo energético, a mejorar el paisaje urbano y la calidad de vida de sus habitantes.

Como elementos clave de los espacios verdes en las ciudades, son parte de un mobiliario urbano vivo que hemos de preservar y reivindicar. Y, por supuesto, por mucho que embellezcan el entorno, son mucho más que un simple elemento decorativo, pues en ellos encontramos un aliado insustituible para poder sobrevivir día a día en la jungla de asfalto.

Beneficios para la salud

Cuidar de nuestra salud es uno de los principales beneficios que nos reportan los árboles en la ciudad. Por un lado, producen oxígeno y reducen la contaminación al absorber el CO2, con lo que también nos ayudan a combatir el cambio climático.

Además de ser sumideros de carbono, sus hojas atrapan partículas tóxicas suspendidas en el aire. Para que hacernos una idea de su capacidad limpiadora, un sólo árbol puede absorber en un día los contaminantes emitidos por un centenar de coches.

Beneficios de los árboles urbanos
Sus efectos positivos en nuestra salud también incluye su potencial para reducir la polución acústica, así como el efecto atemperador de la temperatura gracias a la emisión de vapor de agua y, en el estío, al efecto refrescante que obtenemos bajo su fresco follaje. A su vez, regulan el clima a su alrededor, con lo que nos ayudan a soportar el frío y el calor tanto dentro como fuera de casa.

Ciudades más habitables

La calidad del aire que proporcionan los árboles se traduce en un hábitat más saludable, donde es más fácil aliviar las presiones del día a día y mejorar la capacidad de concentración y el estrés.

Acudir a una zona verde es como introducirse en una burbuja de bienestar a nivel físico y mental, pero nó sólo eso, porque además de las arboledas o áreas ajardinadas, los árboles plantados en hilera o en el borde de las carreteras ayudan a sentirse mejor al viandante y al conductor a concentrarse.

Poder ver árboles desde una ventana o desde el balcón también ayuda a sentirse en un entorno más habitable. El paisaje urbano influye a todos los niveles, desde casa, desde la oficina o en cualquier otro sitio, como pueda ser la habitación de un hospital. De acuerdo con un estudio que se centró en el entorno hospitalario, los pacientes ingresados con vistas a los árboles desde su cama suelen pasar de media menos tiempo en el hospital que aquellos sin vistas.

Beneficios de los árboles urbanos
Según han encontrado varios estudios, los árboles pueden ayudar a combatir el crimen, pues mejora la convivencia y, de este modo, el comportamiento violento de forma indirecta. Algunas investigaciones estadounidenses concluyen que los paisajes urbanos verdes ayudan a controlar tanto la sensación de miedo como de violencia y, curiosamente, encuentran que los barrios con más zonas verdes tienen menores tasas de delincuencia.

Beneficio ambiental y ahorro energético

El simple hecho de estar plantados también es una ventaja a la hora de drenar las aguas cuando hay lluvias o para minimizar la misma erosión del suelo, pues previenen la escorrentía. De este modo, ahorramos en sistemas de drenaje, en labores para el mantenimiento del paisaje y hacen más eficiente el alcantarillado de las ciudades.

Beneficios de los árboles urbanosAl igual que ocurre con los jardines verticales en las fachadas o con las cubiertas verdes, los árboles plantados de forma estratégica alrededor de los edificios pueden reducir las necesidades de climatización durante todo el año, con un ahorro energético de hasta en un 50 por ciento.