Berlín, ejemplo de lucha contra la contaminación
La contaminación es un problema que afecta a todas las grandes ciudades del mundo. Pero algunas tienen más éxito a la hora de combatir dicho problema. Lo principal es que los alcaldes tengan la voluntad política y la valentía para atajar el problema. Después, también es importante la conciencia de los ciudadanos, que tienen que poner de su parte. Una ciudad europea se ha convertido, a este respecto, en un referente para todo el mundo: Berlín.

La ciudad alemana es, entre las grandes ciudades europeas, la que lucha de manera más eficiente contra la contaminación ambiental. Así se desprende de un estudio publicado por el European Environmental Bureau (EEB), una institución formada por las más importantes organizaciones no gubernamentales que trabajan por la defensa del medio ambiente.

En el otro extremo de la lista se encuentra Roma, que se convierte en la capital europea de la polución. Entre las urbes españolas, Madrid se sitúa en la parte baja de la tabla, lo que no puede sorprender a nadie. Según el estudio, la baja calidad del aire en las ciudades de la Unión Europea producen casi medio millón de muertes prematuras.

El estudio se ha centrado en 17 ciudades europeas y Berlín, que cuenta con 3,4 millones de habitantes, ha destacado como la capital que mejores estrategias para atajar la contaminación ha puesto en práctica. Ha reducido los emisores de gases contaminantes y ha reducido el uso del coche en la ciudad.

El informe señala el uso masivo del transporte público y la bicicleta en Berlín y también la costumbre de sus ciudadanos de desplazarse andando. Estocolmo y Copenhague siguen a la ciudad alemana en la parte alta de la clasificación. Estas ciudades han optado por incentivar económicamente para favorecer acciones que reduzcan la contaminación y han establecido tasas para los vehículos que circulan por el centro y para aparcar. Esto en ciudades que, por clima, no son tan apetecibles de recorrer en bici como las mediterráneas. La educación lo es todo.

Después se encuentran Zúrich, Ámsterdam, Lyon, Glasgow y Graz. Más abajo, las grandes capitales europeas: París, Bruselas, Londres y Madrid, en este orden.