Bicicletas eléctricas con paneles solares
Los paneles fotovoltaicos y las bicicletas están revelándose como un “tándem” estupendo para conseguir un vehículo de movilidad sostenible más ecológico que, si bien depende de la electricidad, ésta se obtenga a través de energías renovables.

El diseño de bicicletas eléctricas con paneles solares está viviendo un boom, si bien todavía son algo insólito. ¿El objetivo? Conseguir que sirvan como alternativa al coche o a la moto en las distancias medias, aquellas para las que la bici convencional se queda corta. En este caso, curiosamente, no se trata de generar electricidad pedaleando, sino para no tener que hacerlo.

Un sinfín de modelos

La Leos Solar, por ejemplo, es una bicicleta con estructura de fibra de carbono que tiene un panel ultrafino incorporado en el marco y puede ser ser autosuficiente hasta los 20 kilómetros en el modo asistido, o cerca de 16 kilómetros si le damos un uso totalmente eléctrico, apunta el fundador de Leaos, Armin Oberhollenzer.

Bicicletas eléctricas con paneles solares
Básicamente, la batería va acumulando la energía que recoge el panel, por lo que mientras haya luz, ésta irá cargándose. Por otra parte, si hacemos una carga completa su batería de 36 V permite recorrer 90 o 72 kilómetros, según el modo.

Finalista en los premios Spark Awards 2013, la Ele Solar Bicicle es otro modelo interesante. Puede usarse como bici normal, en modo asistido y eléctrico, y su alimentación admite tanto la energía solar como la convencional. Por lo demás, su diseño es compacto y los paneles orientables, colocados en sustitución de los radios.

Rizando el rizo, una empresa Singapur ha creado una bicicleta, la EHITS (Energy Harvesting Intermode Transport System) capaz de generar energía solar y eólica gracias a la instalación de un panel solar en el cuadro y de dos generadores eólicos en las ruedas de rotos del disco.

Bicicletas eléctricas con paneles solares
Yendo a lo práctico, resulta curiosa la bicicleta que se convierte en un panel solar. Lo ha hecho posible el diseñador Sencer Ozdemir y su creación se llama Velosphere E-Bike, una bici eléctrica que parece una mountain bike capaz de convertirse fácilmente en un panel cuando está aparcada. Es así como se recarga, y lo hace a toda máquina, pues su forma elíptica es idónea para maximizar la llegada de luz, sin más complicaciones.

Añadir un simple gadget

Además de los distintos modelos, hay accesorios aplicables a bicicletas normales, cuyo funcionamiento puede controlarse a través de dispositivos móviles, como el gadget en el que está trabajando la empresa Daymak, un sistema que permite un kilómetor de autonomía por cada hora de exposición.

Y, cómo no, existe la opción de fabricarse una instalación fotovoltaica para cargar nuestra bici eléctrica, sobre todo porque suele usarse la bici cuando hace buen tiempo, con lo que coincide con las condiciones que necesita el panel para rendir bien.

¿Pero, son ecológicas?

Hablamos de bici, de energía solar… pero en realidad dependen de una fuente de electricidad que si bien no contamina, la producción de paneles solares, su mantenimiento y sustitución implican una contaminación mayor que la de la bici tradicional.

Bicicletas eléctricas con paneles solares
Sin embargo, dentro del contexto urbano en el que podrían utilizarse, es decir, en distancias medias, sí son mucho más ecológicas que otras alternativas, como el transporte público o el vehículo a motor privado, sea una moto o un automóvil.

En términos generales, la eficiencia de la bici eléctrica equivale a unos 1600 kilómetros por cada 5 litros de gasolina y, si además funciona con energía solar, la ventaja verde todavía es mayor, pues proviene de fuentes renovables.

El futuro de la bici solar

Hoy por hoy los modelos de bicis solares son todavía rara avis, pero el boom que está viviendo el sector en este campo es suficiente motivo de esperanza para confiar en que la bicicleta, el medio de transporte ecológico por excelencia, acabe evolucionando en este sentido. Además, con la evolución de los materiales fotovoltaicos más ligeros y económicos los avances podría depararnos muchas alegrías.

Por un lado, si se abaratan los costos, la bici eléctrica puede ser el futuro de la bici eléctrica. A su vez, quizá el de ésta sean las bicis eléctricas solares… ¿Y, cuál será el futuro de estas últimas? Su popularización es su primer reto, qué duda cabe, pero también hay que estar atentos a nuevas tecnologías, que entre otras cosas prometen ser bastante más económicas que las células solares fotovoltaicas para la recolección de energía solar con la que impulsarlas.

Bicicletas eléctricas con paneles solares
En lugar de los paneles fotovoltaicos, que incluyen semiconductores de silicio, por ejemplo, la perovskita permite fabricar células más eficientes e incluso aplicarlas a través de un spray en todo tipo de superficies. Y también se está trabajando en tecnologías que permitan hacer cargas en días nublados o en condiciones difíciles, como cuando los paneles se ensucian, el objetivo de Solar Aplication Lab.

Pulverizar células fotovoltaicas a través de un spray, y poder hacerlo en superficies irregulares, sería una aplicación revolucionaria a la hora de fabricar bicicletas en serie, pues este sistema facilita la producción a escala. ¿Ciencia ficción? Lo parece, pero también es una realidad que está cada vez más cerca.

De hecho, hay algunas iniciativas similares que resultan sorprendentes, como la colección de bicicletas Pure Fix Glow Bikes. No son eléctricas, pero sí utilizan una pintura que les da visibilidad gracias a una pintura solar que se carga durante el día, para luego brillar en la oscuridad. No proporcionan energía, pero sí aprovechan la luz para acabar de una vez por todas con el problema de la visibilidad. Brillante.