Bill Gates quiere un reactor nuclear que se alimente de los propios desechos nucleares
TerraPower. Así se llama el nuevo proyecto de energía renovable impulsado por uno de los hombres más rico del mundo: Bill Gates. Un grupo de ingenieros, físicos y expertos nucleares colaboran en el proyecto. No sólo se trata de generar energía de una forma segura, sino que también puede significar un paso para reducir la proliferación de armas nucleares en el mundo.

Acompaña a Gates en esta iniciativa un compañero de Microsoft, Nathan Myhrvold. De momento, han logrado recaudar decenas de millones de dólares para que el proyecto siga adelante. Sin embargo, la construcción de un prototipo de reactor podría costar 5.000 millones de dólares. Gates valora ubicar en China la planta de demostración.

Gates es, según Forbes, la segunda persona más rica del mundo. Hay que aplaudir que use esa cantidad de dinero (que no podrá gastar en toda su vida) en proyectos que ayudarán a la humanidad.

Gates ha elegido China porque es un país que necesita mucha energía y está apostando por las renovables para tratar de disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

¿El fin de las armas nucleares?

El otro beneficio del proyecto es que la energía nuclear no podría servir de excusa para crear armas atómicas. Irán, por ejemplo, asegura que su programa nuclear tiene fines pacíficos, pero está enriqueciendo mucho más uranio que el que necesita para la generación de energía. Estados Unidos sospecha que podría estar desarrollando una bomba nuclear.

Bill Gates quiere un reactor nuclear que se alimente de los propios desechos nucleares
Los reactores nucleares actuales necesitan una concentraciones de uranio 235 de entre el 3 y el 5%. El proceso deja un residuo de 238. Cierta cantidad de ese uranio 238 se convierte en plutonio y se utiliza como combustible a pequeña escala. El reactor de TerraPower consigue más plutonio del uranio 238 y se podría ejecutar casi en su totalidad el uranio 238. Sólo una pequeña cantidad de uranio 235 quedaría como residuo nuclear.

Los países que no tienen armas nucleares seguirán necesitando mucha electricidad. John Gilleland, presidente ejecutivo de TerraPower, quiere generar parte de esa electricidad con esta nueva tecnología. En todo caso, habrá que esperar muchos años hasta que esta tecnología funcione.