Bosquimanos amenazados por el turismo de lujo
Los bosquimanos son un conjunto de tribus indígenas que viven en el sur del continente africano desde hace decenas de miles de años; sí, desde la época de las glaciaciones, aunque parezca increíble. Son un pueblo de cazadores-recolectores.

Los bosquimanos tienen una organización política envidiable: las decisiones se toman en asamblea, y no por mayoría, sino por consenso; no se reconoce la figura del jefe de la tribu. Además conservan costumbres muy curiosas y muy útiles también, como la de almacenar el agua dentro de huevos de avestruz sellados con cera y enterrados, o hablar una lengua que, además de vocales y consonantes, incorpora chasquidos.

Según el proyecto Genoma Humano, los bosquimanos son el pueblo más antiguo del planeta.
En 1.961 se creó la Reserva de Caza del Kalahari Central, en Botswana, para proteger el territorio de 5.000 bosquimanos gana, gwi y tsila, así como a los animales de la zona de los que estas tribus dependen para vivir.

Sin embargo, en el año 2.002 el gobierno de Botswana expulsó a los bosquimanos de la reserva, hecho que fue considerado ilegal por el Tribunal Supremo de ese país; a pesar de ello, el gobierno continúa con la persecución de este pueblo, impidiéndoles el acceso a sus pozos de agua.

Mientras tanto, el complejo de lujo Wilderness Safaris’ Kalahari Plains Camp (que el 8 de abril ya cotizará en las bolsas de Johannesburgo y Gaberones) comenzó a funcionar en la reserva de los bosquimanos en 2.009, pese a no haber obtenido el consentimiento previo de una comunidad bosquimana cercana. En su publicidad, Wilderness Safari’s se enorgullece de ser “la más preciada comodidad del desierto”, y los turistas que visitan el Kalahari Plains Camp, previo desembolso de buenas cantidades dinerarias, tienen acceso a un bar y a una piscina, así como a un “paseo bosquimano”. Bar y piscina mientras los bosquimanos tienen prohibido el acceso a los pozos de agua…