BP se enfrenta a una posible multa de 17.500 millones de dólares por el vertido al Golfo de México
Según la Ley de Medio Ambiente de Estados Unidos, si el Gobierno demuestra la negligencia de la petrolera BP en el accidente del Deep Water Horizon que produjo el vertido de petróleo en el Golfo de México, el mayor desastre medioambiental ocurrido en Estados Unidos, puede reclamar una indemnización de hasta 4.300 dólares por barril.

El Departamento de Justicia estadounidense ha acusado a la petrolera británica BP de grave negligencia por el vertido de crudo ocurrido en 2010 en el Golfo de México. Si el Departamento de Justicia consigue demostrar la acusación durante el proceso judicial, la empresa estaría obligada a pagar una enorme multa.

Algunos analistas han comentado la dureza que ha empleado el Departamento de Justicia en sus acusaciones, en un intento por conseguir una indemnización lo más alta posible. El proceso está pasando factura a la petrolera, cuya cotización sigue a la baja. Las acciones de la petrolera sufrieron caídas superiores al 3% en la Bolsa de Londres cuando se supo la noticia.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y la empresa BP han sido citados para dentro de cuatro meses, para el próximo 14 de enero, para continuar dirimiendo el nivel de responsabilidad en el gran vertido de 2010. Según la ley medioambiental estadounidense, denominada Cleanwater Act, si el Gobierno demuestra la negligencia puede reclamar una indemnización de hasta 4.300 dólares (unos 3.500 euros) por barril. Si no logra demostrar tal negligencia, la cifra se reduce a 1.100 dólares.

En el accidente, además, de causar la muerte a once personas, durante 87 días se vertieron entre cuatro y cinco millones de barriles al Golfo de México. Haced el cálculo: 3.500 euros por 5 millones de barriles. La multa puede llegar hasta los 17.500 millones de dólares.

En el alegato acusador, el Gobierno señala: “El comportamiento, las palabras y acciones de los ejecutivos de BP no se tolerarían si se tratara de una empresa de tamaño mediano que fabrica productos para la venta en un centro comercial”. Suena a “la justicia debería ser igual para todos”. A ver si es verdad.