Cabras en un cementerio para limpiar las malas hierbas
¿Qué hacen 100 cabras vivitas y coleando en un cementerio? Las de nuestra historia, al menos, tienen una misión muy clara: fertilizar la tierra y acabar con las malas hierbas del cementerio Capitol Hill (Washington D.C.) lo antes que puedan, a ser posible en menos de una semana.

Han de hacer la faena de cargar y descargar, es decir, simplemente deben dejar que su sistema digestivo actúe de principio a fin y sin descanso, eso si quieren que los responsables del cementerio vuelvan a contratarlas para que puedan volver a ponerse las botas.

Matemáticamente, cada una de ellas toca a 65 metros cuadrados durante seis días, lo que supone cumplir con el objetivo diario de algo más de 10 metros cuadrados, una misión nada imposible para ellas, a juzgar por la buena pinta que tienen los matorrales y por el juego que le dan a las mandíbulas con su eterno tragar y rumiar.

Cuando hayan finalizado su poda intensiva (se pasan 24 horas diarios pastando) el incansable dale que te pego habrá conseguido abonar y limpiar un total de 65.000 metros cuadrados. Su contribución ambiental, por otro lado, hay que buscarlo en que representan una alternativa a herbicidas químicos utilizados para mantener a raya a las especies invasoras que amenazan con acabar con los árboles grandes.

Todo un espectáculo

Hay que decir que las cabras no tienen acceso a la zona de las lápidas, tan sólo a los alrededores, y que más de una se llevará un buen calambrazo cuando roce la antipática valla electrificada que protege el área de enterramiento del histórico camposanto, donde descansan los restos de decenas de miles de personas.

Cabras en un cementerio para limpiar las malas hierbas
La noticia el fichaje de estos nuevos jardineros ha corrido como la pólvora y son muchas las personas que han acudido a verlas trabajar. Los niños son los que, sin duda, mejor lo pasan observándolas, aunque ellas no hacen excepciones a su obligación ética de cumplir con el trabajo y se dejan distraer poco, todo hay que decirlo.