Camarones locos
Es tan grande el uso y abuso que hacemos de los antidepresivos (parecen la panacea para cualquier problema de la vida) que estas drogas legales han llegado al mar y están alterando la vida de su fauna. Las aguas residuales contienen tantos restos de antidepresivos, como la fluoxetina, que el comportamiento de los animales se está viendo gravemente afectado. Y, lo que es mucho más grave, esto podría afectar a toda la cadena alimentaria.

Según un estudio publicado en la revista de Toxicología Acuática, los camarones tuvieron comportamientos extrañísimos cuando estuvieron en aguas que contenían la misma cantidad de este medicamento que la que normalmente se encuentran en las aguas residuales que vertidas a ríos y estuarios.

Alex Ford, científico del Instituto de Ciencias del Mar de la Universidad de Portsmouth, detectó “dramáticos cambios de comportamiento” en estos crustáceos expuestos al medicamento, normalmente utilizado para elevar la serotonina en el cerebro y así aliviar los síntomas de la depresión. Pero, ¿cómo se comportaban estos camarones bajo la influencia de la fluoxetina? Una de las reacciones inesperadas, por ejemplo, fue una mayor tendencia (hasta cinco veces más) a ir hacia la luz, en lugar de alejarse de ella, haciéndolos presa fácil para sus depredadores naturales, peces y pájaros. Este comportamiento, obviamente, podría disminuir drásticamente la población de camarones, advierten los investigadores.

Además, el cambio de comportamiento puede dañar gravemente al ecosistema, pues los crustáceos son claves para la cadena alimentaria. El investigador Alex Ford comenta: “Es sabido que los crustáceos son cruciales para la cadena alimentaria y, si el comportamiento natural de los camarones está cambiando debido a los niveles de antidepresivos que hay en el mar, ello supondría un serio peligro para el equilibrio de los ecosistemas. (…) Gran parte de lo que los humanos consumen se puede detectar en el agua en distintas concentraciones. Si somos una nación de bebedores de café, habrá una enorme cantidad de cafeína en las aguas residuales. No es ninguna sorpresa que lo que obtenemos de la farmacia también se contaminen las vías fluviales y en los mares. Las salidas de las aguas residuales se concentra en los estuarios fluviales y en las zonas costeras, que es donde los camarones y otros muchos peces viven. Esto significa que los camarones, y el resto, están tomando los medicamentos que excretan pueblos enteros”.

Las tortillitas de camarones ya no me sabrán igual.