Camino de una gran extinción
No sólo ecologistas, sino también economistas y expertos de otras materias, lo tienen claro: a este ritmo no podemos seguir, el crecimiento económico constante acabará con los recursos del planeta. Es una cuestión meramente matemática ya que los recursos naturales de la Tierra son finitos. Ni siquiera los avances en la tecnología pueden cambiar esta situación. Sólo podría hacerlo otro planeta, pero, hasta que lo descubramos, sólo tenemos éste. Y no nos podemos arriesgar.

La diversidad biológica es una consecuencia natural del proceso de evolución de la vida sobre la Tierra. Las teorías evolutivas de Darwin han sido mejoradas, superadas, incluso, pero aún tienen en la actualidad un gran potencial científico, tanto para quienes estudian a los animales como para quienes estudian el comportamiento del ser humano. La teoría darwiniana sirve para investigar aspectos de la ecología y el comportamiento animal. Y para explicar la biodiversidad.

La biodiversidad en la Tierra es inmensa. Se descubren regularmente nuevas especies y, otras, aún no han sido clasificadas. Pero también se extinguen muchas otras, se estima que entre unas pocas y doscientas cada día. Los biólogos evolutivos creen que estamos asistiendo a una gran extinción, comparable a otras detectadas en el registro fósil (como la de los dinosaurios). Además, esta extinción es consecuencia de las actividades del ser humano.

El ser humano se diferencia del resto de especies en que es el único que puede ser consciente de esta gran extinción. Una hormiga no lo sabe, ni un león, ni un atún. El ser humano sí. Lo sabe y puede hacer algo al respecto. La pérdida de biodiversidad, que desaparezcan especies, significa que, tarde o temprano, le llegará el turno al ser humano.

El uso que estamos haciendo del planeta es una explotación absolutamente insostenible. La sociedad y, especialmente, el sistema económico, se basa en el aumento continuo del número de habitantes y de su consumo. No puede durar mucho tiempo, evolutivamente hablando.

El colapso ecológico, a diferencia del financiero, no tendrá vuelta atrás. Cuando comiencen a agotarse algunos recursos fundamentales, la especie humana habrá dado el primer paso para su total extinción. Pueblos del mundo, extinguíos, decía una canción de Siniestro Total. Dejad que continúe la evolución. El planeta seguirá, pero otra especie sustituirá al Homo sapiens, del mismo modo que el ser humano reina en la planeta desde que desaparecieron los dinosaurios.