La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que abrió hoy la campaña del Tragamóvil, pidió a los ciudadanos que no tiren los móviles fuera de uso a la basura. Desde el inicio de su actividad la Fundación Tragamóvil ha gestionado alrededor de 700.000 kilos de residuos de teléfonos móviles, lo que equivale a más de seis millones de aparatos, la mayoría de ellos en 2006, primer año de la campaña.
Al igual que el pasado año, Tragamóvil 2007 pretende concienciar a la sociedad sobre la importancia que adquieren los residuos producidos por los teléfonos móviles y la necesidad de reciclarlos como fórmula para prevenir la contaminación y fomentar el desarrollo sostenible.
Narbona visitó el autobús situado en el acceso exterior del Ministerio, que recorrerá las distintas comunidades autónomas durante los meses de mayo, junio, julio y septiembre. El autobús, una verdadera Aula Medioambiental Móvil atendida por especialistas en la materia que aclararán cualquier duda, dispone de 24 puestos informáticos en los que los visitantes podrán interactuar con material formativo y pedagógico.
En declaraciones a los medios, la ministra recordó que en agosto de 2005 el Ministerio de Medio Ambiente aprobó un Decreto sobre el reciclaje de aparatos electrónicos, que establece la obligación de recoger y reciclar esos aparatos, incluidos los teléfonos móviles.
Señaló que España se encuentra a la cabeza de la Unión Europea en el uso de móviles (42 millones), lo que significa ‘un volumen importantísimo de residuos que hay que reciclar adecuadamente’, y apuntó que, de acuerdo con la legislación vigente, las tiendas de venta de este tipo de teléfonos deben recoger los aparatos usados.
Narbona subrayó que los móviles contaminan, especialmente por la batería que contienen y si se abandonan de forma inadecuada, y explicó que actualmente el reciclaje de estos teléfonos se lleva a cabo en una planta ubicada en Bilbao.
La ministra explicó que en estos momentos se está configurando el Sistema Integrado de Gestión para los productos electrónicos, que ya se está autorizando en todas las comunidades autónomas para que sean los propios empresarios, junto a las administraciones autonómicas y locales, los que vayan ampliando los puntos de recogida.
Señaló que el porcentaje de reciclaje de móviles en relación con el número de aparatos existentes es aún bajo, si bien insistió en que hasta agosto de 2005 no había ninguna norma legal que obligara a su recogida.
La Fundación Tragamóvil cuenta con alrededor de 600 contenedores para la recogida de estos teléfonos, ubicados en tiendas de telefonía, servicios técnicos, puntos limpios, Ayuntamientos, universidades, superficies comerciales, etc