Canarias, un paraíso para las aves
La Comunidad Autónoma de Canarias tiene declarado el 37% de su territorio como zona de especial protección para las aves (ZEPA), una categoría de área protegida catalogada por los estados miembro de la Unión Europea por su relevancia para la conservación de las aves amenazadas de extinción. De la lista de 36 especies de aves protegidas por una directiva comunitaria, 30 cuentan con protección en el archipiélago español pues habitan en sus islas. Canarias cuenta en la actualidad con 43 áreas declaradas como Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), que ocupan un total de más de 277.000 hectáreas: concretamente 277.308,4 (271.250,8 terrestres y 6.057,6 marinas).

En esas áreas se garantiza la adecuada protección del territorio y del hábitat de estas especies, teniendo en cuenta, especialmente en el caso de las aves migratorias, la protección de sus áreas de reproducción, de muda, de invernada y sus zonas de descanso. Entre otras especies en peligro se extinción, en las islas Canarias aún se pueden encontrar palomas de la laurisilva o el pinzón azul, especies exclusivas y de gran valor biológico para la biodiversidad.

Las zonas de especial protección para las aves son espacios que forman parte de la red Natura 2000, una red de espacios naturales europea para la conservación de los hábitats naturales y de las especies en el marco de un desarrollo sostenible. La red Natura 2000 pretende fomentar la ordenación del territorio, la gestión de los elementos del paisaje que revisten importancia para la flora y la fauna silvestres, así como garantizar la aplicación de un sistema de vigilancia del estado de conservación de los hábitats naturales y de las especies. Se considera que estas medidas contribuyen al uso sostenible del medio y sus recursos, permitiendo que las generaciones venideras puedan disfrutar de su beneficio.

En el año 2000, la Comisión Europea inició un expediente de infracción a España por incumplimiento en la aplicación de la Directiva Aves, por ser insuficiente el número de áreas ZEPA y su superficie. El Gobierno de Canarias reaccionó designando nuevas zonas ZEPA y ampliando la extensión de otras, ajustándose rápidamente a la normativa comunitaria. La Comisión Europea, finalmente, archivó el procedimiento.