Casa anticrisis: prefabricada, pequeña y sostenible
La encantadora casita de Macy Miller no mide más de 18 metros cuadrados, pero tiene de todo, desde el salón comedor hasta su cocina, su cuarto de baño, dormitorio o su pequeño porche, además de una interesante historia detrás y unos materiales sostenibles. Sólo le costó 11.000 dólares, unos 8.500 euros.

La diseñó la propia Miller, una arquitecta estadounidense que acabó sufriendo la ejecución hipotecaria, es decir, un deshaucio de su anterior vivienda, una casa de 230 metros cuadrados. Ni corta ni perezosa, estudió diseño y se documentó lo necesario para construir una casa modular desde cero, con el fantástico resultado que muestran las imágenes.

En esta casa prefabricada vive junto su pareja y perro, sin otro gasto que el alquiler de la parcela, ubicada en Idaho, en Estados Unidos. Por lo tanto, puede decirse que ha conseguido su objetivo: un hogar moderno y confortable, que cubra sus necesidades sin suponer un gasto inasumible.

Sanitario verde

El lado ecológico ha sido uno de los aspectos más cuidados, en especial en el cuarto de baño, donde el inodoro utiliza muy poca agua al tiempo que transforma los desechos en compostaje al no poder haber fosa séptica.

Por lo demás, aprovecha la luz natural a las mil maravillas y se ha construido el módulo con materiales por completo sostenibles en menos de dos años gracias a la ayuda que tuvo la joven de su novio y de su padre. A partir de un cajón o módulo que conforma la totalidad de la casa se crearon después separaciones para las distintas estancias.

Casa anticrisis: prefabricada, pequeña y sostenible
Macy explica que ha conseguido ganar espacio, su principal problema, aprovechando cualquier espacio muerto para colocar muebles para almacenamiento, tipo armario o cajones. Eso sí, para ser ser más sustentable, la casa habría de contar con fuentes de energía renovable como la solar, eólica o demás, un futuro proyecto que no pudo entrar en el minúsculo presupuesto inicial.