Casas sostenibles gracias a la arquitectura bioclimática
La construcción de viviendas que sigue principios bioclimáticos aprovecha los recursos naturales y los materiales ecológicos con el fin de obtener un bajo impacto ambiental y un importante ahorro económico propiciando un entorno doméstico confortable.

Una clave esencial de la arquitectura bioclimática es saber aprovechar los recursos que nos regala el entorno, respetando en la medida de lo posible ese lugar en el que se construye. Ya se trate de la misma luz natural, de la energía solar, de la lluvia, del viento o de la vegetación, se ha de encontrar el modo de obtener beneficios en forma de energía renovable o de recursos de otro tipo.

Las viviendas sostenibles, por lo tanto, hacen primar la sostenibilidad sobre otros aspectos como el diseño o el material. Muy al contrario, se trata de un enfoque que persigue un equilibrio entre materiales ecológicos, un precio factible y durabilidad, orientado a un día a día que ayude a reducir al máximo nuestra huella de carbono.

Edificio cero emisiones

En muchas ocasiones, construir un edificio cero emisiones o energía cero es bastante más caro que hacerlo de forma convencional. Sin embargo, acaba siendo económico si se contempla como una inversión a largo plazo. Se amortizará tanto en salud y bienestar (aprovecharemos el sol en invierno y tendremos sombra en verano, una adecuada ventilación, nos protegeremos del viento, etc.) como en lo económico y ambiental, gracias al uso de energías renovables, luminosidad natural, al reciclaje, compostaje. A su vez, evitaremos el uso de combustibles fósiles.

Casas sostenibles gracias a la arquitectura bioclimática
Incluso existe la posibilidad de generar un extra de energía, es decir, de ir más allá de de la producción propia para su venta, si bien en España la normativa no favorece este tipo de actividad. En este caso, estaríamos hablando de edificios energía plus, una denominación que alude a las viviendas que, además de cubrir sus necesidades energéticas gracias al diseño, materiales y fuentes renovables utilizadas, tienen un excedente energético.