Cáscaras de huevo para limpiar suelos contaminados
Los huevos son uno de los alimentos más consumidos por el ser humano. Los residuos de cáscara de huevo se desechan y suponen miles de toneladas al año en muchos países. Un desperdicio. Un grupo de investigadores estudia cómo utilizar estos residuos como abono natural para la tierra y para recuperar suelos contaminados por metales pesados como el plomo.

En Portugal, se producen anualmente miles de toneladas de residuos de cáscara de huevo que no pueden tirarse a los basureros corrientes. La industria de productos del huevo se encuentra pues con un problema: un subproducto animal que no sirve para nada. Hasta ahora.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad de Coimbra (FCTUC) está estudiando soluciones que permitan crear un material útil para los suelos. La industria de productos del huevo ya entrega las cáscaras de huevo a un gestor de residuos para que se incorporen en compuestos, pero el proceso no está optimizado.

Es posible valorizar este residuo a través de procesos de compostaje y utilizarlo en suelos pobres en nutrientes como el calcio y que tengan características ácidas. Así, en lugar de comprar aditivos químicos, la cáscara de huevo puede ser una buena vía para corregir suelos que han perdido las propiedades adecuadas para la producción agrícola.

Tras varios estudios y experiencias, los investigadores de Coimbra consiguieron una mezcla equilibrada, recurriendo a residuos de cáscara de huevo, de patata, hierba y cáscara de arroz, con propiedades correctoras de los suelos con déficit de algunos nutrientes, normalmente calcio, y capaces de recuperar suelos contaminados con metales pesados.

La cáscara de huevo tiene que mezclarse con otros residuos porque, esencialmente, es un material inorgánico y, como proceso biológico, los microorganismos no la van a procesar. El proceso de compostaje permite elevar la temperatura para matar los microorganismos patógenos que puedan estar depositados en la cáscara del huevo.

Los investigadores van a comprobar ahora el comportamiento del suelo ante el nuevo aditivo, se va a estudiar el efecto real que este compuesto puede tener en los suelos, ya que también nos parece muy interesante la vertiente de descontaminación de suelos con metales pesados. En el laboratorio, han experimentado con suelo contaminado con plomo de un área minera.