Casi nadie quiere un coche ecológico
Para combatir con eficacia el cambio climático y los problemas de contaminación de las grandes ciudades, los conductores tienen que optar por comprar coches eléctricos o, al menos, híbridos. No queda otra. A día de hoy, este tipo de coches son más caros que los tradicionales. Quizá a la larga, se amorticen, más si cabe si, durante los primeros años, se consigue electricidad gratis. Pero aún no se puede saber a ciencia cierta si compensará. Ante está situación, ¿están la mayoría de los consumidores dispuestos a pagar más por no contaminar?

En España, según un estudio elaborado por la web coches.net, claramente no. La encuesta concluye que el 85% de los españoles no piensa comprar un coche ecológico, metiendo en este saco de los ecológicos tanto a los estrictamente eléctricos como a los híbridos.

Concretando algo más, el 41,16% de los encuestados no piensa comprar un coche ecológico en los próximos dos años y el 43,96% ni siquiera se lo ha planteado. Así, sólo queda un 14,88% que asegura estar interesado en un vehículo que no contamine. E interesado no significa que sea seguro que se lo vaya a comprar.

¿Por qué este rechazo a los automóviles ecológicos? Un 22,07% de los conductores no se lo plantean por el precio y otro 17,40% por sus escasas posibilidades económicas, aunque quisieran no podrían costearlo. Además, algunos no se fían de una tecnología tan nueva (16,17%) y otros creen que será difícil encontrar puntos donde se pueda recargar el coche (15,21%). El precio, que es el factor mayoritario para no elegir este tipo de coches, puede compensarse con las ayudas de 6.000 euros que ha aprobado el Gobierno de España.

Sin embargo, desde el punto de vista medioambiental, otro dato es bastante desesperanzador: sólo el 33,96% de los conductores tiene en cuenta las emisiones de dióxido de carbono a la hora de comprar un coche. Por tanto, ¿cómo van a pagar más por algo que ni siquiera consideran?

Desde luego, por la variedad de modelos no será.