Castilla y León apuesta por la biomasa
Que sean las instituciones públicas y los gobiernos locales o autonómicos los que apuesten por fuentes de energía sostenibles, dando así ejemplo, es una buena noticia. Y así lo ha prometido la comunidad autónoma de Castilla y León (España), que ha prometido aprobar, a principios de noviembre, el Plan de Bioenergía, que contempla la sustitución de las calderas de más de 430 edificios públicos por instalaciones de biomasa.

Así lo ha anunciado la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, en un evento perfecto para tales declaraciones, la Feria Expobioenergía. Ruiz aseguró que el Plan de Bioenergía quiere impulsar definitivamente al sector de la biomasa térmica en Castilla y León.

El Plan de Bioenergía prevé una estrategia para el crecimiento del sector de la biomasa basada en estimular las iniciativas privadas. De este modo, y gracias al plan anexo de actuaciones en centros públicos, la propia Administración se va a convertir en uno de los principales consumidores, propiciando que se desarrolle tanto el sector de la instalación de calderas como el de la fabricación. Así mismo, se espera que todo el plan genere empleo. La biomasa puede generar empleo especialmente en el medio rural mediante el aprovechamiento de las masas forestales. Se calcula que puede haber 1,5 millones de toneladas de masa forestal aprovechable para este tipo de energía. Según la consejera, se pueden generar, a medio plazo, tres mil empleos directos sólo en el monte.

La consejera de Medio Ambiente también señaló que la Junta de Castilla y León va a reforzar las ayudas a los particulares para que sustituyan sus sistemas de calor por calderas de biomasa. Para ello, pretende duplicar las ayudas respecto al año anterior, que fueron de un millón de euros.

Pero el Plan de la Bioenergía no se centra sólo en la biomasa térmica, sino que también contempla el impulso de las energías renovables y de la biomasa para la producción de electricidad.