Imaginativo proyecto para descontaminar ríos y disfrutarlos
Si Roma es populosa y turística a rabiar, su nivel de contaminación no le va a la zaga. Además, es conocida la relación tan especial que tienen los romanos con las aguas públicas. Desde la época romana siempre han sentido una gran atracción por las aguas públicas, como lo demuestran innumerables monumentos antiguos, como los acueductos y los baños termales, así como sus más de dos mil fuentes.

En la lista se nos olvida el río Tíber, también de gran importancia histórica, que atraviesa la ciudad. Eso sí, a día de hoy no puede decirse que tenga un caudal limpio, precisamente. Si de mirarnos en sus aguas como si fueran un espejo mejor nos olvidamos, además su falta de transparencia esconde una contaminación importante.

Plantas purificadoras

¿Cómo limpiar el río Tíber? Con un mucho de imaginación y otro tanto de ingenio, el proyecto Albula, diseñado por el estudio de arquitectura Delta, es un intento para mejorar la calidad de las aguas del Tíber, si bien podría aplicarse a otros ríos.

Imaginativo proyecto para descontaminar ríos y disfrutarlos
Se trata de una estructura flotante interactiva que combina elementos de los tradicionales molinos de agua con procesos de fitorremediación, nombre con el que se conoce un sistema basado en el uso de plantas para la descontaminación de suelos, aire y aguas.

En concreto, la fitorremediación de aguas residuales hace uso tanto de plantas, algas (ficorremediación) u hongos (micorremediación) como de ecosistemas en los que éstos estén presentes para aprovechar su gran capacidad de depuración de un modo sostenible.

Una plataforma flotante

Además de una plataforma y una estructura metálica, el proyecto consta de una rueda hidráulica y de un tanque de almacenamiento de agua. El uso de las plantas para purificar el agua de patógenos y metales pesados se realiza desde unas bolsas suspendidas en las que realizan la depuración, con la colaboración de la rueda de agua, accionada con un motor eléctrico accionado por sensores de movimiento que se activan cuando la gente se acerca.

Imaginativo proyecto para descontaminar ríos y disfrutarlos
El resultado es fascinante: al tiempo que cuelgan de la estructura metálica y purifican el agua del río crean un entorno muy agradable, que añade a su función limpiadora una utilidad de disfrute de la ciudad. Además, conforman un hábitat que proporciona sombra y refrigeración, con la particularidad de que el espectáculo por la noche es precioso.
Seguir leyendo

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Los largos periodos vacacionales son épocas esperadas y positivas, excepto para las plantas domésticas. Muchas veces, las largas ausencias y la falta de cuidado repercuten en nuestras bellas plantas, que acaban muriendo por falta de agua y alimentos. Acabemos de una vez con este problema y preservemos la vida de nuestras plantas sin renunciar a nuestras vacaciones, ya que ellas no sólo nos dan energía y decoración al hogar, sino que son seres vivos que no podemos dejar que mueran de calor.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Primera solución: llevarlas con nosotros

Si no tenemos demasiadas y no van a sufrir en el viaje, siempre podremos llevárnoslas con nosotros. Así, será posible disfrutar de ellas y cuidarlas para garantizarlas la vida que se merecen. Para ello, consigue cajas adaptadas o contenedores para que las plantas no sufran. Si las llevamos en cajas, perfóralas por todos sus lados para que nuestras plantas tengan acceso a una mejor ventilación y no olvides proteger con gomaespuma la caja para que los golpes que puedan sufrir durante el viaje en coche no rompa los tiestos. También es conveniente ir reduciendo la cantidad de agua de su riego los días antes al transporte para que se aclimaten a las horas encerradas que les esperan. A la hora de llenar el maletero, mete las cajas con tus plantas en último lugar para que no se aplasten.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Si sólo tienes una planta y el viaje no va a ser demasiado largo, puedes incluso protegerla con un plástico, dejando abierta la parte superior y llevarla encima de ti o bien sujeta en la parte de atrás, entre el asiento del copiloto y el asiento de atrás. Al igual que nosotros necesitamos agua y alimentos después de un largo y agotador viaje, ellas también, así que te recomendamos que lo primero que hagas cuando llegues y te instales en tu destino vacacional es regarla para que se vaya recuperando.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Si viajamos a un lugar con condiciones climáticas muy diferentes a nuestro hogar habitual, infórmate si estos son buenos para las plantas. Podría ser que a ellas les resultara más favorable quedarse en casa y recibir los cuidados que vamos a exponer a continuación.

Cómo regar las plantas cuando no estamos en casa

Es posible que no puedas llevar a cabo esta opción por varias causas: quizá viajas en avión, vas demasiado lejos o tienes demasiadas plantas, pero ¡no te preocupes! Hay otros trucos para cuidarlas.

Seguir leyendo

¿Qué cantidad de detergente usar para lavar la ropa?

Recientemente, se ha hecho pública una nueva encuesta que asegura que el consumidor, de media y por lo general, utiliza en sus coladas más detergente de lo recomendado. Esta es, por desgracia, una práctica muy extendida que llevamos a cabo por ignorancia o por falsos mitos (o simplemente por descuido o falta de interés) y que resulta muy contaminante para el medio ambiente, deteriora la calidad de nuestras prendas y resulta además en un gasto innecesario para nuestros bolsillos.

¿Qué cantidad de detergente usar para lavar la ropa?

Quizá nunca nos hemos parado a pensar si también nosotros estamos echando, en cada lavado, la cantidad adecuada en nuestras lavadoras, pero hay soluciones para estar seguro de que no derrochamos.

Esta tendencia viene de la creencia popular de que, cuanto más jabón pongamos, más limpias quedarán nuestras prendas o mejor olerán. Hoy desmontamos este mito porque es totalmente falso. Es más, lo más normal es que provoque el efecto contrario. Una dosis excesiva de detergente hace que la máquina tenga dificultades para aclarar las prendas, lo que pone en peligro nuestra lavadora y probablemente deje un residuo graso en nuestra ropa que la hará oler mal y atraer más la suciedad. Es importante entender cómo funciona el detergente para estar seguro de que nuestro comportamiento medioambiental es el adecuado y obtener una ropa limpia y libre de malos olores.

¿Qué cantidad de detergente usar para lavar la ropa?

Problemas de un sobreenjabonado

Además de que tu ropa puede no salir limpia si has puesto un exceso de detergente y que tendrás que invertir mucho más dinero al mes en tus coladas, existen problemas adicionales. Primero, como siempre que derrochamos un producto, causamos un daño innecesario e inútil al medio ambiente, pero, además, estamos poniendo en peligro la salud de nuestra lavadora. El residuo de un exceso de jabón que queda cuando hacemos esta práctica a menudo se quedará en el cajetín y en otras partes de tu lavadora, por lo que quizá pronto tendrás que sacar tus ahorros y comprar una nueva, en lugar de cuidar esta máquina que puede durar muchos años.

¿Qué cantidad de detergente usar para lavar la ropa?

Seguir leyendo

Frutas de temporada: cómo comerlas

Hay algunas acciones tremendamente ecológicas que no sólo no requieren gran esfuerzo, sino que además nos aportan un gran placer. Una de ellas es intentar siempre tomar las frutas de temporada, porque esto hará menos daño al planeta, además de favorecernos a nosotros.

Aunque hoy en día, con la globalización, hay frutas y verduras que nos la encontramos en cualquier momento del año, debes saber que las frutas y vegetales tienen su ciclo y que, por ello, sólo están en su mejor momento durante una temporada o estación concreta. Además, ¡estarán mucho más sabrosas si te los comes en el momento idóneo!

Hay frutas que han sido manipuladas para que duren todo el año, sobre todo aquellas que encontramos en grandes superficies, como es el ejemplo de las uvas sin semillas que vemos en el supermercado en pleno agosto. Esta manipulación ha hecho que se gastasen muchas materias primas como agua, además de pesticidas o aditivos. Además, un alimento de temporada conserva todos los nutrientes, es mejor para nuestra salud y, como hemos dicho, es mucho más fresco y delicioso. Un alimento manipulado que se vende a pesar de no ser su estación no puede ser natural.

Para ello, es una buena idea saber qué frutas están ahora de temporada (en los meses de verano: junio, julio y agosto). Te enseñamos cuáles son las mejores para comer y cómo puedes prepararlas y comerlas para un verano sano y fresquito plagado de alimentos naturales. Si tienes la oportunidad, cómpralas a un productor pequeño, intentando que sea local para que tu comportamiento sea aún más responsable y ecológico.

A la rica cereza

Como sabes, en verano la cereza recupera todo su esplendor. En esta época, son más rojas, grandes y brillantes que nunca. Se trata de una fruta dulce, jugosa, fácil de comer, bella y con un pequeño rabito. Las más dulces sólo tienen 63 kilocalorías por cada 100 gramos.
Seguir leyendo

Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
Los grandes inventos, esos que acaban difundiéndose de forma exponencial, suelen tener en común varias características. Entre ellas, los inventos redondos solucionan un problema común y lo hacen de forma eficiente. Es decir, con eficacia y a bajo coste.

La propuesta de un estudiante vietnamita, Nguyen Tan Loi, de 17 años, podría formar parte de estas grandes ideas que se plasman en ingenios portentosos, tan simples como geniales. En este caso, nuestro protagonista afirma haber inventado una máquina que produce agua dulce a partir de agua salada.

Además, asegura que si llega a la fase de producción industrial su comercialización sería una gran oportunidad para millones de personas que carecen de agua potable. En particular, por su bajo precio, que calcula inferior a los 45 dólares la unidad.

La chispa de la solidaridad

¿Pero, cómo surgió la idea? El lugar donde reside Loi tiene mucho que ver con la decisión de crear un artefacto como este. No tanto su ciudad, sino una zona cercana que visitó casualmente este estudiante del Instituto Nguyen Dinh Chieu de la localidad de Ben Tre, capital de la sureña provincia del mismo nombre.

Un estudiante inventa una máquina que produce agua potable a bajo costo
La idea se le ocurrió tras visitar una población marginal costera, donde el agua potable es un auténtico lujo. Quedó sorprendido y al tiempo entristecido al ver con sus propios ojos las penurias que tenía que pasar aquella gente.

Tanto por el contraste que suponía su carestía con respecto a la infinita abundancia de agua que había en el mar como por lo cara que les costaba el agua dulce. Sobre todo, teniendo en cuenta que eran familias muy humildes y que la sequía era un mal endémico de la zona.
Seguir leyendo

¿Qué es la intensidad energética?
La energía necesaria para producir una determinada cantidad de riqueza es un concepto económico que puede definirse como intensidad energética (IE), si bien se trata de un concepto muy complejo. A continuación veremos cómo muchas de sus variables están relacionadas con los objetivos que persiguen las políticas energéticas verdes.

Como ocurre con otros muchos conceptos económicos, también a la hora de valorar la eficiencia energética de un país es necesario tener en cuenta otros indicadores económicos, pues su uso suele hacerse con respecto a ellos. Entenderlo, por lo tanto, precisa conocerlos y relacionar las distintas variables en un mismo contexto.

Una breve definición

Si buscamos una definición sencilla y breve, podemos considerar la IE como la cantidad de energía que consume un país por unidad de Producto Interior Bruto, la principal medida de la riqueza de un país.

Es decir, si ésta crece, será una buena noticia, y ocurrirá todo lo contrario si disminuye, aunque el resultado variará a nivel ambiental en función de esta variable clave. Como medida macroeconómica (parte de la teoría económica que realiza el estudio general de la misma economía, mostrando su éxito o fracaso) ayuda a medir la eficiencia energética.

¿Qué es la intensidad energética?
Como vamos a ver a continuación, podemos distinguir entre intensidad energética primaria (consumo de energía primaria /PIB) e intensidad energética final, relacionada con el consumo de energía final en relación a este indicador, unos de los más utilizados en la economía.

En concreto, este indicador nos muestra la relación entre el consumo energético y el volumen de la actividad económica. Su cálculo es el cociente entre el consumo energético y el PIB. Volviendo a la primera definición, encontramos que la IB es el valor medio de la cantidad de energía necesaria para genera una unidad de riqueza.
Seguir leyendo

Tomar un baño de forma ecológica

Es uno de los principios ecológicos más repetidos, que los baños consumen mucha menos agua que las duchas y es cierto. En países como España, donde las temperaturas suelen ser altas, un ciudadano se ducha de media una vez al día, mientras que en los países del norte de Europa, más fríos, sólo se duchan o se bañan tres veces a la semana. Los baños en bañera tienen una gran tradición en países como Inglaterra, Holanda o Alemania.

Al final, una persona que se ducha cada día gasta el mismo agua que una que se baña dos o tres veces por semana, dependiendo del tiempo que solamos pasar bajo la ducha. En un baño gastamos entre 70 y 100 litros de agua. Cuando nos duchamos usamos solo unos 30 litros, por lo que una ducha es mucho más ecológica que un baño, pero el gasto de agua y energía depende de otros factores como la frecuencia de las duchas o el tiempo que pasemos bajo el grifo. Por supuesto que bañarse a diario es un acto antiecológico, pero podemos darnos un baño de vez en cuando si lo necesitamos para combatir el estrés diario, con conciencia ecológica.

No abusar de los baños, intentar reducir las duchas que no sean necesarias o proponerse invertir menos tiempo de media bajo el chorro de agua nos ayudará a ser más ecológicos. Está demostrado que 4 minutos bajo la ducha es suficiente para lavarse adecuadamente. Puedes poner una alarma para intentar hacerlo en ese tiempo. Si un día sólo tenemos que lavarnos el pelo, podemos hacerlo con un barreño y agua caliente, lo que es más práctico, rápido y ecológico.
Seguir leyendo

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Lavar la ropa es un acto cotidiano que todos tenemos que hacer, en ocasiones más a menudo de lo que nos gustaría. ¿Cuánta ropa a la semana solemos lavar? Si sumáramos las coladas que se hacen anualmente en las familias de un bloque corriente de pisos, nos daríamos cuenta de cuánto puede esta actividad perjudicar al medio ambiente, por lo que sería muy positivo conocer una serie de consejos para comenzar a lavar la ropa de la forma más ecológica -y económica- posible.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

El detergente, de vital importancia

Para comenzar a hacer nuestras coladas ‘verdes’, tenemos que empezar a poner nuestra vista en el detergente, sin duda uno de los factores más contaminantes. Muchos de los detergentes que hemos usado siempre y que están en las estanterías del supermercado utilizan factores químicos tan perjudiciales para el medio ambiente como, a la larga, para nuestra ropa. Existen muchas alternativas naturales que harán que tus prendas queden como nuevas, se conservarán más tiempo y las podremos lavar con la conciencia de que estamos minimizando nuestra huella ambiental.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca

Una opción es el jabón de Castilla hecho con aceite de oliva reciclado. Puede parecer extraño, pero debes saber que el jabón tiene la capacidad de lavar debido a su contenido oleoso. El aceite es capaz de pegarse a la grasa de los tejidos o de la vajilla y extraerlo, eso es lo que hace que, tras el aclarado, nuestra ropa quede limpia. El jabón de Castilla puede combinarse con percarbonato, una sustancia natural que vendrá muy bien para devolver a la ropa ese blanco que han perdido con el uso, por lo que está opción te servirá cuando hagas lavadoras blancas. El jabón habremos de rallarlo con un rallados (lo hacemos en una sola tarde y lo guardamos) y la colada quedará muy limpia con solo dos cucharadas soperas de estas virutas de jabón.

Lavar la ropa de forma ecológica: más fácil que nunca
Seguir leyendo