Denuncian el impacto ambiental y social de la industria porcina
Si este problema fuese una película y, por otro lado, no tuviese los tintes dramáticos que tiene, podría titularse algo así como “Este no es un país para cerdos”. Fuera de bromas, el informe que acaban de publicar distintas ONGs concluye que la industria española del porcino está provocando graves impactos ambientales y sociales.

Según el trabajo, realizado por las organizaciones Food & Water Europe, VSFJustica Alimentaria Global , CECU y Amigos de la Tierra, la industria española del porcino está experimentando una expansión descontrolada que está ocasionando efectos devastadores en diferentes zonas, sobre todo en Aragón y Cataluña.

El problema se centra sobre todo en las áreas rurales, señalan, donde están viéndose afectado el suministro de agua potable y dejando en una situación inviable a trabajadores y comunidades locales.

David Sánchez, de Food & Water Europe, explica que, al margen de detalles que también tienen su importancia, lo más preocupante es la conclusión a la que llega la investigación equiparando “la industria española del porcino con el modelo de ganadería industrial de Estados Unidos, caracterizada por una fuerte concentración de explotaciones en pocas manos”.

Denuncian el impacto ambiental y social de la industria porcina
Al tiempo que, por otro lado, provoca graves impactos ambientales “sobre el suministro de agua potable o sobre las poblaciones cercanas”. Un grave impacto que, además de producirse, “no está asumiéndose” por parte de la industria, explica el experto.
Seguir leyendo

Los cazadores furtivos ya no respetan ni los zoos
Los cazadores furtivos no conocen fronteras cuando se trata de llegar hasta su objetivo: cargarse al animal para obtener su carne, cuernos, colmillos o cualquier otra parte del animal que sirva para hacer dinero, mucho dinero. El último caso que se ha saldado con un rinoceronte muerto a tiros en un zoo francés ha hecho saltar las alarmas.

Como es lógico, los zoos están preocupados y buscan fórmulas que ayuden a mejorar la protección frente a intrusos. Si dan con ellas, quizá también pudieran contribuir a la protección de estos animales tanto en zoos como en espacios naturales.

En apenas unos días, el suceso galo ha traído consecuencias: por ejemplo, ha llevado al zoológico belga Pairi Daiza a acortar los cuernos de sus rinocerontes, una medida que también se ha llegado a poner en práctica en el medio natural, concretamente en Zimbaue. Otra medida que se baraja es el envenenamiento de los cuernos para anular su valor en el mercado negro.

Por lo pronto, la viralidad del suceso ha conseguido algo que otras muertes de rinocerontes no logran: llamar la atención de los medios de comunicación, y tanto dentro como fuera de las redes se ha hablado de este ataque. Tanto por su excepcionalidad al tratarse de un zoo europeo, pues es la primera vez que ocurre con un animal de este tamaño, como por tratarse de un animal en grave peligro de extinción.

Los cazadores furtivos ya no respetan ni los zoos
Aunque las estadísticas son de espanto, pues los cazadores furtivos matan un promedio de 3 rinocerontes al día en Sudáfrica, donde se encuentra la mayor población de rinoceronte blanco del mundo, de ello no se habla sino de forma genérica. Esta vez, sin embargo, al tratarse de un animal que estaba en un lugar público como es un zoo, el suceso ha despertado un gran interés por parte de los medios de comunicación y la opinión pública.

Una nueva amenaza

¿Pero, por qué atacan en los zoos? Básicamente, por pura desesperación. Por un lado, cada vez hay menos rinocerontes en libertad, y están más vigilados, con mayor motivo en lo que respecta a los rinocerontes blancos, una auténtica rara avis.
Seguir leyendo

Indignación por la muerte del hipopótamo Gustavito
El cierre de parques zoológicos por su mal estado y malos tratos infligidos a los animales no es una cuestión poco habitual. En China, por ejemplo, se cuentan por decenas y en otros países los zoos siguen abiertos aun siendo noticia por graves negligencias que suponen la desnutrición y enfermedades de numerosos animales, en un goteo constante de muertes anónimas.

Es el caso del zoológico indonés de Surabaya, donde además de encontrar kilos de plástico en una jirafa o tortuga al realizarles la autopsia, los leones están famélicos e incluso se les ahorca. Lamentablemente, no es un caso único.

¿Qué pasó con Gustavito?

La misteriosa muerte del emblemático Gustavito, el único hipopótamo de El Salvador, ha puesto en la palestra un caso similar, que ha conmocionado a la opinión pública.

Lógicamente, no vivía en plena sabana africana, ni en un lugar que se le pareciese. Tuvo que conformarse con estar en un triste zoo. Pero la cautividad no lo ha llevado a la tumba, sino un ataque que le propinó “múltiples golpes en diferentes partes del cuerpo”, supuestamente provocados con “objetos contundentes y cortopunzantes por sujetos desconocidos e inescrupulosos”, según un comunicado de la Secretaría de Cultura de El Salvador.

El ataque fue nocturno y ocurrió la semana pasada, concretamente la madrugada del miércoles y días después, el animal pasó “sumergido en el agua durante todo el día y no quiso comer”, según la polémica versión oficial.

Indignación por la muerte del hipopótamo Gustavito
Posteriormente, se está especulando con la posibilidad de que no hubiera sido un ataque sino una muerte producto de la negligencia del centro. ¿Un intento de suavizar la imagen de país violento que difundió la prensa nacional e internacional y que, por otra parte, ya tenía?

Sin duda, la muerte del hipopótamo ha supuesto una mala propaganda para los salvadoreños. ¿O quizá el hecho de atribuir la muerte al ataque sea una manera de quitarse las culpas el centro?

Una cosa es segura a día de hoy: la causa de la muerte del hipopótamo sigue sin conocerse de forma mínimamente fehaciente. Sea como fuere, en internet, el triste final del animal, hallado muerto el domingo 26 de febrero, causó una ola mensajes de repudio a su ataque y de homenajes para el fallecido hipopótamo.
Seguir leyendo

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos
Si Juan Ramón Jiménez y su adorado Platero supieran de esto, la pena, penita, pena vendría a aflorar a sus ojos sin remedio. Porque de llorar sin consuelo es el drama que les ha caído a los burros, ahora en el punto de mira de la medicina tradicional china con un fin nada cariñoso.

Eso no significa nada bueno, como es fácil adivinar. Y es que mal arreglo tiene que se quiera a toda costa despellejar a cuantos más burros, mejor, con el fin de convertir sus pieles en remedio para la cura de distintas dolencias. O, lo que es aún peor, poner montañas de dinero sobre la mesa para lograrlo.

Por otra parte, unas terapias cuya evidencia científica es igual a cero, aunque tanto se da a la hora de incrementar una voraz demanda, que no parece encontrar fondo. Ya ocurrió con los rinocerontes, con los pangolines o con otros muchos animales, que siguen siendo víctimas de la medicina tradicional asiática.

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos
Animales de carga, tan maltratados durante siglos en un sinfín de países, ahora además se encuentran con esta terrible condena que pinta de negro su destino de un modo realmente trágico.

No se trata de una moda, sino del signo de los tiempos, una suma de barbarie y globalización a partes iguales. Básicamente, hay déficit de burros en China. Un desequilibrio entre oferta y demanda que procede de la misma evolución de la sociedad.

El hecho de que la sociedad tradicionalmente agrícola vaya cediendo terreno ante la urbanización y el desarrollo, dejando de lado su uso en favor de modernos métodos de labranza, está haciendo que los burros ya no se utilicen con la frecuencia de antaño.

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos

El triste destino del burro

¿Alguien imaginaba un mundo idílico, que jubilara al burro de una vez por todas, agradeciéndole los servicios prestados durante tantas generaciones cuidándolo en santuarios? ¿O quizá podrían volver como jardineros, limpiando bosques y prados?

¿Y qué tal si se destinaran a ayudar a los ganaderos de granjas ecológicas a evitar ataques de lobo, mientras pacen tranquilamente al aire libre?

Este mundo feliz no tiene cabida en el mundo real, y mucho menos en China, para qué engañarnos. En aquellas tierras, el burro no solo no se retira sino que acaba siendo un animal de granja cuya carne no deja de aumentar de precio.

El comercio ilegal de pieles de burro está masacrándolos
En efecto, la carne de burro es un alimento común, sobre todo en las regiones del norte del país. El resultado no es otro que la crianza de burros por la industria cárnica que, por otro lado, apuesto a que no dejará pasar la oportunidad de sacar un buen capital vendiendo sus pieles al sector farmacéutico tradicional.

Seguir leyendo

Urge salvar a la vaquita marina: solo quedan 30 ejemplares
La vaquita marina se extingue. Aún no lo ha hecho, pero son tan pocos sus ejemplares que solo puede afirmarse que está al mismo borde de la extinción. Si hace apenas unos meses hablábamos de alrededor de 60 ejemplares en la vida silvestre, ahora sabemos que el último estudio que da una cifra aproximada de los ejemplares que quedan considera que apenas son 30.

El último estudio del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina (CIRVA) redujo la estimación a la mitad. Un conteo del que dudan las autoridades oficiales por utilizar un método distinto al suyo, si bien no cabe duda de que sean tres decenas o el doble, estamos ante una situación de máxima urgencia.

Según el informe del CIRVA, la población de este cetáceo, el más pequeño y amenazado del mundo, ha disminuido en un 90 por ciento en los últimos 5 años y, de acuerdo con su último estudio, desde 2015 su población ha descendido a la mitad, pasando de 60 a los 30 actuales.

Las amenazas: pesca y contaminación

¿Pero, cómo ayudarla, es posible salvarla? Mientras su hábitat, las aguas del Golfo de California, sigan siendo un lugar hostil para ellas, difícilmente se puede detener su rápido avance hacia la extinción.

Urge salvar a la vaquita marina: solo quedan 30 ejemplares
En particular, le afecta la pesca con un tipo de redes que se utiliza para pescar al pez totoaba de forma ilegal, afectándolas a ellas, puesto que también las captura. Por lo tanto, se trata de una actividad ilegal, si bien se lleva a cabo de forma clandestina, y la vaquita marino no deja de perder población a consecuencia de ello.

Asimismo, el pez totoaba está en las mismas, puesto que se trata de otro animal en peligro de extinción. A ello, por otra parte, hay que sumar la mala calidad de las aguas, polucionadas con fertilizantes y pesticidas utilizados en la agricultura.

Medidas para salvarla

Hasta ahora, se han tomado algunas medidas para intentar frenar la pérdida de población. Entre otras, el uso de drones por las fuerzas armadas de México para controlar la pesca ilegal, la prohibición de las redes agalleras y con la firma por 182 países de la Convención sobre del Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITIES) para salvarla.
Seguir leyendo

Los lemures de cola anillada, en grave peligro de extinciónLa pérdida de hábitat o deforestación y la caza está diezmando a los lemures, primates endémicos de la isla de Madagascar. No se trata de una merma progresiva, para la que valen soluciones a medio plazo, sino de un declive que podría llevarlos a desaparecer para siempre en breve.

Para hacernos una idea de lo trágico de la situación, en lo que va de siglo han desaparecido el 95 por ciento de los lemures de cola anillada, y su caso no es una excepción entre estos primates.

Si incluimos a otras especies de lemures, los números no son mejores. Según lleva advirtiendo desde hace años la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), el 94 por ciento de ellas está a punto de desaparecer.

Todas sufren unos u otros tipos de amenazas, pero buena parte de ellas está en peligro crítico, y otro tanto se incluye en la categoría de “en peligro” o “vulnerables”. Una situación que no mejora año tras año, en las sucesivas actualizaciones de la Lista Roja de la UICN, un termómetro de la evolución de las especies que están en la cuerda floja.

Actualmente, la mayoría de los lemures sobrevive gracias a la protección que les brindan las zonas protegidas, como es el Lemur’s Park, situada al sur de Antananarivo. Tanto parques naturales como espacios privados están impidiendo que la población desaparezca por completo.

El drama de los lemures de cola anillada

Los datos más recientes con los que contamos los aporta un reciente estudio del Duke Lemur Center que revela que sólo hay alrededor de 2.000 lémures de cola anillada izquierda, ubicados en 32 enclaves de la isla, situada en el océano Índico.

Los lemures de cola anillada, en grave peligro de extinción
Asimismo, desde las ONGs conservacionistas se advierte que peligra la supervivencia de muchas de las especies de lemures por el simple hecho de que se encuentran en situaciones límite y su población es muy escasa, normalmente inferior a los 10.000 ejemplares.

Esta cifra, como hemos apuntado, supone una disminución del 95 por ciento en su población desde 2000. En otras palabras, la caída en picado de su población es alarmante, una drástica disminución que solo una respuesta contundente puede frenar.

Actuar urgente para salvarlos

“Es una llamada de atención. Si no actuamos ahora, probablemente desaparecerán”, dijo Tara Clarke, uno de los autores del estudio, en el que se subraya la suma de factores a la hora de explicar el brutal descenso.

Los lemures de cola anillada, en grave peligro de extinción
Así lo explica Andrea Katz, cuidadora del Duke Lemur Center:

La pérdida de hábitat, la fragmentación del mismo, la caza de lémures para comerlos y para el comercio ilegal de mascotas en el país son los principales culpables de la caída de la población lémur.

Con el agravante que ha supuesto el fenómeno climático de El Niño, nefasto para la especie por la carencia de alimentos que ha supuesto para las poblaciones autóctonas.
Seguir leyendo

El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuarioEl circo Ringling cierra sus puertas. El célebre circo americano Ringling Brothers-Barnum and Bailey dice adiós para siempre, para alivio de sus animales y quienes defendieron sus derechos a una vida digna, lejos del drama que sufrieron durante casi 150 años debajo de aquellas coloridas carpas.

El cierre definitivo del que se presentaba como “el mayor espectáculo del mundo” ha sido tremendamente aplaudido por los defensores de los animales, todo un éxito tras . Un circo legendario que basaba su éxito en malabarismos imposibles, payasos y, sobre todo, los números con animales de muy distinto tipo.

Un triunfo animalista

El cierre no ha sido una sorpresa. El movimiento animalista estadounidense, con PETA a la cabeza, ha ido cosechando pequeños éxitos hasta finalmente lograr su propósito. Un objetivo muy claro y sencillo: cerrar el circo, un legendario espectáculo que, según denunciaron sin cesar durante años, solo puede catalogarse de crueldad.

El circo Ringling cierra y envía a sus elefantes a un santuario
Lejos de ver a unos animales que realizaban sus números para entretener a un público deseoso de verlos bailar al son que marcaba su domador, el sufrimiento de los animales impedía disfrutar de tal cosa. Para demostrarlo, el camino no era otro que captar y difundir imágenes de los duros entrenamientos a los que se les sometía.

Evidenciando los maltratos

No solo se evidenció el maltrato en los ejercicios de domesticación y entrenamientos sino también durante el resto del día. Además de su cautiverio en jaulas de pequeño tamaño, viajes insalubres durante más de 100 horas, se les impide estar en un hábitat natural. Su existencia era realmente triste o, para ser más exactos, una auténtica tortura.
Seguir leyendo

Falsos mitos sobre los animales que siempre hemos creído

También el mundo animal está plagado de falsos mitos. Creencias que hemos aceptado como ciertas desde pequeños y que no nos hemos parado a comprobar. Muchos de estos tópicos probablemente ya sabes que no son verdad, especialmente si eres un/a amante de los animales y te interesa todo lo relacionado con la fauna del mundo. Otros quizá pudieran sorprenderte. Te contamos algunos de ellos y te explicamos por qué llegaron a ser creencia popular y por qué se han demostrado que no son más que eso, simples creencias lejos de la realidad.

Seguir leyendo