Grandes inventos ecológicos

Muchos creadores o inventores han querido poner su talento y sus buenas ideas al servicio de la protección del medio ambiente. Aunque afortunadamente hay muchos más, hemos seleccionado esta lista de ingeniosos eventos ecológicos que posiblemente no conocías. Ideas geniales que suponen un pequeño paso en el gran camino que el ser humano aún debe de hacer para adoptar hábitos más verdes y sostenibles.

Cubiertos comestibles

Esta opción resulta, sin duda,, mucho mejor que usar un cubierto de plástico cada vez que necesitamos comer fuera o tomar aperitivos o comidas rápidas. Un ejemplo de ello son las cucharas para el helado en tarrina. ¿Te has parado a pensar la cantidad de cucharas de plástico que una heladería de ciudad utiliza en solo una hora sirviendo helados? Es un producto de vida muy corta, que está condenado a acabar en la basura tras haber consumido un helado pequeño. Un hábito por desgracia muy frecuente que tiene serias consecuencias para el planeta.
Seguir leyendo

Cómo calcular nuestra huella de carbono

Seguramente has oído hablar de la huella de carbono. Llamamos así al número de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero que una persona, empresa, evento, servicio o producto envía a la atmósfera, tanto de manera directa o indirecta. Aunque se la llame “carbono” de forma genérica, esta huella también mide otras emisiones como el metano, óxido de nitrógeno… etc.

Cada persona, según sus comportamientos o hábitos más o menos ecológicos, envía a la atmósfera una cantidad de gases diferente. Quizá te has preguntado alguna vez cuál es la tuya y, tras leer este post, sabrás cómo medirla. Conocer la huella de carbono individual (o de tu empresa) es muy útil porque nos permitirá concienciarnos de lo que nuestros hábitos suponen para el Planeta y, sobre todo, nos animará a intentar reducirla (y compensarla). Además, así sabrás cómo de ecológicos son tus comportamientos porque adquirirás unos índices de comparación (en tu país, en tu continente, etc).

Seguir leyendo

Todo sobre “Before the Flood”, el documental de Leonardo Di Caprio

Aunque son muchos los buenos documentales ecológicos que podemos ver, hoy queremos fijarnos en uno que merece la pena conocer: “Before the Flood” (“Antes de que sea tarde”). Esta cinta documental es una de las más influyentes estrenadas en los últimos años (salió a la luz en octubre de 2016), una llamada a la concienciación con el cambio climático como tema principal. Ha sido presentada por el prestigioso canal National Geographic y producida por una de las celebridades más verdes y más comprometidas por la ecología: Leonardo Di Caprio. Además de que es un documental bastante interesante desde el punto de vista ecológico, que intenta llegar a la sociedad de masas (razón por la cual es disponible de forma gratuita), la colaboración de este actor ganador de un Óscar y del guionista Fisher Stevens (creador de la serie “Perdidos” y de la película “El Gran Hotel Budapest”) hace que el gran público muestre más interés hacia los problemas y los riesgos del cambio climático en nuestro planeta. Hoy analizamos a fondo qué nos ofrece documental y por qué es tan interesante para la labor de concienciación ecológica colectiva.

Todo sobre “Before the Flood”, el documental de Leonardo Di Caprio

Seguir leyendo

Nuevo récord de la temperatura globalLas altas temperaturas promedio son una de las principales consecuencias del avance del cambio climático. Del mismo modo que avanza éste lo hacen aquellas, acercándonos al temido punto de no retorno sobre el que la ciencia nos lleva advirtiendo desde hace años.

Uno de los eventos extremos que nos trae el cambio climático es precisamente el aumento de las sequías y las olas de calor, trayendo más y de mayor intensidad. Otros, como es bien sabido, son los incendios, las inundaciones, las olas de frío y las lluvias torrenciales, pongamos por caso.

Un rosario de calamidades que agrupa consecuencias muy distintas, en realidad ya existentes antes de que el cambio climático empezara a dejar sentir sus efectos, dejando su huella en forma de una mayor frecuencia, aparición inesperada y una intensidad no acostumbrada.

El 2016, otro año de récord

El avance del cambio climático se mide, en buena parte, a través del concepto de calentamiento global, un fenómeno que alude a la elevación de las temperaturas medias en todo el planeta. En otras palabras, el hecho de que suframos olas de frío no contradice esta tendencia. Si acaso, ocurre todo lo contrario, pues de considerarse un evento extremo constituiría una clara expresión del calentamiento global.

Nuevo récord de la temperatura global
Ambos elementos o realidades son compatibles, por lo tanto. Recordemos que el cambio climático es un fenómeno global con mil y una caras. En cuanto al aumento de las temperaturas promedio, los datos del pasado año, recién publicados, confirman el avance del calentamiento global.

Si ya vimos que el 2014 fue en su día el año más caliente jamás registrado, y cómo en el 2015 se superó a aquel, ahora podemos afirmar igualmente que el 2016 también permite hablar de un nuevo récord.

Nuevo récord de la temperatura global
Es decir, los últimos tres años son los más calientes de la historia, desde que se tienen registros (hace 137 años, pues los registros mundiales comenzaron en 1880), confirmándose este año las previsiones que hicieron los expertos.

En concreto, lo pronosticaron la Agencia Oceánica y Atmosférica Americana (NOAA) y la NASA, a partir de los datos ofrecidos de forma independiente, por lo general muy similares. Ahora, con la publicación de los datos recogidos por ambas instituciones, puede afirmarse que, en efecto, en 2016 se ha producido un nuevo récord histórico.

Tres años consecutivos de récord

El nuevo hito que ha supuesto la declaración del 2016 como el año más caluroso, tras hacerlo por tercer año consecutivo supone, en términos de cambio climático, que en la edad moderna las temperaturas globales siguen aumentando de forma inédita.
Seguir leyendo

Estas son las consecuencias de un Ártico enloquecido
Salvar el Ártico es salvar el planeta, nos dicen y repiten hasta la saciedad los científicos y grupos de activistas. Es un entorno frágil y desestabilizarlo supone enloquecerlo de un modo quizá irreversible, tal y como está empezando a ocurrir.

Su deshielo parece inevitable, según la ciencia, pero ralentizarlo supondría mucho. Sobre todo, porque, como dicen Greenpeace, “lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico” y, de no actuarse de forma urgente y efectiva, su impacto será devastador.

Apocalíptico pronóstico de Greenpeace

Greenpeace, en efecto, tituló su campaña con el mencionado eslogan. En un impactante vídeo que se difundió hace apenas medio año podemos ver una simulación gráfica de los posibles impactos que provocaría el deshielo de la región ártica en el resto del mundo.

Mostrarnos de forma visual (ver vídeo al final del post) cómo acabarán ciudades como Londres, Sevilla, Miami u otros lugares costeros o especialmente vulnerables como un bosque ártico o un campo de arroz, pongamos por caso, es una forma mediática de hacerlo.

Estas son las consecuencias de un Ártico enloquecido
Pero los cambios serán globales, no uniformes, pero sí lo suficientemente generalizados como para temer sus efectos, según confirman evidencias científicas. De igual manera que el deshielo del Ártico traerá consecuencias en cadena inimaginables en los distintos ecosistemas, ahora mismo imposibles de predecir.

Tráfico marítimo y explotación de recursos

El deshielo, como es sabido, ha abierto el tráfico en aguas árticas de forma inédita para el hombre moderno. El avance del deshielo ya ha hecho posible la ruta del norte y del noroeste, utilizadas para el transporte de mercancías. De hecho, el tráfico marítimo ya se ha incrementado, y con ello también la actividad pesquera, el turismo y la minería.

A ello hay que añadir la cada vez mayor necesidad de recursos que se tiene, lo cual lleva a poner los ojos en regiones vírgenes como ésta, entre otros objetivos para realizar exploración de gas y petróleo. Son actividades económicas y humanas que suponen un importante impacto ambiental y que, de no restringirse con el suficiente rigor, acelerarán su explotación y declive.

Estas son las consecuencias de un Ártico enloquecido
En la región ártica ello supondrá la desaparición de numerosas especies, entre ellas el oso polar, tanto por el aumento de las temperaturas como por la falta de fuentes de alimentación. Actualmente, solo quedan 26.000 en todo el mundo y se trata de una especie en inminente peligro de extinción, al tiempo que están amenazadas otras muchas que pertenecen a este ecosistema único, un auténtico santuario de vida salvaje.

No en vano, el impacto ecológico del deshielo afecta a todo el ecosistema ártico, desde el microscópico plancton hasta la composición bioquímica del agua o al comportamiento migratorio de las ballenas. De un modo u otro, nada impedirá que se produzcan cambios drásticos en la flora y fauna, amenazando sobre todo a las especies autóctonas más antiguas.
Seguir leyendo

10 documentales ecológicos que no puedes dejar de ver

La televisión y el cine pueden convertirse en importantes aliados a favor de la concienciación ecológica. Las poderosas herramientas de las obras audiovisuales son capaces de informar sobre la realidad actual, sensibilizar, explicar un problema y, por tanto, concienciar a las personas a que adquieran comportamientos más ecológicos. Entre las -cada vez más- numerosas películas, series y obras maestras que buscan este objetivo, se encuentran los documentales. Valiosos trabajos que hablan sobre varias de las problemáticas actuales que sufre el planeta: incluyendo las técnicas agrícolas destructivas, la deforestación, el cambio climático y un grande etcétera. De hecho, muchos de los documentales que vamos a presentarte a continuación ya forman parte de festivales ecológicos, como el Festival Internacional del cine de medio ambiente, y ya han conseguido concienciar a mucha gente.

Hay muchos y muy buenos documentales que cumplen este importante objetivo y que además te encantaría ver, pues son curiosos, entretenidos y muy muy interesantes, pero los diez que vamos a mostrarte a continuación nos parecen documentales imprescindibles.

“El síndrome del Titanic” Nicolas Hulot (2008)

Su creador compara el iceberg que arrasó al Titanic (mientras sus pasajeros comían y bailaban sin saber lo que se les avecinaba) con lo que está pasando en el mundo con la destrucción del planeta. Ahora estamos bien, pero un “iceberg” se aproxima. Es un grito de alarma sobre los desastres ecológicos que a la vez busca que el mundo entero despierte y encuentre una solución.
Seguir leyendo

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
Casi todos los países del mundo, 200 en concreto, han acordado reducir el uso de los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases de efecto invernadero utilizados en el sector de la refrigeración y aires acondicionados como sustitutos de los que dañaban la capa de ozono.

Con el objetivo de eliminarlos de forma progresiva, este sábado se ha llegado a un acuerdo internacional en Kigali (Ruanda) que previsiblemente supondrá una reducción entre un 80 y un 85 por ciento para mediados de siglo.

En el acuerdo se estipula que los países desarrollados darán ejemplo comenzando con los recortes de su uso en 2019, antes que el resto, siendo el último plazo previsto para 2050. Si todo sale según lo previsto, para entonces la reducción estará en torno al porcentaje mencionado.

Una vez se lleve a cabo lo firmado, a finales de siglo se podrá evitar el aumento global de la temperatura hasta 0,5 grados centígrados, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
De lo contrario, el panorama es poco halagüeño. No porque sea un gas de efecto invernadero abundante, porque no lo es. No, por ahora, pero acabará siéndolo si no se actúa, y puesto que retienen más el calor que el CO2, principal gas de efecto invernadero, dispararía el calentamiento global.

El acuerdo, por otra parte, también prevé la creación de un fondo económico que ayude a alcanzar estos ambiciosos objetivos. Sin embargo, todavía no se ha establecido una cantidad, ni tampoco se han tratado de forma detallada qué sustancias podrían ser buenas alternativas. Aún así, el PNUMA ha señalado el amoniaco o el dióxido de carbono como posibles sustitutos.

Qué son los hidrofluorocarbonos (HFC)

Los HFC se empezaron a emplear en los años noventa en sustitución de los gases que dañaban de la capa de ozono y actualmente su uso aumenta en torno al 10 por ciento, con previsiones de que este porcentaje se dispare.

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
Su uso se decidió en el Protocolo de Montreal, el tratado de 1987 que buscaba frenar la pérdida de la capa de ozono y ahora, el pacto firmado en Ruanda significa incluir una enmienda a aquel.
Seguir leyendo

calentamiento-global-oceanos
El cambio climático no se detiene, como tampoco lo hacen las noticias que nos alertan sobre su aceleración. Si a principios de agosto hablamos de las alarmantes cifras que la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos puso sobre la mesa acerca del 2015, ahora seguimos.

El informe de la NOAA no es único, ni mucho menos. Solo un estudio global más que constata, por enésima vez, el rápido avance que experimenta el cambio climático, con sus altas temperaturas promedio y sus eventos extremos.

Ahora tenemos una nueva noticia que sigue alertándonos al respecto. Como las anteriores, buscan una actuación contundente y a tiempo, pues de no llegar con la celeridad necesaria de nada servirá. De hecho, estamos en la cuenta atrás para evitar que las altas temperaturas nos lleven a un punto de no retorno.

En concreto, se trata de evitar que el aumento de las temperaturas alcance los famosos dos grados centígrados a finales de siglo. Un objetivo que intenta lograrse con el compromiso de los distintos países firmantes del Acuerdo global climático firmado tras la cumbre parisina celebrada a finales del pasado año.

¿Pero, se conseguirá? Caminar o, mejor, correr a toda velocidad hacia un mundo bajo en carbono no es fácil. De hecho, si no se toman medidas más drásticas que las actuales el compromiso no deja de ser papel mojado.

El calentamiento global: una amenaza que crece
Aún así, hay que dar un cierto margen y esperar una reacción positiva. No nos queda otra, en realidad. Y, sea como fuere, mientras tanto, la verdadera acción viene del otro lado. El avance del cambio climático, en efecto, es una constante que no se detiene.

Sobre el particular hay dos nuevas noticias referidas a sendos estudios realizados por prestigiosos científicos. La primera de ellas se centra en los problemas que el calentamiento global ha ocasionado a los ecosistemas oceánicos.

Por otro lado, científicos de la NASA siguen pronosticando el fin del mundo, entre otras razones, a consecuencia de lo que consideran un avance catastrófico del calentamiento global.

Seguir leyendo