Estas son las consecuencias de un Ártico enloquecido
Salvar el Ártico es salvar el planeta, nos dicen y repiten hasta la saciedad los científicos y grupos de activistas. Es un entorno frágil y desestabilizarlo supone enloquecerlo de un modo quizá irreversible, tal y como está empezando a ocurrir.

Su deshielo parece inevitable, según la ciencia, pero ralentizarlo supondría mucho. Sobre todo, porque, como dicen Greenpeace, “lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico” y, de no actuarse de forma urgente y efectiva, su impacto será devastador.

Apocalíptico pronóstico de Greenpeace

Greenpeace, en efecto, tituló su campaña con el mencionado eslogan. En un impactante vídeo que se difundió hace apenas medio año podemos ver una simulación gráfica de los posibles impactos que provocaría el deshielo de la región ártica en el resto del mundo.

Mostrarnos de forma visual (ver vídeo al final del post) cómo acabarán ciudades como Londres, Sevilla, Miami u otros lugares costeros o especialmente vulnerables como un bosque ártico o un campo de arroz, pongamos por caso, es una forma mediática de hacerlo.

Estas son las consecuencias de un Ártico enloquecido
Pero los cambios serán globales, no uniformes, pero sí lo suficientemente generalizados como para temer sus efectos, según confirman evidencias científicas. De igual manera que el deshielo del Ártico traerá consecuencias en cadena inimaginables en los distintos ecosistemas, ahora mismo imposibles de predecir.

Tráfico marítimo y explotación de recursos

El deshielo, como es sabido, ha abierto el tráfico en aguas árticas de forma inédita para el hombre moderno. El avance del deshielo ya ha hecho posible la ruta del norte y del noroeste, utilizadas para el transporte de mercancías. De hecho, el tráfico marítimo ya se ha incrementado, y con ello también la actividad pesquera, el turismo y la minería.

A ello hay que añadir la cada vez mayor necesidad de recursos que se tiene, lo cual lleva a poner los ojos en regiones vírgenes como ésta, entre otros objetivos para realizar exploración de gas y petróleo. Son actividades económicas y humanas que suponen un importante impacto ambiental y que, de no restringirse con el suficiente rigor, acelerarán su explotación y declive.

Estas son las consecuencias de un Ártico enloquecido
En la región ártica ello supondrá la desaparición de numerosas especies, entre ellas el oso polar, tanto por el aumento de las temperaturas como por la falta de fuentes de alimentación. Actualmente, solo quedan 26.000 en todo el mundo y se trata de una especie en inminente peligro de extinción, al tiempo que están amenazadas otras muchas que pertenecen a este ecosistema único, un auténtico santuario de vida salvaje.

No en vano, el impacto ecológico del deshielo afecta a todo el ecosistema ártico, desde el microscópico plancton hasta la composición bioquímica del agua o al comportamiento migratorio de las ballenas. De un modo u otro, nada impedirá que se produzcan cambios drásticos en la flora y fauna, amenazando sobre todo a las especies autóctonas más antiguas.
Seguir leyendo

10 documentales ecológicos que no puedes dejar de ver

La televisión y el cine pueden convertirse en importantes aliados a favor de la concienciación ecológica. Las poderosas herramientas de las obras audiovisuales son capaces de informar sobre la realidad actual, sensibilizar, explicar un problema y, por tanto, concienciar a las personas a que adquieran comportamientos más ecológicos. Entre las -cada vez más- numerosas películas, series y obras maestras que buscan este objetivo, se encuentran los documentales. Valiosos trabajos que hablan sobre varias de las problemáticas actuales que sufre el planeta: incluyendo las técnicas agrícolas destructivas, la deforestación, el cambio climático y un grande etcétera. De hecho, muchos de los documentales que vamos a presentarte a continuación ya forman parte de festivales ecológicos, como el Festival Internacional del cine de medio ambiente, y ya han conseguido concienciar a mucha gente.

Hay muchos y muy buenos documentales que cumplen este importante objetivo y que además te encantaría ver, pues son curiosos, entretenidos y muy muy interesantes, pero los diez que vamos a mostrarte a continuación nos parecen documentales imprescindibles.

“El síndrome del Titanic” Nicolas Hulot (2008)

Su creador compara el iceberg que arrasó al Titanic (mientras sus pasajeros comían y bailaban sin saber lo que se les avecinaba) con lo que está pasando en el mundo con la destrucción del planeta. Ahora estamos bien, pero un “iceberg” se aproxima. Es un grito de alarma sobre los desastres ecológicos que a la vez busca que el mundo entero despierte y encuentre una solución.
Seguir leyendo

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
Casi todos los países del mundo, 200 en concreto, han acordado reducir el uso de los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases de efecto invernadero utilizados en el sector de la refrigeración y aires acondicionados como sustitutos de los que dañaban la capa de ozono.

Con el objetivo de eliminarlos de forma progresiva, este sábado se ha llegado a un acuerdo internacional en Kigali (Ruanda) que previsiblemente supondrá una reducción entre un 80 y un 85 por ciento para mediados de siglo.

En el acuerdo se estipula que los países desarrollados darán ejemplo comenzando con los recortes de su uso en 2019, antes que el resto, siendo el último plazo previsto para 2050. Si todo sale según lo previsto, para entonces la reducción estará en torno al porcentaje mencionado.

Una vez se lleve a cabo lo firmado, a finales de siglo se podrá evitar el aumento global de la temperatura hasta 0,5 grados centígrados, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
De lo contrario, el panorama es poco halagüeño. No porque sea un gas de efecto invernadero abundante, porque no lo es. No, por ahora, pero acabará siéndolo si no se actúa, y puesto que retienen más el calor que el CO2, principal gas de efecto invernadero, dispararía el calentamiento global.

El acuerdo, por otra parte, también prevé la creación de un fondo económico que ayude a alcanzar estos ambiciosos objetivos. Sin embargo, todavía no se ha establecido una cantidad, ni tampoco se han tratado de forma detallada qué sustancias podrían ser buenas alternativas. Aún así, el PNUMA ha señalado el amoniaco o el dióxido de carbono como posibles sustitutos.

Qué son los hidrofluorocarbonos (HFC)

Los HFC se empezaron a emplear en los años noventa en sustitución de los gases que dañaban de la capa de ozono y actualmente su uso aumenta en torno al 10 por ciento, con previsiones de que este porcentaje se dispare.

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
Su uso se decidió en el Protocolo de Montreal, el tratado de 1987 que buscaba frenar la pérdida de la capa de ozono y ahora, el pacto firmado en Ruanda significa incluir una enmienda a aquel.
Seguir leyendo

calentamiento-global-oceanos
El cambio climático no se detiene, como tampoco lo hacen las noticias que nos alertan sobre su aceleración. Si a principios de agosto hablamos de las alarmantes cifras que la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos puso sobre la mesa acerca del 2015, ahora seguimos.

El informe de la NOAA no es único, ni mucho menos. Solo un estudio global más que constata, por enésima vez, el rápido avance que experimenta el cambio climático, con sus altas temperaturas promedio y sus eventos extremos.

Ahora tenemos una nueva noticia que sigue alertándonos al respecto. Como las anteriores, buscan una actuación contundente y a tiempo, pues de no llegar con la celeridad necesaria de nada servirá. De hecho, estamos en la cuenta atrás para evitar que las altas temperaturas nos lleven a un punto de no retorno.

En concreto, se trata de evitar que el aumento de las temperaturas alcance los famosos dos grados centígrados a finales de siglo. Un objetivo que intenta lograrse con el compromiso de los distintos países firmantes del Acuerdo global climático firmado tras la cumbre parisina celebrada a finales del pasado año.

¿Pero, se conseguirá? Caminar o, mejor, correr a toda velocidad hacia un mundo bajo en carbono no es fácil. De hecho, si no se toman medidas más drásticas que las actuales el compromiso no deja de ser papel mojado.

El calentamiento global: una amenaza que crece
Aún así, hay que dar un cierto margen y esperar una reacción positiva. No nos queda otra, en realidad. Y, sea como fuere, mientras tanto, la verdadera acción viene del otro lado. El avance del cambio climático, en efecto, es una constante que no se detiene.

Sobre el particular hay dos nuevas noticias referidas a sendos estudios realizados por prestigiosos científicos. La primera de ellas se centra en los problemas que el calentamiento global ha ocasionado a los ecosistemas oceánicos.

Por otro lado, científicos de la NASA siguen pronosticando el fin del mundo, entre otras razones, a consecuencia de lo que consideran un avance catastrófico del calentamiento global.

Seguir leyendo

El deshielo no perdona: Aparecen miles de lagos en la Antártida
El imparable deshielo del Ártico, incluyendo la aceleración del deshielo en Groenlandia, que parecía escapar al impacto del cambio climático, no cesa de ocupar titulares. Por contra, el polo sur estaba manteniéndose al margen.

¿Significaba eso que la Antártida no sufría el embate del calentamiento global porque, sencillamente, este era una patraña? Los negacionistas así lo afirmaban, pero un nuevo estudio logró desentrañar el misterio.

Nada inexplicable, en realidad. De acuerdo con el trabajo realizado por la Universidad de Washington y el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), las corrientes oceánicas explicaban tal fenómeno, si bien la dinámica del cambio climático tiene sus ritmos y sus procesos, con lo que estas peculiaridades no dejan de ser precisamente eso.

El deshielo no perdona: Aparecen miles de lagos en la Antártida
Por lo tanto, concluían, solo es cuestión de tiempo que las consecuencias del cambio climático se dejen sentir. Hoy por hoy, sin embargo, el cambio climático está haciendo más daño al polo norte. Hasta el punto de que la cantidad de hielo que rodea el polo sureño está aumentando.

Casi 8.000 lagos

Pero esto no es del todo así, pues la Antártida, en su conjunto, pierde hielo. Si el que rodea la región crece es precisamente porque se encuentra inmerso en un contexto de innegable calentamiento global, según la NASA.

Si no es suficiente prueba el aumento de las temperaturas medias año tras año, batiendo récords constantes, los eventos extremos o la subida del mar, más rápida en el siglo pasado que en los últimos 3.000 años, de poco servirán nuevas evidencias. Aún así, los científicos no dejan de ponerlas sobre la mesa, incansables.

El deshielo no perdona: Aparecen miles de lagos en la Antártida
Una de las últimas la aportan imágenes satelitales obtenidas por un equipo liderado por el glaciólogo británico Stewart Jamieson, en las que se observa la formación de casi 8.000 lagos a partir de hielo derretido.
Seguir leyendo

¿Cuánta energía y dinero gastamos por los electrodomésticos de nuestro hogar?

Aunque tenemos una idea general de cuáles son los aparatos del hogar que más consumen, quizá no estamos 100% seguros de qué tipo de aparatos contaminan más o si estamos abusando de electrodomésticos que requieren de muchísimo energía para su funcionamiento.

Varias empresas y asociaciones ecológicas, preocupadas porque el uso abusivo que se hace en Europa por ciertos electrodomésticos caseros, han calculado con alta precisión cuántos vatios necesitan para funcionar la mayoría de los aparatos que usamos diariamente. También, han estimado el precio aproximado que podemos acabar pagando en la factura. Conociendo estos datos, aprenderás a ser más eco-responsable y a ahorrar grandes cantidades en tu factura eléctrica.

Comenzamos recordando que hay tres tipos de consumo. Puede parecer una tontería, pero muchos de ellos están consumiendo energía, incluso sin encenderse. Una impresora u ordenador pueden consumir hasta 1600 vatios/hora aun totalmente apagados.

El consumo en modo stand by, que también gasta, es cuando el aparato se apaga por sí solo, pero sigue conectado a la corriente y funcionando. Suele ocurrir en el caso de los televisores, que muestran una luz roja para indicarnos que están suspendidos, aunque siguen conectados al enchufe.

Como es lógico, el consumo del aparato cuando está encendido será mayor.

Hay aparatos que gastan muchísimo (por ejemplo, el aire acondicionado), pero se usan sólo en épocas puntuales del año, normalmente entre los meses de junio y septiembre. Otros, como la tostadora o el secador, los utilizamos en momentos muy puntuales o incluso algunos, como el lavaplatos o la lavadora, en algunos hogares no se utilizan a diario. Hay que tener en cuenta estas variables. Lo que más suele subir nuestra factura son aquellos aparatos que están siempre conectados (frigorífico), por eso es especialmente importante que los elijamos con etiqueta ecológica certificado. También es importante tener cuidado con el resto, aunque no los usemos siempre, para ahorrar energía.

¿Cuánta energía y dinero gastamos por los electrodomésticos de nuestro hogar?

Cómo calcular el gasto total en kilovatios y en euros

Realizar un cálculo sobre estos aparatos es siempre aproximado, ya que dependerá del tipo de marca y de modelo (los viejos suelen gastar más que los nuevos) y de la empresa eléctrica contratada. El estudio del que hablamos toma en cuenta el precio del kilovatio por hora (kWh) de la empresa eléctrica que abastece a más hogares en España a fecha de diciembre 2015. También cuenta el 21% de I.V.A.

Seguir leyendo

El cambio climático sigue pulverizando récords
El cambio climático no se anda con chiquitas. Año tras año, sus mordiscos empiezan a dejarse sentir como auténticas dentelladas, y lo hace de un modo cada vez más frecuente. Dentro de este feo panorama, el 2015 fue un año de órdago, de acuerdo con el último informe “El Estado del Clima” realiza anualmente la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos.

En esta última edición no solo se concluye que el cambio climático sigue avanzando delante de nuestros ojos, sino que además se constata el deshielo de los polos. Por otra parte, en un futuro cercano se pronostica más de lo mismo: eventos extremos que adoptarán la forma de sequías interminables, olas de calor más frecuentes e intensas, inundaciones, lluvias torrenciales y, sobre todo, sus autores afirman que “estamos en un territorio desconocido”.

¿Seguro que es el cambio climático?

Estos informes, en efecto, tienen asustados a los climatólogos, y también a todo aquel que eche un simple vistazo a las conclusiones de éste y otros informes, que ya se cuentan por miles. Sin embargo, no puede negarse que el cambio climático sigue despertando dudas.

El cambio climático sigue pulverizando récords
A pesar del amplio consenso científico que existe en torno al cambio climático, aún sigue habiendo escépticos que no acaban de creer que exista o que lo haga a causa del ser humano. Aunque cada vez hay más evidencias al respecto, a menudo resulta difícil atribuirle eventos concretos, entre otras razones porque para ello se necesitan estudios pormenorizados que no siempre se realizan.

Ello no significa que no se pueda atribuir ningún evento individual con el cambio climático, tal y como se afirma en algunos medios de comunicación. Que el clima sea caótico no significa que la ciencia no pueda vincular eventos extremos con el fenómeno del cambio climático.

Muy al contrario, la ciencia ha avanzado y “puede demostrar que ciertos eventos extremos habrían sido prácticamente imposible sin el cambio climático”, tal y como afirma Heidi Cullen, jefe científico de la organización ambiental Climate Central.

Una montaña de pruebas

Que el cambio climático tenga un mucho de incertidumbre no significa que no sea una realidad. De hecho, el caos forma parte de su modo de comportarse, y ello dificulta las predicciones. Sobre todo, a medio y largo plazo, a lo que hemos de sumar que la aplicación de unos u otros modelos que incluyan a su vez diferentes factores y escenarios lleva a una variedad de pronósticos.

El cambio climático sigue pulverizando récords
A su vez, las consecuencias a nivel local son distintas de las que estipuladas en un análisis global. Todo ello desorienta fácilmente a no especialistas, pero no por ello puede dudarse del cambio climático. A este respecto, los resultados del último informe de la NOAA son una buena medicina para quienes padecen “duditis aguda”.

Sus conclusiones dibujan un escenario realmente duro, pero se trata de una información muy valiosa para entender hasta qué punto tenemos que actuar cuanto antes. Cierto, era para ayer, hace dos décadas que tendríamos que haber reaccionado, pero también es cierto que aún será peor si esperamos a que nos muestre su peor cara. Así lo opina Cullen cuando afirma que “la ironía del calentamiento global es que si esperamos a ver el impacto en toda regla va a ser demasiado tarde para arreglarlo”.
Seguir leyendo

Sembrar sostenibilidad para cosechar paz y seguridad alimentaria
La ecología y el desarrollo sostenible son claves para salvar el planeta. Pero no solo su habitabilidad en cuanto a la obtención de recursos básicos para la vida, como el agua o los alimentos, sino también para no renunciar a los niveles de bienestar alcanzados por la civilización humana.

Son muchos los países en desarrollo que buscan lograrlos, pero el actual ritmo de explotación de recursos y de contaminación nos está llevando a un callejón sin salida. En destrucción ambiental las perspectivas son nefastas, tal y como apuntamos en un anterior post sobre la fragilidad de los ecosistemas que pierden biodiversidad, sobre todo porque actualmente más de la mitad por debajo de su nivel crítico de seguridad.

El avance del cambio climático tampoco ayuda, y tanto el deterioro ambiental como el cada vez más incontrolable calentamiento global obedecen a un modelo de sociedad que puede llamarse de cualquier modo menos sostenible.Precisamente por ello, aunque se encuentre en las antípodas de nuestro modus vivendi, avanzar hacia una sociedad baja en carbono es el único modo de mantener las sociedades humanas a medio y largo plazo.

Sembrar sostenibilidad para cosechar paz y seguridad alimentaria
En todos los sentidos, -para preservar la biodiversidad, los recursos básicos para la vida y un mundo que no acabe en manos de un cambio climático que nos lleve a un punto de no retorno-, la única salida es la sostenibilidad.

En suma, solo un desarrollo sostenible (en la agricultura, en la industria, en el modo de vida) puede garantizar que el tiempo se convierta en un gran aliado y no en todo lo contrario, algo así como el verdugo de un futuro viable.

Seguridad alimentaria, cambio climático y conflictos

Por un lado, la seguridad alimentaria está relacionada con los conflictos. No en vano, las guerras y conflictos en general afectan a los medios de vida rurales, y en muchos países buena parte de la población depende de la economía de subsistencia. Así pues, cuando los conflictos dañan los cultivos e impiden la producción de alimentos o, por ejemplo, se produce el saqueo de cultivos se avanza hacia la inseguridad alimentaria.

Sembrar sostenibilidad para cosechar paz y seguridad alimentaria
De igual modo, el cambio climático propicia eventos extremos que los destrozan. Entre otros, lluvias torrenciales, huracanes y sequías crónicas. Como resultado, la inseguridad alimentaria también se agrava.

A su vez, el cambio climático provoca problemas a largo plazo que derivan en más conflictos. No es una novedad la relación que existe entre la seguridad mundial y el calentamiento global, hasta el punto de que se trata de un asunto prioritario en la agenda de la defensa de potencias mundiales, como Estados Unidos.
Seguir leyendo