¿Un exceso de CO2 nos daría un planeta más verde?
La hipótesis tiene su aquel, hasta tal punto de que la ciencia se ha ocupado bien a fondo en determinar su grado de realidad. Tal y como plantea el título de este post, se trataba de comprobar si la emisión de CO2 podría dar lugar a una explosión de naturaleza.

La lógica parece impecable. Puro sentido común, en realidad. Explicado con brevedad, los científicos se plantean lo siguiente: puesto que las emisiones de gases de efecto invernadero son en buena parte producidas por un exceso de CO2, éste contribuiría a que el planeta reverdeciera

Es decir, con el cambio climático, el planeta habría ganado en verdor, y seguiría haciéndolo conforme aumenta el dióxido de carbono. Puesto que las plantas toman el CO2 para realizar su proceso de fotosíntesis, una abundancia de este elemento químico actuaría de fertilizante.

¿Un exceso de CO2 nos daría un planeta más verde?
El uso de combustibles fósiles, por lo tanto, estaría aumentando el verdor en el planeta. Se trata de una hipótesis curiosa que, entre otros fines, se utiliza para combatir el efecto negativo del cambio climático. Eso sí, ambas circunstancias, como la cara y la cruz de una moneda, podrían ser compatibles de forma clara, al menos en teoría.

¿Pero, es realmente así? La ciencia ha realizado estudios que afirman una cosa y su contrario, aunque la contextualización de los resultados de las investigaciones sea algo diferente. Hasta tal punto que incluso puede variar su interpretación. Veamos algunas de las principales investigaciones a modo de ejemplo.

Más vegetación que antes

Un estudio publicado en Nature Climate Change concluye que el planeta ha ganado en verdor (greening) a lo largo de los últimos 30 años a consecuencia del incremento del CO2 atmosférico. En concreto, el trabajo encontró más biomasa verde entre 1982 y 2015, en una extensión que afectó a casi la mitad de las regiones del mundo.
Seguir leyendo

El lago Poopó, en las últimas
El lago Poopó, ubicado en Bolivia, está borrándose del mapa a consecuencia del cambio climático, sumado a otros desmanes del ser humano. Agresiones ambientales que, de forma directa o indirecta, repercuten en negativamente en la salud de su ecosistema, así como del planeta en general.

Si hace unos años los titulares alertaban sobre su deterioro, algunos de los más recientes ya hablan de su desaparición. Sin embargo, de acuerdo con los expertos, si se actúa rápido y de forma decidida el fin de este ecosistema lacustre, situado en las colinas occidentales del país podría evitarse.

A principios de año la noticia no era su regeneración, sino todo lo contrario. El lago se había evaporado, una desaparición provocada por una crisis ambiental sin precedentes. Si bien anteriormente se produjeron episodios de desecamiento, esta vez el problema había ido aún más lejos.

Un lago sin agua

Las pruebas aportadas por el satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) Proba-V ha demostrado la práctica desaparición de este lago, el segundo lago más extenso de Bolivia. En concreto, la evaporación se declaró oficialmente en diciembre e imágenes satelitales tomadas el 22 de enero de 2016 siguen confirmándolo.

El lago Poopó, en las últimas
La evaporación del lago Poopó es un hecho, aunque hay que subrayar que hubo fenómenos similares en el pasado, llegando a restablecerse de forma temporal. Pero ahora el 98 por ciento de su superficie, unos 3.000 kilómetros cuadrados, se han convertido en un desierto.

En su lugar, un desierto

En efecto, el sistema ecológico del lago salado Poopó, situado en una depresión de la cordillera del Altiplano, es cualquier cosa menos un humedal. La sequía crónica lo ha transformado en un erial.

El lago Poopó, en las últimas
Pero su evaporación se debe en realidad a un conjunto de factores, entre otras causas por la extracción de agua de sus fuentes para actividades mineras y agrícolas, a su vez fuente de contaminación del entorno.

Por otra parte, el calentamiento del océano Pacífico a consecuencia del fenómeno de El Niño sumado al ocasionado por el cambio climático se han traducido en una dramática crisis ambiental.
Seguir leyendo

El deshielo no perdona: Aparecen miles de lagos en la Antártida
El imparable deshielo del Ártico, incluyendo la aceleración del deshielo en Groenlandia, que parecía escapar al impacto del cambio climático, no cesa de ocupar titulares. Por contra, el polo sur estaba manteniéndose al margen.

¿Significaba eso que la Antártida no sufría el embate del calentamiento global porque, sencillamente, este era una patraña? Los negacionistas así lo afirmaban, pero un nuevo estudio logró desentrañar el misterio.

Nada inexplicable, en realidad. De acuerdo con el trabajo realizado por la Universidad de Washington y el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), las corrientes oceánicas explicaban tal fenómeno, si bien la dinámica del cambio climático tiene sus ritmos y sus procesos, con lo que estas peculiaridades no dejan de ser precisamente eso.

El deshielo no perdona: Aparecen miles de lagos en la Antártida
Por lo tanto, concluían, solo es cuestión de tiempo que las consecuencias del cambio climático se dejen sentir. Hoy por hoy, sin embargo, el cambio climático está haciendo más daño al polo norte. Hasta el punto de que la cantidad de hielo que rodea el polo sureño está aumentando.

Casi 8.000 lagos

Pero esto no es del todo así, pues la Antártida, en su conjunto, pierde hielo. Si el que rodea la región crece es precisamente porque se encuentra inmerso en un contexto de innegable calentamiento global, según la NASA.

Si no es suficiente prueba el aumento de las temperaturas medias año tras año, batiendo récords constantes, los eventos extremos o la subida del mar, más rápida en el siglo pasado que en los últimos 3.000 años, de poco servirán nuevas evidencias. Aún así, los científicos no dejan de ponerlas sobre la mesa, incansables.

El deshielo no perdona: Aparecen miles de lagos en la Antártida
Una de las últimas la aportan imágenes satelitales obtenidas por un equipo liderado por el glaciólogo británico Stewart Jamieson, en las que se observa la formación de casi 8.000 lagos a partir de hielo derretido.
Seguir leyendo

¿Cuánta energía y dinero gastamos por los electrodomésticos de nuestro hogar?

Aunque tenemos una idea general de cuáles son los aparatos del hogar que más consumen, quizá no estamos 100% seguros de qué tipo de aparatos contaminan más o si estamos abusando de electrodomésticos que requieren de muchísimo energía para su funcionamiento.

Varias empresas y asociaciones ecológicas, preocupadas porque el uso abusivo que se hace en Europa por ciertos electrodomésticos caseros, han calculado con alta precisión cuántos vatios necesitan para funcionar la mayoría de los aparatos que usamos diariamente. También, han estimado el precio aproximado que podemos acabar pagando en la factura. Conociendo estos datos, aprenderás a ser más eco-responsable y a ahorrar grandes cantidades en tu factura eléctrica.

Comenzamos recordando que hay tres tipos de consumo. Puede parecer una tontería, pero muchos de ellos están consumiendo energía, incluso sin encenderse. Una impresora u ordenador pueden consumir hasta 1600 vatios/hora aun totalmente apagados.

El consumo en modo stand by, que también gasta, es cuando el aparato se apaga por sí solo, pero sigue conectado a la corriente y funcionando. Suele ocurrir en el caso de los televisores, que muestran una luz roja para indicarnos que están suspendidos, aunque siguen conectados al enchufe.

Como es lógico, el consumo del aparato cuando está encendido será mayor.

Hay aparatos que gastan muchísimo (por ejemplo, el aire acondicionado), pero se usan sólo en épocas puntuales del año, normalmente entre los meses de junio y septiembre. Otros, como la tostadora o el secador, los utilizamos en momentos muy puntuales o incluso algunos, como el lavaplatos o la lavadora, en algunos hogares no se utilizan a diario. Hay que tener en cuenta estas variables. Lo que más suele subir nuestra factura son aquellos aparatos que están siempre conectados (frigorífico), por eso es especialmente importante que los elijamos con etiqueta ecológica certificado. También es importante tener cuidado con el resto, aunque no los usemos siempre, para ahorrar energía.

¿Cuánta energía y dinero gastamos por los electrodomésticos de nuestro hogar?

Cómo calcular el gasto total en kilovatios y en euros

Realizar un cálculo sobre estos aparatos es siempre aproximado, ya que dependerá del tipo de marca y de modelo (los viejos suelen gastar más que los nuevos) y de la empresa eléctrica contratada. El estudio del que hablamos toma en cuenta el precio del kilovatio por hora (kWh) de la empresa eléctrica que abastece a más hogares en España a fecha de diciembre 2015. También cuenta el 21% de I.V.A.

Seguir leyendo

El cambio climático sigue pulverizando récords
El cambio climático no se anda con chiquitas. Año tras año, sus mordiscos empiezan a dejarse sentir como auténticas dentelladas, y lo hace de un modo cada vez más frecuente. Dentro de este feo panorama, el 2015 fue un año de órdago, de acuerdo con el último informe “El Estado del Clima” realiza anualmente la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos.

En esta última edición no solo se concluye que el cambio climático sigue avanzando delante de nuestros ojos, sino que además se constata el deshielo de los polos. Por otra parte, en un futuro cercano se pronostica más de lo mismo: eventos extremos que adoptarán la forma de sequías interminables, olas de calor más frecuentes e intensas, inundaciones, lluvias torrenciales y, sobre todo, sus autores afirman que “estamos en un territorio desconocido”.

¿Seguro que es el cambio climático?

Estos informes, en efecto, tienen asustados a los climatólogos, y también a todo aquel que eche un simple vistazo a las conclusiones de éste y otros informes, que ya se cuentan por miles. Sin embargo, no puede negarse que el cambio climático sigue despertando dudas.

El cambio climático sigue pulverizando récords
A pesar del amplio consenso científico que existe en torno al cambio climático, aún sigue habiendo escépticos que no acaban de creer que exista o que lo haga a causa del ser humano. Aunque cada vez hay más evidencias al respecto, a menudo resulta difícil atribuirle eventos concretos, entre otras razones porque para ello se necesitan estudios pormenorizados que no siempre se realizan.

Ello no significa que no se pueda atribuir ningún evento individual con el cambio climático, tal y como se afirma en algunos medios de comunicación. Que el clima sea caótico no significa que la ciencia no pueda vincular eventos extremos con el fenómeno del cambio climático.

Muy al contrario, la ciencia ha avanzado y “puede demostrar que ciertos eventos extremos habrían sido prácticamente imposible sin el cambio climático”, tal y como afirma Heidi Cullen, jefe científico de la organización ambiental Climate Central.

Una montaña de pruebas

Que el cambio climático tenga un mucho de incertidumbre no significa que no sea una realidad. De hecho, el caos forma parte de su modo de comportarse, y ello dificulta las predicciones. Sobre todo, a medio y largo plazo, a lo que hemos de sumar que la aplicación de unos u otros modelos que incluyan a su vez diferentes factores y escenarios lleva a una variedad de pronósticos.

El cambio climático sigue pulverizando récords
A su vez, las consecuencias a nivel local son distintas de las que estipuladas en un análisis global. Todo ello desorienta fácilmente a no especialistas, pero no por ello puede dudarse del cambio climático. A este respecto, los resultados del último informe de la NOAA son una buena medicina para quienes padecen “duditis aguda”.

Sus conclusiones dibujan un escenario realmente duro, pero se trata de una información muy valiosa para entender hasta qué punto tenemos que actuar cuanto antes. Cierto, era para ayer, hace dos décadas que tendríamos que haber reaccionado, pero también es cierto que aún será peor si esperamos a que nos muestre su peor cara. Así lo opina Cullen cuando afirma que “la ironía del calentamiento global es que si esperamos a ver el impacto en toda regla va a ser demasiado tarde para arreglarlo”.
Seguir leyendo

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

“¡Qué calor!” Es la frase más oída durante este mes del año, especialmente los que no han tenido la suerte de irse de vacaciones y están obligados a sufrir el calor que sus propios hogares acumulan en agosto. Algunas temperaturas son tan altas que no nos permiten estar cómodos en casa, ¡y no dan tregua! Pasamos el día resoplando con miedo a hacer cosas tan cotidianas como planchar, cocinar o peinarnos, pero por la noche es aún peor porque las altas temperaturas no nos permiten conciliar el sueño y damos vueltas por la cama empapados de sudor y con ganas de meternos en el frigorífico.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Si esta situación te suena y tú también la sufres, ahora aprenderás una serie de trucos que mantendrán -dentro de lo posible- tu casa mucho más fresquita. Esto evitará que tengas que abusar de instalaciones eléctricas como el aire acondicionado, los aparatos llamados “pingüinos” o incluso el ventilador, que hará aumentar vertiginosamente tu factura de la luz si lo tienes puesto día tras día durante 24 horas.

Si vives en un piso muy alto y mal insolado, es difícil que se mantenga fresco cuando allá a fuera el termómetro no para de subir, pero estas técnicas harán posible la bajada de algunos grados en la temperatura general de tu casa. En caso de que tus puertas o ventanas no estén bien selladas, plantéate repararlas, algo muy necesario, ya que su estado imperfecto hará que pases mucho calor en verano, pero también demasiado frío durante el invierno.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Cierra todas las persianas

Aunque pueda parecer que esto hará más “efecto invernadero” dentro del hogar, cerrar las persianas nos permitirá que nuestra casa no parezca un caldero ardiente. Los rayos del sol atraviesan el cristal transparente de la ventana y dejan pasar infrarrojos que van a caldear tus habitaciones. Es uno de los efectos del agujero en la capa de ozono y del cambio climático. Aunque tus ventanas tengan doble cristal, estos rayos pasarán igual y eliminarán el fresco que puedan estar proporcionando tus sistemas refrigeradores, por lo que, en cuanto los apagues, volverás a sentir ese calor tan desagradable.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Si no es posible cerrar todas las persianas (tampoco queremos que la casa se quede a oscuras), observa durante un día sobre qué ventana da directamente el sol a las diferentes horas del día. Aquellas donde apunten directamente los rayos luminosos podrán bajarse e irse cambiando durante la jornada. ¡Un esfuerzo mínimo y un truco fácil de controlar que se traducirá en una mejora térmica en nuestro hogar!
Seguir leyendo

Sembrar sostenibilidad para cosechar paz y seguridad alimentaria
La ecología y el desarrollo sostenible son claves para salvar el planeta. Pero no solo su habitabilidad en cuanto a la obtención de recursos básicos para la vida, como el agua o los alimentos, sino también para no renunciar a los niveles de bienestar alcanzados por la civilización humana.

Son muchos los países en desarrollo que buscan lograrlos, pero el actual ritmo de explotación de recursos y de contaminación nos está llevando a un callejón sin salida. En destrucción ambiental las perspectivas son nefastas, tal y como apuntamos en un anterior post sobre la fragilidad de los ecosistemas que pierden biodiversidad, sobre todo porque actualmente más de la mitad por debajo de su nivel crítico de seguridad.

El avance del cambio climático tampoco ayuda, y tanto el deterioro ambiental como el cada vez más incontrolable calentamiento global obedecen a un modelo de sociedad que puede llamarse de cualquier modo menos sostenible.Precisamente por ello, aunque se encuentre en las antípodas de nuestro modus vivendi, avanzar hacia una sociedad baja en carbono es el único modo de mantener las sociedades humanas a medio y largo plazo.

Sembrar sostenibilidad para cosechar paz y seguridad alimentaria
En todos los sentidos, -para preservar la biodiversidad, los recursos básicos para la vida y un mundo que no acabe en manos de un cambio climático que nos lleve a un punto de no retorno-, la única salida es la sostenibilidad.

En suma, solo un desarrollo sostenible (en la agricultura, en la industria, en el modo de vida) puede garantizar que el tiempo se convierta en un gran aliado y no en todo lo contrario, algo así como el verdugo de un futuro viable.

Seguridad alimentaria, cambio climático y conflictos

Por un lado, la seguridad alimentaria está relacionada con los conflictos. No en vano, las guerras y conflictos en general afectan a los medios de vida rurales, y en muchos países buena parte de la población depende de la economía de subsistencia. Así pues, cuando los conflictos dañan los cultivos e impiden la producción de alimentos o, por ejemplo, se produce el saqueo de cultivos se avanza hacia la inseguridad alimentaria.

Sembrar sostenibilidad para cosechar paz y seguridad alimentaria
De igual modo, el cambio climático propicia eventos extremos que los destrozan. Entre otros, lluvias torrenciales, huracanes y sequías crónicas. Como resultado, la inseguridad alimentaria también se agrava.

A su vez, el cambio climático provoca problemas a largo plazo que derivan en más conflictos. No es una novedad la relación que existe entre la seguridad mundial y el calentamiento global, hasta el punto de que se trata de un asunto prioritario en la agenda de la defensa de potencias mundiales, como Estados Unidos.
Seguir leyendo

Cada vez más basura y menos peces en el mar
Los atentados ambientales que el ser humano propina a los mares tienen muy distintas caras. Desde la sobrepesca hasta la basura que se vierte en los océanos o, cómo no, el devastador efecto del cambio climático.

Todo suma para acabar restando. Hasta el punto de encontrarnos en situaciones que están al borde de un punto de no retorno. La ciencia alerta al respecto, y nosotros nos hacemos eco de ello en este post.

Por suerte, todavía estamos a tiempo de cambiar las cosas. Si bien el daño ya está hecho en lo que respecta a flora y fauna, así como ecosistemas, también es cierto que la situación no es irreversible. Aunque el reloj no es nuestro mejor aliado, precisamente, aún hay tiempo de enmendar errores y dar marcha atrás en emisiones, vertidos y maneras de explotar el recurso alimentario que suponen los peces.

La sobrepesca amenaza la sostenibilidad

La explotación pesquera está siendo sobrepesca. No solo constituye uno de los principales problemas para preservar la riqueza de recursos marinos a nivel de seguridad alimentaria, sino también en lo que respecta a su biodiversidad.

Según ha advertido recientemente la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), -organización perteneciente a la ONU-, la producción mundial de pescado se aproxima a su límite de sostenibilidad. El informe presentado por la organización señala que más del 40 por ciento de las especies populares se capturan de forma insostenible.

Con alrededor del 90 por ciento de la producción mundial de pescado sobreexplotada, ésta se acerca a su límite sostenible. Y los pronósticos no son tranquilizadores. Muy al contrario, este mismo trabajo apunta que se espera un agravamiento de la situación en los próximos años.

Cada vez más basura y menos peces en el mar
Si echamos la vista atrás, el empeoramiento ha sido dramático. Desde los setenta, hemos triplicado la sobreexplotación de los peces del planeta, según el citado informe de la FAO, en el que se analiza la actividad de las pesquerías en todo el mundo.
Seguir leyendo