Diferencias entre productos ecológicos, consumo local y comercio justo
Como consumidores que somos, ya sea de alimentos y demás artículos que adquirimos a diario, es importante tener clara la diferencia entre la producción ecológica, el consumo local y el comercio justo. Si bien es cierto que el circuito comercial convencional no promociona ninguno de ellos, buscándolos con lupa podemos encontrarlos y aprovechar sus ventajas.

¿Pero, son productos distintos? ¿Existen los productos ecológicos, procedentes del comercio justo y de consumo local? Existir, existen, pero casi puede decirse que lo hacen como las meigas. De forma separada, sin embargo, es más fácil encontrarlos, aunque no dejan de ser sectores marginales. Aún así, el auge de lo ecológico está impulsándolos, y cada vez cobran más fuerza y, por lo tanto, tienen una mayor presencia.

Diferencias entre productos ecológicos, consumo local y comercio justo

Ideas para reutilizar las pieles de las frutas y verduras
Las pieles de los vegetales son una materia prima interesante que podemos salvar tranquilamente de acabar en la basura, sin miedo a no saber qué hacer con ellas. Muy al contrario, descubriremos que podemos utilizarlas para hacer un sinfín de cosas.

Sí, es cierto, cuesta cambiar el chip mental, pero en cuanto empecemos la evidencia nos ayudará y animará a cambiar nuestra mente. Veamos de qué modo podemos averiguar cómo aprovechar todo su potencial, ya sea para uso inmediato, echándolas a la pila del compostaje con el fin de abonar nuestras plantas o congelándolas para usarla más adelante.

Ideas para reutilizar las pieles de las frutas y verduras

Cultivar algas para obtener petróleo verde
Aunque el petróleo es un líquido procedente de las plantas y otros restos orgánicos, que ha sido obtenido a partir de la transformación de biomasa a lo largo de millones de años, en absoluto se trata de un producto ecológico. Muy al contrario, su color negro es también una metáfora del oscuro futuro que nos espera si seguimos abusando de los combustibles fósiles, entre los que el crudo tiene un papel protagonista, junto con el carbón o el gas natural.

Sin embargo, hay otro tipo de biomasa que sí resulta sostenible y ayuda a frenar el avance del cambio climático utilizada como energía verde, por ejemplo la biomasa obtenida de residuos orgánicos o de la masa forestal, si bien esta última tiene sus limitaciones a la hora de poder considerarla una fuente de energía renovable.

Cultivar algas para obtener petróleo verde

Crean un agujero negro que convierte la luz en calor
La energía solar podría dar un salto de gigante si prospera este curioso o, mejor, insólito invento: un “agujero negro de la luz”, nombre con el que se ha bautizado a un innovador material capaz de convertir en calor casi toda la luz que le llega.

Se trata de un material de boruro recubierto de silicio con propiedades revolucionarias, que podría marcar un antes y un después en energías renovables, diseñado para capturar la luz natural, absorberla maximizando la absorción de la luz del sol y minimizar la pérdida a la hora de transformarla en calor.

Crean un agujero negro que convierte la luz en calor

Coches eléctricos de Volkswagen
Pocas son las veces que hablamos de coches, pues durante años han sido el principal causante de la contaminación atmosférica pero por suerte las cosas están cambiado. Los fabricantes de automóviles están trabajando duro para lanzar al mercado modelos cada vez más eficientes, que consuman menos combustible y reduzcan el impacto medioambiental. Las tecnologías están jugando un papel determinante en esta misión. Desde hace unos años se viene hablando de que los coches eléctricos son el futuro pero lo cierto es que ya hay muchos circulando por nuestras calles.

Coches eléctricos de Volkswagen

Espuma metálica, agua seca y otros inventos contra el cambio climático
Cuando el clima no puede salvarse del modo más lógico y efectivo, es decir, reduciendo las emisiones mediante un acuerdo global vinculante, la solución pasa por intentar mitigar sus efectos. Son soluciones a medias, es cierto, y por mucho éxito que tengan no dejan de ser victorias pírricas, pues no se ataca el problema de raíz. No por ello, sin embargo, dejen de tener su intéres y, puestos a soñar, siempre nos queda la esperanza de que llegue ese gran invento revolucionario que acabe con el problema casi por arte de magia. ¿Acaso será alguno de los siguientes?

Las propuestas son muchas y a cuál mas sorprendente, diferentes pero todas ellas con un mismo objetivo: contribuir a una menor emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. Incluso hay alguna que otra propuesta ambiciosa hasta el punto de querer ser la solución definitiva, como el increíble proyecto de una adolescente rusa que busca reducir el CO2 liberado de forma drástica de un modo tan ingenioso como factible.

Espuma metálica, agua seca y otros inventos contra el cambio climático

¿Qué es la ecosfera?
El concepto de ecosfera es holístico, lo que significa que abarca un conjunto de cosas como un todo, ecosistemas, propiamente. Si por un lado un ecosistema conforma también una unidad al tratarse de un sistema natural formado por organismos vivos y el medio físico donde se relacionan, su hábitat es una unidad concreta, definida por los componentes físicos y biológicos de un entorno.

La ecosfera, sin embargo, es un término que se refiere a un ecosistema entendido desde un enfoque general, denominado ecosistema planetario, y está formado por la atmósfera, la geosfera, la hidrosfera y la biosfera. Por su parte, la exosfera es el espacio interplanetario, exterior a la atmósfera.

¿Qué es la ecosfera?

Ideas para reciclar una bicicleta vieja
Puesto que las bicis viejas pueden funcionar como nuevas con una buena puesta a punto, la primera sugerencia que cabe hacer es simplemente sacarlas del garaje o del rincón del olvido volver a ponerlas a rodar. Así de sencillo, sin más complicaciones, reviviéndolas hacemos un gesto eco-amigable por doble partida, tanto al evitar comprar una como, quizá, al animarnos a dejar el coche aparcado y apostar por los medios de transporte sostenibles.

O, por qué no, otra interesante posibilidad es arreglar una bici vieja invirtiendo el suficiente tiempo como para que el resultado valga la pena. Incluso podemos pintarla de un color diferente, que resulte bonito, desde el negro al blanco, rosa o cualquier tono que vaya con la personalidad de esa persona especial a la que luego pensamos regalársela. Bien rehabilitada, una bicicleta vieja puede convertirse en un regalo estupendo, a la par de que ecológico.

Ideas para reciclar una bicicleta vieja