Gran incendio en Chile: la tragédia en Valparaíso
Tristes noticias nos llegan desde Chile. Desde el pasado sábado la hermosa ciudad chilena de Valparaíso está ardiendo en llamas. El incendio ha causado ya 12 muertos, la destrucción de 500 viviendas y ha obligado a evacuar a más de diez mil personas. Centenares de efectivos de bomberos intentan apagar el fuego, todavía descontrolado tras 24 horas de intensa lucha.

Gran incendio en Chile: la tragédia en Valparaíso

Europa sufrirá más sequías, inundaciones e incendios forestales
La opinión de los expertos sobre las consecuencias que traerá el cambio climático no hace prever nada bueno en Europa. Sequías, inundaciones e incendios forestales, entre otros eventos extremos, serán más frecuentes en el Viejo Continente a corto, medio y largo plazo, advierte la ONU.

Es la alerta de unos 500 expertos científicos y representantes políticos tras elaborar el último informe del Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático (IPCC) que acaba de hacerse público tras una reunión conjunta clausurada hoy en la ciudad japonesa de Yokohama. Su mensaje es claro: los impactos del calentamiento global serán “graves, generalizados e irreversibles”.

Europa sufrirá más sequías, inundaciones e incendios forestales

Nos espera un negro futuro si no se reducen las emisiones de C02
Los eventos extremos serán cada vez más fieles a su nombre, es decir, ganarán en intensidad y frecuencia, advierten los científicos de la ONU. Incendios, huracanes, inundaciones, lluvias torrenciales, desaparición de especies, aumento del nivel del mar, tormentas devastadoras, sequías interminables… Es lo que le espera al planeta si no se reducen las emisiones de CO2, concluye el borrador del próximo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Sin restarle valor al trabajo, todo lo contrario, el informe no descubre nada nuevo, en realidad. Su valor está precisamente en reiterar por enésima vez lo de siempre, en subrayar todavía más sus consecuencias y en recordar lo que no se hace y debería hacerse con urgencia: detener el avance del cambio climático. No está siendo una prioridad para el mundo, y vamos a pagarlo caro, aseguran.

Nos espera un negro futuro si no se reducen las emisiones de C02

El vertido de Exxon Valdez sigue contaminando 25 años después
El próximo 24 de marzo, es decir, dentro de tres días, se cumplen 25 años desde que se produjo el peor vertido de petróleo en suelo estadounidense, concretamente en Alaska, que sufrió la tragedia ecológica más grave de su historia. Fue el derrame del buque petrolero Exxon Valdez, por el que más de 40 millones de litros de crudo (257.000 barriles de crudo) se vertieron en el golfo de Prince William Sound hasta expandirse sobre más de 2.000 kilómetros de costa.

Aquella noche de marzo de 1989 se produjo uno de los peores desastres ambientales de este tipo. El buque encalló y la cristalina bahía quedó invadida por una marea negra de consecuencias letales que un cuarto de siglo después sigue estando en buena parte.

El vertido de Exxon Valdez sigue contaminando 25 años después

La NASA anuncia el colapso irreversible de la civilización industrial
No es la primera vez que la ciencia se sube al carro del apocalipsis, de un final del mundo inminente. Sin embargo, la NASA sí se estrena en este papel tan controvertido, casi histérico, y lo hace dando la razón a estudios anteriores que se alarmaban ante una destrucción planetaria en un futuro próximo.

La argumentación es también idéntica: la civilización moderna camina rauda y veloz hacia un final que no demorará. Será cuestión de décadas debido a la creciente inestabilidad económica y a la sobreexplotación de los recursos, según un estudio científico financiado por el Goddard Space Flight Center de la NASA.

La NASA anuncia el colapso irreversible de la civilización industrial

El lago Urmía, condenado a muerte
Es el segundo lago salino más grande del mundo. O lo era, mejor dicho, porque el cambio climático, un mal uso del agua y la inactividad política lo han condenado a una rápida e irreversible desaparición. Sólo un milagro podría devolverle el esplendor perdido a esta maravilla de la naturaleza, de la que ya sólo queda una triste imagen fantasmal.

El lago ha ido menguando de un modo tan acelerado que urgía hacer algo para evitar su desecamiento, si bien desde hace años el gobierno iraní se ha mostrado apático al respecto. No sólo no ha hecho nada, sino que además se desoyeron las demandas de los expertos para encontrar una solución que no cesan de buscar desesperademente científicos de distintas universidades del país.

El lago Urmía, condenado a muerte

Los afectados por el ‘Chernobyl de la Amazonia’ buscan apoyo
La tragedia ambiental que dejó poco menos que anegada en petróleo una zona de selva virgen en la Amazonia peruana no ha recibido una solución satisfactoria ni en lo ambiental ni en la indemnización correspondiente. Muy al contrario, todo ha quedado en agua de borrajas, se queja la Unión de Afectados por la petrolera.

Los damnificados tienen previsto hacer un tour por varios países europeos para que su drama, a su vez un atentado global no quede en el olvido. Su fin es gritar al mundo qué les está ocurriendo, que se conozca el estado de la cuestión, desde el mismo origen del desastre medioambiental hasta la actualidad, diez años después en los que no se han solucionado las cosas en lo más mínimo.

Los afectados por el ‘Chernobyl de la Amazonia’ buscan apoyo

Desnudos contra la búsqueda de petróleo
La que ahora escribe pone negro sobre blanco tecleando desde un apartamento con hermosas vistas, junto a un mar que pronto podría sufrir los planes de la petrolera escocesa Cairn Energy en aguas del golfo de Valencia, entre Ibiza, Formentera y la costa levantina.

Un proyecto más, en realidad, que busca petróleo bajo el mar, pero no por ello menos dramático y aberrante. Como es sabido y alertan ecologistas o científicos, esa prospección supone una grave amenaza para el ecosistema. Según se advierte, las explosiones del tipo air gun que se lanzarán a través de cañones submarinos cada diez segundos son ondas de 249 decibelios, una fuerza sonora terrible, que traerá graves problemas auditivos y provocará hemorragias internas a la fauna marina.

Desnudos contra la búsqueda de petróleo