El turismo amenaza el frágil ecosistema de la Antártida
No hay nada que nos pare. Los humanos somos así de estupendos, no conocemos obstáculos a la hora de echar basura por doquier y nos plantamos en el fin del mundo si es necesario con tal de hacer turismo en plan destructor. Ya lo decía Ortega y Gasset, nuestro filósofo más internacional: es “la rebelión de las masas” y, según advierten científicos y conservacionistas, sus consecuencias son nefastas para el medio ambiente.

Nuestra estela no es precisamente la de una hermosa estrella fugaz, y es que el ser humano arrasa por donde pasa, en plan Atila, aunque hay que ser justos y reconocer que no siempre se causan problemas de forma consciente. Sin embargo, la suma de todos ellos causan estragos en los ecosistemas que, como la Antártida, están sufriendo el boom del turismo.

El turismo amenaza el frágil ecosistema de la Antártida

El 35 por ciento del pescado tiene plástico en el estómago
Como un diabólico boomerang, los plásticos que arrojamos al océano vuelven a nosotros de un modo elocuente, llenando nuestros platos de una buena ración de esa misma basura que sufren los mares a consecuencia de una contaminación desmedida.

Al desequilibrio de los ecosistemas y a la muerte de la fauna por ingerir plásticos o por acabar heridas a consecuencia de su ingestión o por quedar atrapadas en ellos se le une el evidente peligro que supone colocar el pescado en el plato. Porque, además, la presencia de plásticos no es anecdótica, pues según los expertos, “el 35 por ciento de los peces que pescamos tienen una media de uno o dos piezas de plástico en sus estómagos”.

El 35 por ciento del pescado tiene plástico en el estómago

Diques y rompeolas naturales protegerán a Nueva York de los huracanes
La región metropolitana de Nueva York sufrió hace nada el impacto de los huracanes Irene, en 2011, y del destructor Sandy un año después, en ambos casos con un alto coste tanto en vidas humanas como en pérdidas materiales y ambientales. Fuertes lluvias y vientos provocaron inundaciones catastróficas en las zonas costeras bajas, dejando un panorama desolador que ahora intenta prevenirse.

El futuro no traerá suaves brisas, sino más de lo mismo. De hecho, el cambio climático no perdona. Cada vez serán más frecuentes este tipo de eventos extremos que golpean la región con contundencia, por lo que se impone buscar soluciones que ayuden a adaptarse a esta nueva realidad.

Diques y rompeolas naturales protegerán a Nueva York de los huracanes

China quiere acabar con cientos de montañas para construir ciudades
El avance de las ciudades se ha convertido en China en un peligro ambiental que va más allá de la contaminación atmosférica urbana o de la explotación de recursos. Sin exagerar lo más mínimo, puede afirmarse que el mapa político amenaza con engullir el mapa físico a golpe de eliminar cientos, incluso miles de montañas en un futuro próximo.

El proceso de aplanamiento se inició en distintos puntos del país en 2012 con el fin de convertirlas en planicies sobre las que construir, un objetivo que ha alarmado a los científicos por las nefastas consecuencias que ello supondría para el entorno.

China quiere acabar con cientos de montañas para construir ciudades

La Tierra está al borde de su sexta gran extinción
Cuando los científicos deciden echar cuentas de lo que supone la actividad humana para la salud del planeta, los resultados nunca son buenos. Cambio climático, montañas de desechos por doquier, sistemática destrucción de ecosistemas, una abrumadora explotacion de recursos… La lista es tan larga como la historia de la humanidad, pero siempre hay algún aspecto que queda por matizar y, en este caso, más que un matiz es un pronóstico apocalíptico que anuncia la sexta gran extinción.

Según publicó esta semana la revista Science, la biodiversidad está al borde del colapso por lo que el mundo se encontraría a punto de una nueva extinción masiva, pues desde que el ser humano existe, las especies desaparecen de la Tierra cada vez más rápido.

La Tierra está al borde de su sexta gran extinción

Ecuador da luz verde a la extracción de petróleo en la reserva de Yasuní
Todo está listo para poner negro sobre verde o, lo que es lo mismo, para que Petroamazonas inicie sus actividades para la explotación de la reserva natural Yasuní, declarada en 1989 parte de la Reserva Mundial de la Biosfera por la ONU.

Irónicamente, la licencia para la extracción de crudo se ha firmado esta semana, coincidiendo el Día Internacional de la Biodiversidad Biológica y un día después de que la agrupación Amazonía Vive consiguiera anular la consulta popular que iba a decidir su explotación.

Ecuador da luz verde a la extracción de petróleo en la reserva de Yasuní

Fracking
El fracking provoca terremotos y hasta se traga bosques enteros, produce aguas tóxicas y un sinfín de desastres ambientales. Puede ocurrir en Estados Unidos y allí donde esté permitida esta técnica de la fractura hidráulica para la extracción de hidrocarburos como, sin ir más lejos aquí, en España.

Lamentablemente, el actual momento es propicio para este peligro ambiental, tras la reciente modificación de la ley de hidrocarburos para conceder numerosos permisos de investigación en todo el estado, restando así poder de control a las autonomías afectadas. O, lo que es lo mismo, se prima el interés de las empresas explotadoras.

20 partidos políticos se comprometen a prohibir el fracking

Naoto Matsumura, el protector de los animales en Fukushima
Naoto tiene un corazón enorme, generoso y solidario como pocos, bien lo saben muchos de los animales que quedaron abandonados a su negra suerte en la zona siniestrada de Fukushima. Sólo él les ha tendido su mano, demostrado un amor incondicional, ofreciéndoles una ayuda que no conoce obstáculos ni pone excusas.

Naoto Matsumura es un granjero peculiar, no sólo porque tiene un sentido muy poco utilitario de los animales, sino también por negarse a abandonar a sus animales tras el accidente nuclear provocado por el tsunami que destruyó parte de la costa noreste de Japón en 2011.

Naoto Matsumura, el protector de los animales en Fukushima