Oslo, una ciudad sin carbono y sin coches para 2030
Oslo, la capital noruega, podría ser prácticamente neutra en carbono en 2030. Su gobierno municipal, desde 2015 en manos de la izquierda y los verdes, se ha fijado el objetivo de reducir en un 95 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde los años noventa se está llevando a cabo una política ambiental que persigue esta meta. Si en 1990 el objetivo era reducirlos en un 50 por ciento en 2020, la siguiente meta es precisamente ésta.

Oslo es una ciudad populosa. No del tamaño de las grandes capitales europeas, como París o Madrid, pero está en constante crecimiento. Hoy, el fenómeno de la urbanización se manifiesta con intensidad en ciudades de todo tipo, y Oslo camina hacia el millón de habitantes.

Su rápido crecimiento no es la razón más importante por la que sus políticos quieren que la ciudad sea una urbe más limpia para mejorar su habitabilidad. “Si el capital de uno de los países más ricos del mundo no es capaz de actuar con rapidez, por lo que va a encontrarse con problemas muy serios “, explica uno de los responsables de política ambiental del consistorio, el ecologista Daniel Rees.

Oslo, una ciudad sin carbono y sin coches para 2030
Un objetivo ambiental que, sobre todo, obedece a la necesidad de reacción que impone el avance del cambio climático. “Si queremos que el acuerdo sobre el clima en París para convertirse en una realidad, no hay otra opción”, apunta Rees.

Energía verde y fomento del transporte público

Sus centrales hidroeléctricas son claves para lograrlo, puesto que Oslo quiere producir toda su energía a través de ellas, así como la calefacción, que también serán verdes gracias a sus plantas alimentadas por la quema de biocombustibles y bombas de calor.

Seguir leyendo

Wildpoldsried, el pueblo de la energía renovable
Wildpolsried, un pueblo de la región alemana de Baviera, se ha convertido en un referente mundial de las energías renovables. ¿Su maravilla? Ha sabido aplicar una simple idea básica: la transición energética es un objetivo prioritario, debe implicar a todo el pueblo, y también beneficiar a sus habitantes.

La doble apuesta de buscar ese paso a las energías verdes logrando una gran implicación de sus habitantes y, por lo tanto, fomentando la economía local caracteriza a este pequeño gran milagro verde que ha convertido la energía alternativa en una fuente de riqueza para el municipio.

En otras palabras, los inversores externos no han sido los impulsores de esta iniciativa, que empezó a cobrar fuerza con el inicio de siglo, coincidiendo con la edad dorada de las energías verdes en el país, al margen de que ahora Alemania se encuentre en la punta de lanza de los países que más se mueven hacia la tan necesaria sociedad baja en carbono.

Un primer impulso

Antes de la importante reducción de los subsidios que se disfrutaron en el país germano en los años noventa, Wildpolsried supo aprovechar las ayudas de forma que ahora, cuando éstos están recortándose, su camino andado los convierte en imparables.

Wildpoldsried, el pueblo de la energía renovable
A su vez, los productores locales de energía solar y eólica han disfrutado de precios fijos y acceso prioritario a la red, por lo que se trata de inversiones con apenas riesgo. Un escenario idóneo para ir a por todas, tal como hizo este municipio bávaro, un modelo que no deja de suscitar la curiosidad de los expertos, políticos, funcionarios y diplomáticos. Cada año centenares de visitantes acuden a interesarse por Wildpolsried, el pueblo de las energías limpias.

Quintuplican la energía que necesitan

¿Y, qué se encuentran al llegar? Una población de alrededor de 2.600 residentes, situada al pie de los Alpes bávaros, donde se las han ingeniado para producir cinco veces más electricidad de la que consumen.
Seguir leyendo

ITER: ¿la energía verde del futuro?
El programa ITER (Reactor Termonuclear Experimental Internacional) tiene un claro objetivo: generar energía limpia e ilimitada reproduciendo la reacción de fusión que se produce en el corazón del sol. Por lo pronto, esta instalación nuclear experimental está avanzando, pero el precio es quizá demasiado elevado.

Tras su nacimiento en los años ochenta, una iniciativa de los gobiernos estadounidense y ruso, actualmente sus precios desorbitados los asumen también los gobiernos de China, Japón, Corea del Sur e India (9 por ciento cada uno), además de la Unión Europea y sus socios, aportando el 45 por ciento del enorme presupuesto del proyecto.

Se trata, en efecto, de un proyecto de gran complejidad que plantea grandes desafíos a nivel de fondos, pues el presupuesto no deja de aumentar, y también tecnológicos. La posibilidad real de que llegue a buen término es todavía una incógnita.

La tecnología necesaria para sacar adelante el proyecto puede acabar retrasándolo sine die. Tal y como publicó recientemente el New York Times, los inconvenientes técnicos vienen de la necesidad de construir una infraestructura gigantesca que para funcionar adecuadamente necesita contar con una precisión extrema.

ITER: ¿la energía verde del futuro?
Aun yendo todo según lo previsto, los plazos son larguísimos. Como primer gran hito, sería una buenísima noticia que el reactor fuese capaz de llevar a cabo la reacción de fusión durante unos pocos minutos en 2035.

Es decir, se obtendrían los primeros resultados concretos tras 50 años desde el nacimiento de la iniciativa, después de gastar miles de millones. Pero no solo eso, porque además si pasados los años, los lustros y décadas no funciona o no lo hace como se espera, todo habrá sido en vano. Porque, sencillamente, no hay alternativa.

No, al menos, a día de hoy, además de que cualquier pequeño error puede suponer un fracaso difícil de remontar. Así las cosas, que el proyecto sea tan a largo plazo y con tan pocos resultados palpables está haciendo temer por su continuidad.
Seguir leyendo

5 inventos y avances que podrían revolucionar las renovables
La necesidad de innovar en tecnologías renovables para perfeccionar lo existente o aportar nuevas soluciones es esencial de cara a lograr una mejor respuesta en la lucha global contra el cambio climático.

Igualmente, mejorar las opciones energéticas verdes es apostar por un medio ambiente más verde, lo cual a su vez significa ganar en calidad de vida en un sinfín de aspectos sociales y personales.

Actualmente vivimos un periodo de luces y de sombras. Por un lado, las emisiones de gases de efecto invernadero son tremendas, si bien la lucha contra el cambio climático ha adquirido una dimensión global. Por otra parte, seguimos dependiendo de los combustibles fósiles, aunque la transición hacia un mundo bajo en carbono se ha puesto en marcha.

O, cómo no, se hace necesario apuntar aquí el negacionismo de Donald Trump y el riesgo que ello implica a la hora de frenar el calentamiento global mientras, por otro lado, los científicos están avanzando más que nunca en su comprensión del cambio climático y encuentran un predicamento que antaño era inimaginable.

En este turbulento panorama, el papel de las energías renovables es clave para inclinar la balanza del lado de lo ecológico. Pero para constituir una alternativa viable que además ayude a combatir el cambio climático a tiempo se hace necesario avanzar rápidamente hacia una eficiencia energética que permita plantar cara a las opciones tradicionales.

5 inventos y avances que podrían revolucionar las renovables
Bill Gates, el hombre más rico del mundo, es también uno de los mayores líderes de opinión pública, y en este aspecto lo tiene claro. A su juicio, el hecho de que las energías renovables avancen de un modo asombroso no significa que sea suficiente. Muy al contrario, cree que se necesita más innovación en energía limpia.

“El planeta necesita energía confiable, barata y limpia, y lograrlo solo es posible con innovaciones profundas”, explica el fundador de Microsoft. De hecho, Gates predica con el ejemplo, pues recordemos su promesa en la cumbre climática parisina (COP21), junto con un grupo de inversores también multimillonarios, de invertir más de mil millones de dólares en un fondo para tal fin.

Además de estos impulsos que no dejan de ser promesas, hay un sinfín de propuestas que van en este sentido, muchas de ellas simples inventos todavía, apoyadas por mecenas como éstos o subvenciones institucionales, así como llevados a cabo en laboratorios universitarios o empresariales.

Otras, porque también los hay, son auténticos negocios que están generando riqueza y quién sabe, quizá algunos de ellos revolucionen el futuro de las energías renovables y, con ello, salven el de la humanidad o, al menos, ayuden a hacerlo.

1. Generadores y aviones eléctricos ligeros y potentes

Con el fin de abaratar el coste de los materiales superconductores, aquellos que conducen corriente eléctrica sin resistencia ni perder energía, el nuevo invento del consorcio Eurotapes propone un material novedoso que podría ofrecer la tan ansiada eficiencia a nivel de costes y efectividad en la transmisión.
Seguir leyendo

Las renovables, competitivas frente a las energías fósiles
Las renovables van ganando terreno en el mercado energético, y lo hacen a pasos agigantados. Son varios los estudios publicados recientemente sobre este avance imparable, en los que se destaca tanto el progresivo descenso de sus costos, especialmente en la solar, así como el actual contexto favorable a una transición urgente hacia una sociedad baja en carbono.

El simple hecho de que el informe de Lloyd’s Register más reciente se haya centrado en las energías verdes, dejando en un segundo plano temas relacionados con las energías fósiles, que hasta ahora estaban llamando su atención, es una señal muy elocuente.

En efecto, el monográfico de esta famosa consultora dedicada a las renovables llega en un momento caliente, en el que todo son interrogantes y grandes esperanzas en un contexto que aporta también grandes certidumbres.

Un cambio de tal envergadura, el que supondría la sustitución de los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas) por las energías ecológicas solo puede definirse como revolucionario. Aunque se trate de una sustitución progresiva, tanto se da, en realidad, habida cuenta de la hegemonía secular y nefasta omnipresencia de las energías fósiles.

El futuro prometedor de la energía solar

La conclusión del nuevo informe de Lloyd’s Register (goo.gl/3V0ziC), publicado este mes de febrero subraya precisamente esto, una progresiva sustitución de los combustibles fósiles por unas renovables que no cesan de cobrar importancia a nivel global.

Las renovables, competitivas frente a las energías fósiles
Apostar por las energías ecológicas, ya sea invirtiendo o haciendo leyes y políticas que las impulsen, ha dejado de ser apostar por el caballo perdedor. Y es que las tecnologías que trabajan con fuentes renovables, siempre según la misma fuente, han dado un salto cualitativo que las convierte en competitivas.

Energía solar e innovación son conceptos clave. Por un lado, el estudio destaca la importancia de la tecnología fotovoltaica como punta de lanza del sector a nivel de competitividad. De hecho, de entre todas las energías verdes, la solar fotovoltaica es la que más ha logrado y también de la que más se espera. Una energía prometedora de cara a un futuro cercano, de la que se espera un mayor impacto, junto con los avances que se estan produciendo en el almacenamiento.

Así pues, las energía verdes más populares, como son la solar y eólica precisan de un buen respaldo en este sentido, puesto que su generación es irregular, y el almacenamiento se hace imprescindible. Un sector, por otro lado, en el que se ha avanzado mucho, si bien todavía queda mucho camino por recorrer.

La necesidad de innovar

Sin olvidar, por otra parte, la gran relevancia que tiene la innovación para el avance de las energías verdes, concluye el informe. Otros aspectos, sin embargo, se consideran un blanco en la diana, como es la gran aceptación que tiene la energía fotovoltaica.
Seguir leyendo

El coche eléctrico y las renovables, una seria amenaza para las petroleras
Las petroleras y los productores de carbón y gas, es decir, el sector de las energías fósiles podría sufrir de forma desigual, pero en conjunto importante, la caída de precios de los coches eléctricos y de las energías renovables.

En concreto, el impulso que están experimentando las ventas de los coches eléctricos y la continua bajada de costes de los paneles solares. De acuerdo con un reciente informe, se trata de un riesgo hasta ahora subestimado, que debería tenerse en cuenta.

Publicado esta semana por los gabinetes londinenses Carbon Tracker y Grantham Institute, el trabajo concluye que esta caída de los precios podrían frenar la demanda de petróleo en apenas unos años.

El coche eléctrico y las renovables, una seria amenaza para las petroleras
De seguir como hasta ahora ambos mercados, el resultado no sería otro que la detención del crecimiento mundial de la demanda de petróleo y carbón partir de 2020, concluye.

En una hipotética situación, que el informe ve probable dentro de una década, los combustibles fósiles perderían el 10 por ciento de la cuota de mercado en favor de las renovables. Un descenso suficiente para causar el colapso de la industria de la minería del carbón en los Estados Unidos, apuntan, y en otros países cabría esperar también una debacle.

El informe señala que el costo de la energía solar ha caído un 85 por ciento en los últimos siete años, y de continuar reduciendo costes el trabajo concluye que los paneles solares podrían suministrar alrededor de una cuarta parte de la generación de energía mundial en 2040 y cerca del 30 por ciento para el 2050.

El coche eléctrico y las renovables, una seria amenaza para las petroleras
Junto a estas cifras se pronostica que ello supondría la eliminación completa del carbón y solo un uno por ciento de cuota para el gas natural.

Un futuro prometedor

¿Pero, cómo es ese escenario tan prometedor? Como hemos visto, no solo se tiene en cuenta el estado actual de la cuestión, sino los pronósticos. En este mismo sentido, recordemos aquí el estudio comparativo realizado por la Organización Europea de Consumidores (BEUC) entre los vehículos eléctricos y los coches tradicionales, de gasolina y diésel.
Seguir leyendo

Conoce la planta termosolar que será la más grande del mundo
Cuando está a punto de cumplir su primer año desde que fuera inaugurada en febrero de 2016, la planta solar termodinámica diseñada para convertirse en la más grande del mundo sigue siendo un proyecto de referencia que no cesa de mencionarse como ejemplo de apuesta decidida por las fuentes de energías renovables.

¿Pero, cómo es, cuáles son sus características? Detrás del impactante titular que la cataloga como la mayor planta termosolar que existe encontramos datos interesantes que permiten conocerla mucho más y mejor. En este post vamos a dar un breve repaso a las principales rasgos: su potencia y distintas características de la tecnología implementada, los planes de futuro, el dinero que ha sido necesario invertir o, por ejemplo, las peculiaridades de su ubicación.

¿Dónde está el complejo Noor?

Ouarzazat, una ciudad situada al sudeste de Marruecos también llamada “La puerta del desierto”, es la capital de la provincia del mismo nombre, perteneciente a su vez a la región de Sus-Masa-Draa. Se encuentra cerca de los Montes Atlas y el valle del río Draa y una urbe cuya estampa es una auténtica postal.

De hecho, es un lugar turístico, además de ser la sede de los estudios cinematográficos más importantes de Marruecos. Sin embargo, contar con esta mega planta termosolar es lo que realmente la ha situado en el mapa a nivel internacional.


En efecto, el hecho de que esta gigantesca planta se ubique en Ouarzazate y se haya bautizado como Noor I hace de ambos términos un binomio inseparable cuando se habla de los más importantes proyectos energéticos de energía solar del mundo.

Inauguración y características

Fue en septiembre de 2012 cuando las empresas españolas Acciona, TSK, Aries y Sener resultaron adjudicatarias de su construcción, con el objetivo de producir 160 megavatios. El monto de la licitación, es decir, el dinero que se pagó tras la adjudicación ascendió a 700 millones de euros.

Pero se tuvo que esperar hasta 2016 para la inauguración oficial del del mayor complejo termosolar del mundo. Su construcción fue posible gracias a inversiones europeas de distinto tipo, cubriendo un total de más de 2.105 millones de euros.

Conoce la planta termosolar que será la más grande del mundo
Su objetivo es llegar a conformar un complejo cuyo fin es proporcionar una capacidad de 500 megavatios, momento en el que realmente habrá llegado al objetivo que la hace merecedora de tal título. La primera fase del complejo, denominada Noor I, ocupa 480 hectáreas y, como hemos dicho, tiene una capacidad de 160 megavatios.

Una productividad que, en términos prácticos, significa poder suministrar energía a unos 135.000 hogares de tamaño y necesidades promedio. Solo cuando finalicen las cuatro fases de la megaplanta contará con 580 megavatios de potencia y sextuplicará su espacio, ya que ocupará más de 3.000 hectáreas.

Planes de futuro

Así pues Noor I es una primera instalación de otras más que se esperan construir en los próximos años. Se prevé, en concreto, que la misma tenga continuación con las centrales Noor II y III, así como una cuarta fase.

Conoce la planta termosolar que será la más grande del mundo
La construcción de la segunda y tercera fases, ya en marcha, se le adjudicó un consorcio formado por el grupo saudí ACWA Power y la española Sener por un total de 1.800 millones. Por su parte, la cuarta fase aún está pendiente de adjudicación.

Con respecto a la cuarta fase, cabe apuntar que se prevé una capacidad de entre 50 y 70 megavatios, es decir, una capacidad menor que las anteriores fases, con la particularidad de que, a diferencia de éstas, no utilizará la tecnología solar de concentración.
Seguir leyendo

Energía verde a partir de desechos nucleares
Utilizar los residuos nucleares para fines ecológicos, a priori, al menos, siempre es todo un acierto. Aunque resulta obvio que en este campo el gesto realmente ecológico es el apagón nuclear, no por ello hay que descartar nuevas tecnologías que consiguen dar salida a este tipo de desechos.

El desarrollo de una novedosa tecnología que utiliza los residuos nucleares para generar electricidad mediante una batería es noticia esta semana. Lo han hecho posible e físicos y químicos de la Universidad de Bristol, en Reino Unido.

Básicamente, se ha creado un diamante artificial que, cuando se coloca en un campo radioactivo, encapsula este tipo de materiales y genera una pequeña corriente eléctrica. Es decir, el diamante artificial puede producir una carga cuando está cerca de una fuente radiactiva.

O, lo que es lo mismo: cuando está próxima a este tipo de desechos genera electricidad limpia. “Al encapsular materiales radiactivos dentro de diamantes, transformamos el problema a largo plazo de los desechos nucleares en una batería nuclear y un suministro a largo plazo de energía limpia”, apunta Tom Scott, miembro del Instituto Cabot y profesor de Materiales en la Universidad de Bristol.

Energía verde a partir de desechos nucleares
Al margen de más detalles, lo cierto es que las tecnologías de generación de electricidad ahora suman una más a la lista, y además lleva la etiqueta verde, pues permite reciclar un material tremendamente tóxico, no se generan emisiones y tampoco necesita mantenimiento.

Tan solo se produce la generación de electricidad de forma directa a partir de un diamante producido en un laboratorio que establece un “diálogo eléctrico” con residuos radioactivos, dicho en clave de humor. Ya en serio, se ha creado un prototipo de “batería de diamante” que utiliza como fuente de radiación el níquel-63, con resultados en eficiencia no todo lo positivos que sería deseable.
Seguir leyendo