Energía verde a partir de desechos nucleares
Utilizar los residuos nucleares para fines ecológicos, a priori, al menos, siempre es todo un acierto. Aunque resulta obvio que en este campo el gesto realmente ecológico es el apagón nuclear, no por ello hay que descartar nuevas tecnologías que consiguen dar salida a este tipo de desechos.

El desarrollo de una novedosa tecnología que utiliza los residuos nucleares para generar electricidad mediante una batería es noticia esta semana. Lo han hecho posible e físicos y químicos de la Universidad de Bristol, en Reino Unido.

Básicamente, se ha creado un diamante artificial que, cuando se coloca en un campo radioactivo, encapsula este tipo de materiales y genera una pequeña corriente eléctrica. Es decir, el diamante artificial puede producir una carga cuando está cerca de una fuente radiactiva.

O, lo que es lo mismo: cuando está próxima a este tipo de desechos genera electricidad limpia. “Al encapsular materiales radiactivos dentro de diamantes, transformamos el problema a largo plazo de los desechos nucleares en una batería nuclear y un suministro a largo plazo de energía limpia”, apunta Tom Scott, miembro del Instituto Cabot y profesor de Materiales en la Universidad de Bristol.

Energía verde a partir de desechos nucleares
Al margen de más detalles, lo cierto es que las tecnologías de generación de electricidad ahora suman una más a la lista, y además lleva la etiqueta verde, pues permite reciclar un material tremendamente tóxico, no se generan emisiones y tampoco necesita mantenimiento.

Tan solo se produce la generación de electricidad de forma directa a partir de un diamante producido en un laboratorio que establece un “diálogo eléctrico” con residuos radioactivos, dicho en clave de humor. Ya en serio, se ha creado un prototipo de “batería de diamante” que utiliza como fuente de radiación el níquel-63, con resultados en eficiencia no todo lo positivos que sería deseable.
Seguir leyendo

10 increíbles iniciativas verdes que utilizan excrementos
Diez proyectos distintos, pero todos ellos con mucho en común. Por un lado, son iniciativas verdes, que buscan cuidar el planeta de un modo u otro, ya sea reduciendo emisiones de gases de efecto invernadero o, por ejemplo, desechos gracias al aprovechamiento de las heces o la orina.

Originales y las más de las veces sorprendentes, aunque algunos de ellos no puedan ser en modo alguno ideales para los amantes de los animales. Aún así, no puede negarse que constituyen un paso adelante en cuestiones ambientales, ya sea en cuanto a reciclaje, reutilización, generación de energía y/o alternativa a otros productos de composición química.

10 increíbles iniciativas verdes que utilizan excrementos
No solo se trata del invento o de su aplicación, todo un logro, sin duda, sino de conseguir una aplicación más generalizada. El desafío, por lo tanto, sigue siendo el de siempre: su popularización. Y, sea como fuere, no cabe duda de que son un ejemplo de lo mucho que se está avanzado en estas cuestiones:

1. Estiércol de vaca convertido en biogás

El estiércol de vaca puede convertirse en energía, concretamente en biogás. Un ejemplo de ello es el proyecto que se está llevando a cabo con granjeros holandeses a iniciativa del gobierno con el fin de convertir este sistema en una importante fuente de energía para el país.

El problema de las emisiones de metano que procede de las vacas lecheras es importante y el objetivo es frenarlo a través de un programa del Ministerio de Economía mediante digestores anaeróbicos subvencionados que convierten el estiércol en biogás con la ayuda de bacterias. Una energía que pueden utilizar y también vender.

2. Electricidad con la caca de vaca

La captura del metano y su conversión en electricidad es el objetivo del proyecto de una empresa láctea de China, que lo logra de forma sobresaliente. En concreto, consiguen generar la cantidad de electricidad suficiente como para cubrir las necesidades energéticas de 3.500 hogares estadounidenses o, si se quiere, de aún muchos más hogares chinos, donde el gasto energético es menor.

10 increíbles iniciativas verdes que utilizan excrementos
Se trata del sistema del mundo más productivo a la hora de transformar electricidad a partir de las bostas de 60.000 vacas. Además de ahorrar electricidad se evitan emisiones, al tiempo que se consigue reducir residuos, malos olores y mejorar el valor del estiércol frente al original.
Seguir leyendo

Una niña crea energía limpia con un invento que cuesta 5 dólares
Cuando lo pequeño se convierte en grande deja de serlo, obviamente. Justamente, es lo que ha ocurrido en este caso, si bien al hacerlo no ha perdido ni un ápice de su encanto ni tampoco de su minimalismo. Aunque el objetivo del invento es lograr grandes cosas, lo interesante aquí es quién lo consigue y su objetivo.

En lo que respecta a su creador, una estudiante estadounidense de 13 años que vive en Ohio, ha demostrado ser un joven talento, puesto que su logro es tremendo por sus características, su potencial y su objetivo solidario.

En efecto, el ingenio tiene grandes posibilidades de convertirse en una ayuda clave para poblaciones marginadas, que carecen de energía para cubrir sus necesidades básicas diarias. Se trata, en suma, de un invento verde con alas, que podría echar a volar muy pronto y cumplir el objetivo para el que fue creado por apenas 5 dólares. Sin duda, un invento humanitario y al tiempo ecológico que acaba de recibir el prestigioso galardón “Top Young Scientist”.

Una niña crea energía limpia con un invento que cuesta 5 dólares
El hada madrina que lo ha hecho posible es más bien una heroína de nuestros tiempos. Su nombre Maanasa Mendu, un estudiante de la William Mason High School, ubicada en Manson, ha sido elegida la mejor joven científica americana gracias a un dispositivo que puede producir energía limpia a un bajo coste.

Energía limpia al alcance de todos

El invento de Mendu solo precisa invertir 5 dólares para su fabricación. En concreto, su dispositivo tiene un mecanismo similar al que utilizan las plantas. De este modo, creó una serie de “hojas” capaces de captar la energía a partir de la lluvia, el viento y la luz solar.

Una niña crea energía limpia con un invento que cuesta 5 dólares
A unos paneles solares sumó un material piezoeléctrico para que las vibraciones se convirtieran, finalmente, en energía utilizable. De este modo, sus hojas solares pueden generar energía limpia para satisfacer en parte las necesidades diarias de una familia, simplemente con una instalación rudimentaria.
Seguir leyendo

5 curiosas maneras de crear energía ecológica
Cuando se trata de imaginar, los inventos ecológicos suelen llevarse la palma. No siempre, lógicamente, pero cuando lo hacen llaman poderosamente la atención. Además, tienen el plus de ser una apuesta con un mucho de utopía y otro tanto de realidad.

Y es que, bien pensado, por una parte tienen ese algo mágico que encandila o simplemente nos deja estupefactos. Sea como fuere, de un modo u otro impactan a nivel mediático. La viralidad está asegurada con inventos que parecen sacados de la chistera de un mago, al tiempo que buscan resolver de forma sostenible una necesidad tan básica y cotidiana como la generación de electricidad.

Árboles artificiales que producen energía, baldosas que lo hacen cuando se caminan sobre ellas, ideas tan raras como atrayentes que buscan ese difícil equilibrio entre el respeto ambiental y eficiencia. ¿Cómo no iban a sorprender inventos como éstos? Lo raro sería lo contrario.

En este post te contamos un poquito más sobre éstas y otras locas ideas que, por qué no, con el tiempo podrían resultar revolucionarias. Bien perfeccionándose o encontrando su momento para empezar a prosperar, todas ellas son propuestas que, aunque no lo parezca, van muy en serio.

1. Pequeños bosques de arboles iluminados

No es tan difícil imaginar que en un futuro los árboles artificiales llenen nuestras calles para producir energía al tiempo que sirvan por las noches para solucionar el problema de la iluminación urbana.

Los primeros pasos ya los han dado desde distintos centros de investigación, como el Massachusetts Institute of Technology (MIT) o la Universidad Estatal de Ohio. En concreto, han sido estos últimos los que han publicado en el Journal of Sound and Vibration (volumen 363) su curioso proyecto, basado en la captura de la energía cinética que se pierde en las ciudades.

Unos dispositivos con forma de árboles absorben parte de esas vibraciones procedentes de edificios o del tráfico rodado, por ejemplo, para capturarlo a través de un material electromecánico denominado polifluoruro de vinilideno. Es así como las estructuras con forma de árbol pueden producir una débil cantidad de electricidad, pero suficiente como para iluminar las calles. Su invento es interesante, según sus creadores, para ubicar allí donde las instalaciones solares o eólicas no sean posibles.

5 curiosas maneras de crear energía ecológica

2. Baldosas que generan electricidad

Una empresa llamada Veranu, ubicada en Cerdeña, Italia, ha creado una baldosa que pide a gritos que la pisen. Su razón de ser es precisamente esa, traducir las pisadas en electricidad.

Su punto fuerte es la flexibilidad y delgadez, además de estar fabricado con material reciclable gracias a una materia prima sostenible basada en plásticos renovables.

Eso sí, se necesita una buena afluencia para poder obtener una cantidad de energía que realmente valga la pena. Por esta razón, desde Veranu no dejan de dar ideas, apuntando lo interesante que sería poder instalar su Smart Energy Floor en lugares como el Centro Rockefeller de Nueva York o, por ejemplo, la pirámide del Louvre, en París.
Seguir leyendo

California tendrá el parque eólico flotante más grande del mundoSi todo sale según lo previsto, California contará con el parque eólico flotante más grande del mundo. Se abrirá en 2021 y empezará a producir energía en 2025.

Producirá 765 megavatios de energía superando la lograda por el London Array en su primera fase, el mayor parque eólico marino. Para que nos hagamos una idea, éste cuenta con 175 aerogeneradores con capacidad para abastecer a alrededor de medio millón de hogares, si bien el paso de gigante que supone el proyecto californiano va más allá de su rendimiento. Su interés, sobre todo, se centra en el uso de plataformas flotantes.

Se trata de una solución innovadora que hasta ahora se utilizaba con timidez, prácticamente en proyectos de prueba. Ahora, sin embargo, se va a por todas con ella. Pese a las incertidumbres que suscita, su punto fuerte bien merece la pena. Básicamente, permiten acceder a los vientos costeros más fuertes, idóneos para sacar más partido de las turbinas.

California tendrá el parque eólico flotante más grande del mundo
De este modo, las turbinas flotantes facilitan ubicar granjas eólicas marinas en puntos estratégicos, más alejados de la costa. Gracias a su flotación es posible prescindir de los pilotes de hormigón o acero que en los sistemas tradicionales los anclan al suelo.
Seguir leyendo

La energía verde como modelo de crecimiento
La crisis medioambiental, las fluctuaciones en los precios del petróleo y la mayor concienciación sobre la importancia del reciclaje son algunas de las claves por la que se debe fomentar un nuevo modelo de crecimiento, no solamente económico, también social y en las ciudades. De hecho, en la pasada cumbre del clima de París se destacó las políticas verdes de algunos pequeños países que están apostando claramente por las energías limpias y renovables.

Lo más destacado es que muchos de estos países son latinoamericanos. Es el caso de Uruguay, Paraguay o Costa Rica. Claros ejemplos de que un mundo verde es posible. Mientras las grandes potencias mundiales tratan de negociar leyes que faciliten el traspaso de los combustibles fósiles a una energía verde, numerosas naciones lograron esa transición con buenas prácticas.

Por ejemplo, Costa Rica consiguió en 2015 pasar casi 100 días consecutivos sin utilizar energía fósil para producir electricidad, gracias a una combinación genial de 78% de energía hidráulica, 12% de geotérmica y 10% de eólica. El objetivo es alcanzar el 100% de energía verde para 2021. Paraguay, por su parte, consigue el 90 por ciento de su energía de la central hidroeléctrica de Itaipú. Seguir leyendo

Uranio extraído del mar, fuente de energía durante miles de años
Sabemos que el mar es fuente de vida, y también de energía renovable. Como fuente de vida, obtenemos de ella recursos naturales de un modo abusivo, las más de las veces, al tiempo que contaminamos sus aguas y ponemos contra las cuerdas a buena parte de su flora y fauna.

Como vamos a ver en este post, su potencial como fuente de energía va más allá de la energía marina tradicional, basada en las subidas y bajadas del nivel del mar o mareas, la acción del viento sobre las olas, las corrientes marinas, o la diferencia entre las temperaturas de las aguas superficiales y profundas o salinidad, conocida como gradiente térmico y salino, respectivamente.

El gran potencial de la energía marina

Sobre todo, se tienen mayores expectativas en las dos primeras (maremotriz, la energía obtenida de las mareas y undimotriz o de las olas), así como en las tecnologías diseñadas para sacarles partido. Son formas de obtención de energía que puede considerarse renovable, pero siempre ecológica, habida cuenta del coste ambiental que supone la instalación y funcionamiento de los diferentes dispositivos creados para su explotación.

Uranio extraído del mar, fuente de energía durante miles de años
Sus posibilidades son enormes, no cabe duda. De hecho, estamos hablando de un tipo de energía limpia con un potencial mucho mayor que el que nos proporciona cualquier otro tipo de energía verde, y la razón es sencilla: los billones de litros de agua marina que alberga el planeta están siempre en movimiento, y la densidad de energía (así se mide su capacidad energética) que puede obtenerse siempre será mucho mayor que la que nos proporcionan otras alternativas.
Seguir leyendo

La importancia de la sostenibilidad energética
El mundo no se detiene. Los cambios van a ser una constante en los próximos años y es que todo avanza cada vez más deprisa. Por ejemplo, cada vez más poblaciones se desplazan del mundo rural a las grandes ciudades y las necesidades de las urbes, y por lo tanto de sus ciudadanos, se vuelven cada vez más exigentes. No solamente aumenta el número de viviendas, comercios, edificios, oficinas y centros comerciales, sino que también aumentan las exigencias de confort y equipamiento de los mismos. Y eso se traduce inevitablemente en un mayor consumo de energía. Seguir leyendo