La dramática dependencia española del carbón
Si China o India son países que suelen copar titulares por su gran dependencia del carbón para genera electricidad, en realidad no son sino un exponente del modelo actual de energía, basado en los hidrocarburos. ¿Pero, y España, en qué situación se encuentra dentro de esta materia?

Greenpeace nos pone al corriente de ello y, como es fácil adivinar, la inquietud o, si se quiere, la desesperación de la ONG no obedece precisamente a una situación tendente a la reducción de la dependencia del mismo. Muy al contrario, España es uno de los principales importadores de este combustible, con el que se alimentan las centrales térmicas, tremendamente dañinas para la salud ambiental.

En efecto, el país de la piel de toro hace un uso y abuso del carbón que resulta chocante, tratándose como se trata del “pais del sol”, tal y como lo define la organización ambiental. En concreto, las centrales térmicas españolas queman millones de toneladas para este uso.

La dramática dependencia española del carbón
La producción de electricidad utilizando carbón, para hacernos una idea, supuso el pasado mes de octubre el 20 por ciento de la producción total en el país. Es decir, la friolera de una quinta parte de lo generado.

La urgente transición

Estas cifras resultan dramáticas, sobre todo, dentro del marco de transición a una sociedad baja en carbono que está intentando impulsarse en el contexto del Pacto climático de París, al que se llegó en la cumbre parisina (COP21), y ya en vigor. Precisamente, la recién celebrada COP22 de Marruecos ha contado con la presencia del lobby del sector, con el fin de intentar desviar la atención de cual es el verdadero problema afirmando que el problema son las emisiones, no el carbón en sí.
Seguir leyendo

Arroz dorado: ¿La panacea o un riesgo para la salud y el medio ambiente?
Es un arroz del color del oro, y promete salvar vidas, pero ha salido de un laboratorio. El hecho de ser modificado genéticamente ha levantado un revuelto que más bien podría definirse como una guerra abierta entre los partidarios de la transgenia y aquellos que la rechazan de plano por atentar contra la salud y el medio ambiente.

Mientras Greenpeace nos advierte que no es oro todo lo que reluce, en clara alusión al color dorado del arroz y, sobre todo, a los beneficios atribuidos al mismo, la flor y la nata de la ciencia define su rechazo duramente, acusando a la organización ecologista de cometer un “crimen contra la humanidad”. Tengan razón unos, otros, ambos o ninguno, lo cierto es que la polémica está servida.

Una guerra que viene de lejos

El rechazo de la transgenia por parte de las organizaciones ecologistas y por buena parte de la población se remonta a los primeros cultivos transgénicos, y desde entonces, décadas atrás, la situación no ha hecho sino recrudecerse.

No podía ser de otro modo, habida cuenta de los problemas de seguridad alimentaria que plantean factores de tanto peso como la superpoblación y los eventos extremos ocasionados por el cambio climático. Además, no cabe duda de que la apuesta por una agricultura intensiva, en las antípodas de la ecológica, precisa multiplicar beneficios a costa de cualquier cosa, haciendo un uso y abuso de semillas transgénicas, pesticidas y fertilizantes químicos.

Arroz dorado: ¿La panacea o un riesgo para la salud y el medio ambiente?
¿Cuál es la mejor apuesta, la economía global o local? ¿Y, dentro de ésta, es preferible fomentar los cultivos ecológicos o proporcionar semillas transgénicas para asegurar las cosechas?

Como siempre, todo depende de las circunstancias, así como de las premisas de las que partamos. Mientras el activismo verde no duda en afirmar que la economía local basada en la agricultura orgánica es el modelo al que hay que tender, otras voces sostienen que los cultivos transgénicos pueden paliar el hambre en el mundo ayudando a mejorar las cosechas en cantidad y resistencia frente a riesgos climáticos.

Los argumentos de Greenpeace

Dentro de este contexto han de entenderse las polémicas suscitadas en torno al arroz transgénico dorado. Llamado en inglés Golden Rice, Greenpeace puede considerarse la punta de lanza de la oposición contra lo que llama “una peligrosa ilusión”.
Seguir leyendo

Desde ahora y gracias a Greenpeace, nos será posible denunciar las agresiones al medio ambiente a través de la red. En colaboración con el proyecto Fotodenuncia, este nuevo espacio ambiental creado permite a cualquier ciudadano ponerse en contacto para denunciar estos actos malignos. Ya sea con un móvil o con una cámara, cualquiera podrá fotografiar o grabar situaciones poco agradables como la contaminación de mares y ríos, los incendios provocados o los vertidos y luego publicarlo en la web.

Denunciar las agresiones al medio ambiente a través de Internet

Actualización: Greenpeace ya no permite enviar fotos para denunciar agresiones al medio ambiente. Pero desde Ecología Verde queremos tomar ese testigo, por ello hemos creado una nueva sección en la que podrás enviar una fotografía de denuncia y será publicada en nuestra web.

Pulsa aquí para más información.

El objetivo de este proyecto es el de colaborar ante estos actos que destrozan nuestro paisaje. Esta herramienta tiene su origen en la gran cantidad de gente que nos escribe a diario para denunciar alguna agresión ambiental concreta. Con el proyecto de Fotodenuncia te damos la oportunidad a que puedas aportar tu granito de arena en la defensa de nuestro planeta.

Entre todos podemos hacer de este mundo un lugar mejor donde vivir en armonía con nuestro entorno natural. Participa compartiendo tu denuncia porque solamente así podremos alzar la voz para poner soluciones y crear conciencia. Muchas gracias por tu colaboración.

Proteger los océanos, un negocio millonario sin explotar
Proteger los océanos es proteger el planeta y hoy, en el Día Mundial de los Océanos 2015 lo suyo es protestar por las amenazas que afectan a mares y océanos y, por otro lado, abrir una ventana a la esperanza que nos permita creer en un mundo mejor.

De lo primero se han encargado asociaciones como Greenpace, siempre combativas y dispuestas a llamar la atención a lo grande. En esta ocasión, entre otras muchas acciones en todo el mundo, sus aguerridos activistas han desplegado en el puente La Salve de Bilbao una pancarta de 250 metros cuadrados con el lema “Los océanos importan” y reivindicando la expansión de las áreas marinas protegidas, así como la promoción de la pesca tradicional frente a la pesca industrial.
Seguir leyendo

Los diez mandamientos del sexo ecológico
El sexo eco-amigable es motivo de preocupación para asociaciones ecologistas de primer orden, como Greenpeace que, hace un tiempo elaboró los diez mandamientos para un sexo más sostenible.

La mayoría son en clave de humor, y otros quizá demasiado obvios, pero tras ellos se esconden interesantes lecciones que nos enseñan la importancia de fijarse hasta en los más pequeños detalles para ser respetuosos con el entorno y lograr un planeta más verde.
Seguir leyendo

Obama apoya a Shell para perforar en el Ártico
Estados Unidos acaba de dar una de cal y otra de arena en medidas de protección ambiental que afectan al planeta. Si hace unos días la administración de Obama anunciaba interesantes medidas contra los gases de efecto invernadero, ahora se luce impulsando el plan de la petrolera Shell para realizar perforaciones en el Ártico.

Para Greenpeace, se trata de una “indignante” concesión a la industria petrolífera. Auque el plan de perforación de Shell precisa más aprobaciones, los activistas han puesto el grito en el cielo al considerar que darles permiso para perforar en el mar de Chukchi, en las aguas de Alaska, Shell está mucho más cerca de iniciar su búsqueda de petróleo en el Ártico este verano.
Seguir leyendo

Greenpeace, Repsol y la Armada: ¿Quién miente? (vídeo)
Son las operaciones “Sandía”, “Chirimoya” y “Zanahoria”, pero no se trata de tres misiones del agente 007 en versión vegana, sino de algo mucho más serio. Son los nombres de los sondeos que Repsol ya ha iniciado en aguas de Canarias, a profundidades distintas, de hasta 3.000 metros.

El objetivo no es obtener zumos vegetales, lógicamente, sino otro tipo de jugo, más conocido como oro negro: petróleo. Encontrarlo sería “una gran suerte”, asegura la petrolera, pues se traduciría en una “mayor autonomía energética” para España o, traducido al lenguaje de Greenpeace, en un “desastre ambiental sin precedentes” en la zona.
Seguir leyendo

El mar se tragará 500 metros de costa en 2100 por el deshielo del Ártico
Hasta hace nada, cambio climático era sinónimo de predicciones poco menos que apocalípticas en plan global, pero que no iban a afectarnos ni hoy ni mañana, ni siquiera a lo largo de nuestra vida. En los últimos años, sin embargo, el enfoque ha cambiado: siguen siendo tremendas y globales, pero también cotidianas y tangibles, adoptando la forma de eventos extremos y de un inquietante aumento del nivel del mar.

Incendios más frecuentes y virulentos, lluvias torrenciales, graves sequías y, en fin, eso que llamamos un tiempo loco, que tanto nos trae calor en invierno como frío en verano, difuminando la diferencia entre estaciones ha sido identificado en muchas ocasiones por los científicos como claros efectos del cambio climático. Pero no sólo eso, porque el desastre llama a la puerta de casa y, se la abramos o no, un mar incontenible se cobrará su peaje, un precio que no será barato. Es más, según advierte Greenpeace, nos dejará sin costa, directamente.
Seguir leyendo