5 razones por las que preferir ropa ecológica
Son muchas las razones por las que la ropa ecológica debería ocupar mucho más espacio en nuestros armarios. Sin embargo, no siempre es fácil conseguirla, y lo cierto es que su precio suele ser superior al de la ropa convencional, por lo que acaba siendo un producto de minorías, que sólo buscan quienes tienen una fuerte conciencia sobre el beneficio que supone para el planeta.

Por lo tanto, concienciarse sobre la importancia de elegir ropa ecológica es un factor fundamental que puede empezar a cambiar las cosas, hacerla más accesible a nivel de distribución y económico. Ayudar al planeta y sentir sobre nuestro cuerpo un tejido natural será la recompensa, y razones hay de sobra, como las cinco siguientes:

5 razones por las que preferir ropa ecológica

Alimentación ecológica
La elección de una alimentación ecológica es la adopción de un estilo de vida más saludable, y a su vez un mayor respeto por la naturaleza, aunque no todo en ella es idílico, pues se trata de un modelo alimentario alternativo, al menos hoy por hoy, lo que supone un sinfín de problemas a la hora de encontrar alimentos, sobre todo si además intentamos conseguirlos a buen precio.

En efecto, la alimentación ecológica engloba mucho más que la simple elección de algunos productos aislados de tipo bio, incluso incluyendo la certificación. Para que una dieta pueda considerarse ecológica, la gran mayoría de sus ingredientes han de serlo, desde la sal o el agua hasta la carne, frutas, verduras.

Alimentación ecológica

Bebidas vegetales ecológicas
Bebidas ecológicas de arroz, avena, almendras, almendras, alpiste, soja, de chufa. Frente a la tradicional leche de vaca, el consumo de las conocidas como leches vegetales están ganando adeptos, tanto en su versión normal como en la ecológica.

Comparadas con la leche de vaca son una alternativa interesante no sólo para vegetarianos o veganos, sino para quienes deseen evitar una serie de inconvenientes de la leche, entre otros la presencia de lactosa, grasa animal o una digestión más difícil.

Bebidas vegetales ecológicas

Eco branding: ¿ser ecológico o sólo parecerlo?
Lo ecológico está de moda y, como ocurre con todo lo que es tendencia, entre otras cosas, eso significa que vende (la palabra mágica). Ya sean productos, servicios, ideas o proyectos solidarios, la ecología y la solidaridad se llevan, pero más allá del bla, bla, bla y de una imagen o marketing eco-amigables, requieren de autenticidad para poder serlo.

En ese ser o no ser radica la cuestión, como diría Shakespeare. O mejor, en este caso, ser o no ser ecológicos: ¿es ese el problema? Por un lado, a muchas empresas no les preocupa lo más mínimo cumplir los requisitos que definen como ecológico un producto, servicio o actividad, pues ni siquiera se lo plantean. En realidad, el quid de la cuestión para una míriada de ellas no es otro que parecer que son ecológicos, que se comprometen con la sostenibilidad del planeta o que sus productos son naturales para así atraer clientela, sumar beneficios, en suma.

Eco branding: ¿ser ecológico o sólo parecerlo?

Lavadoras ecológicas
Vivimos en un mundo que se agota. Debemos empezar a cuidar el medio ambiente en todos los ámbitos de nuestra vida, sobre todo en aquellos que forman parte de nuestro día a día. No somos conscientes del gasto de agua diario que supone, por ejemplo, las tareas en la cocina.

Para lavar los platos a mano gastamos 100 litros en 10 minutos, y un lavavajillas necesita entre 19 y 30 litros por ciclo. Un grifo mal cerrado que gotea malgasta entre 150 y 200 litros diarios y una lavadora puede llegar a gastar 200 litros por carga completa. Las lavadoras que más agua gastan son las de carga superior, mientras que las de carga delantera gastan entre 38 y 91 litros por 7 kilos de carga completa.

Lavadoras ecológicas

La dieta ecológica: alimentación bio
La dieta ecológica, también conocida como alimentación bio está basada en el consumo de productos orgánicos frescos libres de residuos tóxicos procedentes de pesticidas, antibióticos o fertilizantes no naturales. Generalmente, la elección de este tipo de dieta va unido a un cambio en el estilo de vida. Las personas que eligen una dieta ecológica suelen tener una serie de características comunes:

– Controlan la ingesta de sal. Sólo usan sal marina.
– Hacen ejercicio con regularidad.
– No comen alimentos industrializados.
– Comen con frecuencia fruta y verdura.
– Comen alimentos sin aditivos.
– Procuran no usar el vehículo para sus desplazamientos, sustituyéndolo por la bicicleta o el transporte público
– Llevan una vida metódica y ordenada. Procuran reducir sus niveles de estrés.
– Intentan equilibrar trabajo con vida privada.

La dieta ecológica: alimentación bio

Neveras y frigoríficos ecológicos
La preocupación por el medio ambiente se ha convertido en un tema de primera línea, causando una enorme revolución en el proceso y desarrollo del modelo de negocio de las empresas, así como una rutilante concienciación en favor y respeto de la naturaleza.

Cada vez es más evidente ver, como la ecología marca nuevas ideas innovadoras en diferentes productos de uso cotidiano, los electrodomésticos son uno de los elementos comunes en los hogares, cuyo uso puede hacer desaprovechar la energía y ayudar a empeorar el impacto ambiental.

Electrodomésticos ecológicos

Para intentar dar solución a la sostenibilidad energética en los electrodomésticos, las principales marcas ya desarrollan electrodomésticos ecológicos, unos modelos que permiten ahorra energía cumpliendo la normativa europea de sostenibilidad.Para identificar electrodomésticos ecológicos debemos de tener en cuenta una serie de cuestiones:

Neveras y frigoríficos ecológicos

¿Son los coches eléctricos la solución ecológica del futuro?
El concepto de vehículo eléctrico es relativamente nuevo en el mundo de la industria automovilística. Sin embargo, se va abriendo paso y el número de sus defensores aumenta a diario. Actualmente hay abierto un intenso debate acerca de sus ventajas en oposición a los automóviles clásicos con motor de gasolina y a sus primos hermanos, los vehículos híbridos que, aunque pretenden aunar las ventajas de ambos, lo cierto es que ofrecen una peor solución ecológica.

El objetivo de los vehículos eléctricos es claro: frenar los impactos nocivos sobre el medio ambiente. Las cifras son escandalosas: la gasolina usada para el transporte supone aproximadamente el 80% de la contaminación urbana total. Sólo en España se emiten durante un año 50 millones de toneladas de dióxido de carbono, que es el equivalente a 5.000 veces el peso de la Torre Eiffel de París. Este CO2 que los tubos de escape expulsan sin cesar no sólo es perjudicial para el planeta, sino también para la salud general de los habitantes. Ante esta situación, los coches eléctricos aparecen como una buena propuesta con objetivo de paliar el uso desmesurado de la gasolina.

¿Son los coches eléctricos la solución ecológica del futuro?