Ceaucescu ‘deportó’ a osos rumanos a Bulgaria para la caza
Subir osos en helicóptero no fue lo peor que se hizo durante la dictadura de Nicolae Ceaucescu, bien lo saben quienes la sufrieron, pero la cosa tiene su miga. Lejos de ser una excentricidad bienintencionada, trasladarlos desde su hábitat, las regiones montañosas de Rumanía, hasta otras zonas como Bulgaria, obedecía a los deseos de algunos dirigentes soviéticos de cazar osos donde no los había.

Estas deportaciones no harían ni pizca de gracia a los osos, aunque poco les importaría el trauma que podrían causar a animales destinados a la caza. En realidad, esto es lo de menos desde un punto de vista biológico, en el que precisamente se han centrado los científicos que acaban de desvelar la realidad que se escondía detrás de la leyenda sobre estos osos voladores.

Ha sido gracias a un curioso estudio genético que acaba de publicar sus conclusiones como sabemos que una parte de los osos actuales de Bulgaria proceden de los animales enviados hace cuatro décadas por Ceaucescu a su camarada Todor Zhivkov entre los años 1970 y 1980.

ADN de los Cárpatos

Las conclusiones de este estudio dan la razón a los comentarios de silvicultores y guardas de caza de Bulgaria sobre la procedencia rumana de decenas de osos que aterrizaron en lugares de caza búlgaros en varias ocasiones, versiones que más bien parecían cosa de leyenda, ya que no habían podido ser documentadas hasta ahora.

Llevado a cabo por el Instituto de Investigación Senckenberg en Gelnhausen (Alemania), el estudio indica que cerca del 3 por ciento de los oso de Bulgaria tienen perfiles de ADN de los Cárpatos, concluyendo que el fenómeno lo explican los osos regalados a Zhivkov durante el régimen de Ceaucescu, habida cuenta además de la inexistencia de un corredor natural entre ambos territorios.

Ceaucescu ‘deportó’ a osos rumanos a Bulgaria para la caza
Actualmente, Rumanía atesora la mayor concentración de oso pardo europeo del mundo, y de hecho es el país donde más osos se cazan de forma legal. De hecho, la región constituye un lugar donde la caza mayor es algo habitual, además de una fuente de buenos dividendos. Por su parte, Bulgaria también tiene reservas de caza por doquier, si bien con respecto al oso alterna periodos de permisividad con otros de prohibición.