Cebos envenenados, el mayor peligro para las especies protegidas
Los animales tienen que convivir con muchos peligros causados por la actividad humana: electrocuciones por cables, atropellos de vehículos, la caza ilegal. Pero, seguramente, el peor de todos ellos, sea el de muerte por ingesta de cebos envenenados.

Estos cebos se usan, la gran mayoría de las veces, de forma ilegal. Han sido, el menos, 6.674 ejemplares de especies amenazadas en los últimos diez años las que han muerto por esta causa. Además, debido a la expansión de la población del lobo, cada vez se usa más este método ilegal por parte de los ganaderos.

Todos estos datos han sido extraídos en el I Encuentro para la Lucha contra el Veneno que ha organizado el Proyecto Life+ Veneno y que ha sido coordinado por la organización SEO/Birdlife.

En la última década, se han encontrado envenenados 2.355 milanos reales y negros, 2.146 buitres leonados, 638 buitres negros, 348 alimoches, 114 águilas imperiales, 40 quebrantahuesos, 7 osos pardos y 858 individuos de otras especies incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Estas cifras demuestran que está ampliamente extendido el uso del veneno en el medio natural y que supone la mayor amenaza para las especies de peligro de extinción, además de una gran amenaza para la biodiversidad.

El director general de Medio Natural y Política Forestal, José Jiménez, señala que en la década de los noventa del siglo pasado se produjo un repunte del veneno asociado a la caza, pero que, actualmente, se produce más por la actividad ganadera y en áreas de expansión del lobo.

La justicia está luchando contra este grave problema, y ya ha habido sentencias condenatorias en el 90% de los juicios, 29 de ellas firmes y cinco de ellas en los últimos tres años. Hay más de 3.500 agentes forestales y del Seprona en España para combatir esta actividad ilegal. Así mismo, tres comunidades tienen planes específicos para tratar este problema del medio natural: Andalucía, Aragón y Castilla-La Mancha.