Células solares de carbono, más baratas, flexibles y resistentes
Investigadores de la Universidad de Stanford han desarrollado la primera celda solar fabricada al cien por cien con carbono. La importancia de usar este material radica en que es mucho más abundante en la naturaleza que el silicio (u otros) con los que se fabrican actualmente los paneles solares y, por tanto, se abre una alternativa más barata para la fabricación de paneles solares.

La investigadora y profesora de la mencionada universidad, Zhenan Bao, ha señalado que el carbono tiene el potencial de ofrecer un alto rendimiento a un bajo coste. El trabajo se explica en el portal de noticias de la Universidad de Stanford.

A diferencia de los paneles solares rígidos de silicio, los que, actualmente, se instalan en los tejados de algunas viviendas, la nueva tecnología desarrollada por el equipo de Stanford permite crear una película delgada que puede aplicarse en muchos otros lugares. Por tanto, no sólo permitirá abaratar los costes de producción, sino que, además, se trata de una estructura delgada que se puede usar como recubrimiento, ha explicado el coautor de la investigación, Michael Vosgueritchian.

El proceso tradicional de silicios basados en células solares requiere de una cantidad de pasos. Sin embargo, el nuevo dispositivo se puede fabricar utilizando métodos simples de recubrimiento que no requiere de costosas herramientas ni máquinas. El experimento desarrollado por el grupo de Bao consiste en una capa fotoactiva que absorbe la luz solar entre dos electrodos, a diferencia de la celda solar típica donde los electrodos están hechos de metales conductores y de óxido de indio y estaño (ITO).

Nanotubos de grafeno

Bao reconoció, en todo caso, que materiales como el indio escasean y cada vez son más caros, ya que la demanda de celdas solares y paneles táctiles crece. Pero, por otra parte, el carbono es un material de bajo coste y muy abundante en la Tierra. Por ello, el equipo de Bao decidió sustituir el ITO utilizado en los electrodos convencionales por grafeno, que son hojas de carbono constituidas por una película de nanotubos de carbono y que son 10.000 veces más delgadas que un cabello.

Estos nanotubos de carbono tienen una conductividad eléctrica extraordinaria y sus propiedades de absorción de la luz son superiores. Además, son robustos y se mantienen estables con temperaturas extremas.