Centrales nucleares de torio
El combustible de los actuales reactores nucleares de fisión es el uranio, pero podría cambiarse por el torio convirtiéndose en el combustible de las centrales nucleares del futuro. Este elemento es mucho más abundante que el uranio, se estima que sus reservas podrían triplicar a las de uranio. El torio se puede encontrar en más lugares del mundo como Estados Unidos o Australia.

A parte de eso, la gran ventaja es que las centrales de torio no emitirían dióxido de carbono (CO2) durante la generación energética, lo que supone poder luchar contra el cambio climático. Además, el aprovechamiento del torio es mayor que el del uranio. Apenas se utiliza el 0,7% de todo el uranio que se extrae, mientras que el torio en principio se puede aprovechar el 100% para generar electricidad. Todos estos factores hacen que la energía generada con el torio sea muy competitiva.

Por otro lado, el tamaño de las instalaciones de torio no requiere grandes dimensiones y por lo tanto una gran inversión mucho más reducida. La tecnología sería más sencilla de ser transportada en todo el mundo. Pero tiene algunos grandes inconvenientes, los residuos del torio son menos nocivos que los del uranio aunque su radiactividad sigue activa durante miles de años. Por lo tanto el coste de gestión de residuos podría ser demasiado. El torino tiene que bombardearse con neutrones para obtener energía, un proceso que aún no se ha investigado a fondo.