China: 3 millones de hectáreas demasiado contaminadas para cultivar
Más de 3 millones de hectáreas en China no son aptas para el cultivo de alimentos porque están demasiado contaminadas, según ha asegurado un funcionario del Gobierno chino. Es el resultado de tres décadas de un crecimiento industrial sin precedentes, un desarrollo económico insostenible y que está poniendo en peligro la salud de los ciudadanos.

Contaminación en las grandes ciudades y contaminación en el campo. China, ya lo hemos dicho alguna vez, es uno de los mayores problemas medioambientales de la actualidad. La limpieza de las zonas rurales puede ser aún más difícil que la reducción de la contaminación en las grandes urbes.

De momento, es un problema ecológico. Pero, si no se soluciona con rapidez, se convertirá en un problema social: China necesita esas tierras para cultivar alimentos y asegurar su suministro a una población creciente y con más poder adquisitivo.

Wang Shiyuan, viceministro de tierra y recursos, dijo que el Gobierno de China estaba decidido a resolver el problema y que va a invertir decenas de miles de millones de yuanes en proyectos piloto para rehabilitar los suelos y las aguas subterráneas contaminadas. El área de tierra contaminada en China tiene un tamaño similar a toda la superficie de Bélgica. En especial, se debe evitar que los metales tóxicos entren en la cadena alimentaria. Ya han ocurrido casos de arroz contaminado con cadmio. Este mismo año, los análisis encontraron niveles altos de cadmio en el arroz que se vendía en la ciudad de Guangzhou, al sur del país, arroz cultivado en Henan, región con altos niveles de metales pesados.

La seguridad alimentaria como prioridad

China: 3 millones de hectáreas demasiado contaminadas para cultivar
China necesita alimentos y no ha dudado en ubicar miles de granjas cerca de plantas químicas, minas y otras industrias pesadas, aumentando el riesgo de contaminación.

Con todo, la seguridad alimentaria sigue siendo la prioridad. China va a reservar, al menos, 120 millones de hectáreas de tierra para la agricultura, una política que se conoce con el nombre de la “línea roja”.

Algunos rastros de metales tóxicos se remontan un siglo. Hay pesticidas prohibidos en la década de los ochenta del siglo XX. Los investigadores han dicho que hasta un 70% de la tierra china podría tener problemas de contaminación.