China apostará por los coches eléctricos
China es un país al que no le está afectando la crisis mundial. El Producto Interior Bruto (PIB) de este país está creciendo en valores cercanos al 10%. Este crecimiento económico conlleva un problema medioambiental: la contaminación, se produzca ésta por industrias anticuadas que no respetan el medio ambiente o por la cada vez más numerosa flota de coches propulsados por gasolina. El Gobierno del país asiático está tomando medidas. En cuanto a las fábricas ineficientes energéticamente, el Gobierno va a cerrar más de dos mil. Y ahora se propone producir y vender coches eléctricos e híbridos para disminuir la gran contaminación que tienen que soportar las grandes ciudades del país.

China tiene 1.300 millones de habitantes y una clase media cada vez más numerosa, precisamente la franja de población que compra coches utilitarios. El Gobierno chino, comprobando que las ventas de automóviles crecen y crecen, ha prometido producir y comercializar más vehículos eléctricos en los próximos diez años.

Su estimación es producir un millón de coches ecológicos hasta el 2020, según la agencia oficial de noticias Xinhua. Este plan será clave para mantener la buena situación de la industria automovilística china, además de para disminuir las emisiones de dióxido de carbono en las principales ciudades, que representan un 70% de la contaminación de su aire.

Pekín ya puso en marcha en junio un programa piloto para ofrecer descuentos a los compradores de vehículos eléctricos e híbridos. Las subvenciones máximas para los compradores de vehículos eléctricos serán de 60.000 yuanes (unos 6.550 euros).

Y, continuando con esta política, durante los próximos diez años, el gobierno chino invertirá más de 100 millones de yuanes (unos 11 millones de euros) para ayudar a la incipiente industria de vehículos verdes. Parte de estas ayudas serán destinadas para desarrollar un sistema de suministro eléctrico que prestará servicio a 150.000 vehículos eléctricos en octubre de 2011. También se subvencionarán a las empresas del sistema nacional de transporte público.