Científicos colocan receptores a 1.000 hormigas para estudiar cómo se comunican y viajan
Científicos británicos seguirán los movimientos de un total de 1.000 hormigas de la especie Formica lugubris, bastante comunes en el Reino Unido, dentro de una investigación pionera que pretende conocer mejor su comportamiento colocando un receptor de radio a cada una de ellas.

Los intrépidos investigadores que se han atrevido con el proyecto son científicos de la Universidad de York que, como se ve en el vídeo, actualmente están llevando la meticulosa labor de ajustar receptores de un milímetro de tamaño en un millar de insectos.

El experimento se llevará a cabo en una zona verde ubicada dentro del parque nacional Peak District , Derbyshire, en una finca propiedad de la National Trust, donde hay más de 1.000 nidos en los que viven alrededor de 50 millones de estas hormigas.

Una vez colocados los receptores, se pretende estudiarlas durante tres años volviéndolas a liberar en sus nidos, y a partir de entonces cada uno de sus movimientos se registrarán y permitirán saber cuál era su función en el complejo sistema que suponen los hormigueros.

Además de las conclusiones que puedan extraerse sobre su comportamiento a nivel de especie y como hormigas, en general, se pretende utilizar la información obtenida para mejorar el hábitat. Una forma sería, por ejemplo, aumentar el número de coníferas, pues estas hormigas se alimentan de insectos forestales.

Como parte de un ecosistema más amplio, los resultados de la investigación también podrían, incluso, dar pistas sobre cómo favorecer el hábitat de otros animales salvajes de un modo sencillo y respetando la naturaleza, apuntan los científicos.

Estaremos atentos a los resultados porque, sin duda, las hormigas son todo un mundo por descubrir del que podemos aprender mucho, si no para mejorar nosotros, sí, al menos, para respetar y mejorar el medio ambiente.