Científicos sorprenden a una boa constrictor devorando a un mono aullador
Ya se sabía que las serpientes de mayor tamaño podían tragar entero a un animal, pero esta vez una boa constrictor ha sido pillada in fraganti por un grupo de científicos mientras mataba y engullía a un mono aullador. Los científicos han capturado varias fotografías y grabado un vídeo.

El mono aullador es uno de los primates más grandes de América y puede llegar a pesar cuatro kilogramos. Este episodio de naturaleza salvaje se produjo en un pequeño bosque ubicado en el estado brasileño de Rondonia. Erika Patricia Quintino, una estudiante de doctorado de la Universidad Católica Pontificia de Rio Grande do Sul presenció todo.

Son relativamente frecuentes los episodios de depredación por parte de serpientes de gran tamaño en la zona. Normalmente, comen especies de mediano y pequeño tamaño. Éste es el primer caso documentado de depredación llevada a cabo con éxito por una boa constrictor de unos dos metros de longitud.

Los monos aulladores son animales que viven en grupos de más de una docena de ejemplares. La hembra que fue devorada pertenecía a un grupo de seis monos. Cuando fue atacada por la serpiente, otro mono aullador hembra corrió hacia allí profiriendo gritos con el objetivo de asustar a la boa. Incluso la golpeo varias veces con las manos, pero la serpiente no reaccionó a los golpes. Se llevó a su presa a un árbol cercano y allí acabó de devorarla.

Científicos sorprenden a una boa constrictor devorando a un mono aullador
El ataque inicial fue veloz, sin dar tiempo a que el mono huyera. Pero todo el proceso de deglución duró más de una hora. La boa se enrolló alrededor de su presa, para paralizarla y, luego, matarla por estrangulamiento (en menos de cinco minutos). Después, la engulló.

La deforestación de la Amazonia beneficia a las boas

Según los científicos que trabajan en la zona, como la selva amazónica se corta en fragmentos en muchas partes de Brasil, ello puede dar a las boas una ventaja sobre los primates, lo que podría amenazar las pequeñas poblaciones que sobreviven en estos fragmentos de bosques.

La estrategia de caza de una boa, que espera pacientemente en el mismo lugar durante semanas enteras, en ocasiones, incluso durante un mes, puede ser muy efectiva en estos bosques por los que los monos pasan varias veces por la misma ruta, en busca de alimento. Las boas están encantadas con la deforestación.