Cierran parques zoológicos en China
Más de cincuenta parques zoológicos de China se han visto obligados a cerrar sus puertas a causa de su mal estado y por los malos tratos que se estaban infligiendo a los animales.

La Administración Estatal de Ciencia Forestal inspeccionó durante dos meses alrededor de quinientas de estas instalaciones de todo el país. En estas inspecciones descubrió las precarias condiciones en las que habitaban los animales, con casos frecuentes de abusos y explotación. Por ello, se ha ordenado el cierre de medio centenar de zoológicos chinos.

Algunos de los parques no podían ofrecer los mínimos cuidados a los animales debido a que no tenían dinero para ello. Otros se dedicaban a la venta ilegal de especies salvajes (quizá el único modo que tenían de aumentar sus ingresos). Incluso se llegó a algún caso extremo en el que los animales atacaron a los visitantes, según ha informado el máximo responsable de la citada institución.

Diversas organizaciones ecologistas habían denunciado reiteradamente esta situación, entre otras, el Fondo Internacional para los Animales. Hua Ning, miembro de la oficina de Pekín de la citada asociación, ha señalado que la clausura de los zoológicos es un paso positivo hacia la protección de los derechos de los animales. Pero también ha recordado que, si se causa daño a los animales, no hay que permitir las actuaciones que entretienen a los visitantes de zoos y acuarios.

Oficialmente, China tiene setecientos zoos, parques, safaris y circos con presencia de animales. Cada año, todas estas instalaciones, reciben la visita de 150 millones de personas. Así que no es baladí la importancia económica del asunto.

El escándalo de las malas condiciones de estos recintos salió a la luz pública con la muerte de trece tigres siberianos. Once de estos tigres murieron de hambre y dos más sacrificados después de atacar a un cuidador. En ese mismo parque, fallecieron una veintena de animales, entre otros, leones, camellos, monos y avestruces. La causa fue la merma en el número de visitante, que hizo que disminuyeran también los ingresos del zoo. Al más puro estilo capitalista. Si un negocio no es rentable…