5 buenas razones para pasarse a la limpieza verde
Si nos pasamos a la limpieza ecológica obtendremos ventajas muy interesantes: podemos ahorrar, cuidar nuestra salud y polucionar menos sin renunciar a una higiene en profundidad.

Puesto que la limpieza verde es un capítulo del mantenimiento del hogar que nos exige un esfuerzo cotidiano, al tratarse de una actividad rutinaria supone la cara o la cruz: un gran gesto ecológico o todo lo contrario.

De ahí su importancia. Si optamos por la limpieza verde Porque todo lo que hacemos tiene una incidencia en el entorno, descubre cinco buenas razones por las que merece la pena limpiar el hogar de forma natural.

1. Un hogar más saludable

El mantenimiento eco del hogar, sin recurrir a productos químicos es una decisión inteligente porque, sin ir más lejos, nos ayuda a preservar la salud de toda la familia.

5 buenas razones para pasarse a la limpieza verde
No es un secreto que los productos de limpieza están formulados con sustancias sintéticas que pueden tener un impacto en la salud de quienes los utilizan y también en las personas que habitan un hogar o trabajan en una oficina u espacio interior.

De no hacerlo así, las consecuencias pueden ser desde simples alergias o malestar general hasta irritación de la piel, ojos o problemas respiratorios. Además, se desconoce el efecto de un cóctel de partículas en la salud, y numerosos estudios asocian la polución ambiental interior con numerosas enfermedades de distinta gravedad.

2. Un planeta cuidado

El uso de alternativas a los productos limpiadores tradicionales se traduce en un mayor cuidado ambiental. Tenemos la suerte de poder contar con productos biodegradables de bajo coste con un sinfín de usos, tan comunes como el bicarbonato de sodio o el vinagre, pongamos por caso.

5 buenas razones para pasarse a la limpieza verde
La pastilla de jabón tipo Lagarto también es biodegradable, y sirve de complemento perfecto para lavar la casa (suelos y todo tipo de superficies), hacer la vajilla o la colada. Además, el mercado nos ofrece productos eco para usos específicos, que también nos lo ponen realmente fácil.

Utilizar formulaciones caseras o productos sin envases o con un mínimo envoltorio es más ecológico, sobre todo porque nos evitamos su fabricación, para la que se necesita energía, agua y también un reciclaje tras su uso.

Aunque siempre serán preferibles a los limpiadores de base química, tanto por sus envases como porque acaban convertidos en desechos que polucionan el agua y, por lo general, tienen un fuerte impacto sobre el entorno.

3. Eco limpieza es ahorro

La limpieza ecológica no solo se refiere al tipo de productos que utilicemos sino también a las buenas prácticas. Buscar la sostenibilidad es un objetivo que lograr tanto mediante el uso de determinados productos como a la hora de ensuciar menos o de elegir el método de limpieza más apropiado teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad.

5 buenas razones para pasarse a la limpieza verde
Respetar las dosis indicadas y hacer un uso eficiente (esperar hasta que podamos llenar el tambor de la lavadora, prescindir del agua caliente si no es necesaria una desinfección, etc.) de los aparatos para prolongar su durabilidad es otra manera de ahorrar y ahorrarle al planeta gases de efecto invernadero, entre otros impactos ambientales.

4. La higiene verde es eficaz

Que los productos de limpieza que vemos en las estanterías de los supermercados sean muy agresivos con la suciedad no significa que por ello resulten más efectivos.

De hecho, el poder desinfectante del vinagre, pongamos por caso, es comparable al de la lejía, y no tenemos que sufrir los efectos tóxicos del cloro. Además, las dosis de uso son menores.

Por otra parte, no cabe duda de que los limpiadores químicos buscan convencernos mediante una publicidad que incide en la facilidad de limpieza y en la comodidad que ello supone.

5 buenas razones para pasarse a la limpieza verde
¿Pueden los productos naturales competir frente a esto? Lógicamente, si queremos que nos lo den todo hecho desde el principio, no. Pero sí es cierto que la limpieza ecológica puede ser tanto o más fácil de aplicar que aquella.

Bastará con tener un poco de paciencia y encontrar esas fórmulas que nos funcionen, al tiempo que podemos ayudarnos con retales convertidos en pañitos y cepillos reciclados para conseguir una limpieza diez.

Incluso podemos añadir aceites esenciales naturales a nuestras formulaciones y tenerlas listas en su pulverizador, con distintas etiquetas para usar en diferentes lugares del hogar: baño, cocina, cristales, multiusos…

5. Un hábitat más confortable

Además de los ingredientes activos de composición química, los productos de limpieza o ambientadores tradicionales contienen perfumes de síntesis que también polucionan el aire.

5 buenas razones para pasarse a la limpieza verde
Un hogar limpio no tiene que oler a química. Muy al contrario, en este caso el concepto de limpieza debería asociarse al de pureza, sin más. Como adorno, notas florales o herbales que provengan de la naturaleza vía aceites esenciales orgánicos.

Ese oler a limpio que se busca los productos químicos es un efecto artificial que pasa factura a nuestra salud y al planeta.
Busquemos una limpieza verde que nos proporcione un entorno saludable, limpio en cuanto a calidad del aire y sensación de bienestar.

Lejos de esas atmósferas cargadas de moléculas químicas que huelen intenso pero no garantizan eficacia sino una higiene que hace un flaco favor al entorno y a la salubridad y confort de nuestro hogar. En definitiva, solo tomando partido por la limpieza verde conseguiremos avanzar hacia un mundo más verde y saludable. Está en nuestra mano, nos ahorra un buen dinero y hace una gran diferencia… ¡Porque ser ecológicos y poner nuestro granito de arena para un mundo más verde es sencillo, apuesta por ello!