5 curiosas maneras de reforestar el planeta
Reforestar significa volver a sembrar o cultivar plantas en zonas donde antes las había. De forma general, puede considerarse que la reforestación del planeta consiste en contrarrestar el desastre ambiental que supone la tala indiscriminada de los bosques naturales con la plantación de vegetales, en especial árboles.

Entre otros factores, la importancia de la reforestación tiene que ver tanto con el papel clave que juegan los sumideros de carbono como con la necesidad de crear o reponer nuevos hábitats en los que se desarrollen los distintos ecosistemas.

Pero no solo eso, porque además estamos en una cuenta atrás alarmante, que nos dejará sin árboles en un suspiro. En concreto, al actual ritmo de deforestación, los árboles desaparecerán en 300 años, advierte un reciente estudio internacional liderado por la Universidad de Yale, el más preciso hasta la fecha.

Así pues, teniendo claro el qué, el dónde y el por qué, queda pendiente el cómo. Justamente, en este post nos centraremos en el modus operandi, y no será uno cualquiera, sino distintas maneras de hacerlo, a cuál más original.

1. Bosques flotantes

Los árboles flotantes son una manera insólita de reforestar el planeta. Por lo pronto, va a llevarse a cabo de forma experimental en la ciudad de Róterdam.

El proyecto obedece a la intención de compensar la pérdida de zonas verdes en la capital holandesa y va a ser una realidad en los próximos meses. Sus impulsores son un grupo se empresarios y diseñadores holandeses que quisieron encontrar un nuevo hogar a los árboles urbanos que se retiran de la vía pública para acabar almacenándolos en un lugar conocido como el Bomendepot.

5 curiosas maneras de reforestar el planeta

2. Plantación masiva con drones

Los drones, esos pequeños aviones no tripulados, han demostrado ser capaces de plantar mil millones de árboles por año gracias al proyecto de Lauren Fletcher.

El peculiar dron diseñado por este ingeniero ambiental que trabajó en la NASA es mucho más que una simple curiosidad. Su creador pretende reforestar el planeta a gran escala. De hecho, el invento se ha diseñado para hacerlo.

5 curiosas maneras de reforestar el planeta
Cada una de las máquinas puede sembrar hasta 36.000 semillas diariamente, además de estar preparadas para vigilar la salud de los brotes. A través de su compañía BioCarbono Ingeniería, Fletcher pretende plantar mil millones de árboles cada año. Su objetivo es doble: disminuir el coste de la siembra y animar a los gobiernos a reforestar.

3. Libros que contienen semillas

La idea de crear un libro infantil que permita a los niños y niñas tanto disfrutar de la lectura como aprender la importancia de cuidar la Naturaleza.

Con el plus de que el libro contiene una sorpresa increíble para los peques, titulado “Mi papá estuvo en la selva”, de Gusti y Anne Decis, y publicada por la editorial argentina Pequeño Editor.

5 curiosas maneras de reforestar el planeta
En efecto, el libro no solo transmite valores eco amigables durante su lectura, sino que también los traslada a la vida real, pues en su interior contiene semillas de un bonito árbol.

Unas semillas que, puesto que el libro es biodegradable por completo, pueden plantarse con libro incluido. Todo bajo el lema “los libros y los niños pueden crecer juntos”. Un proyecto precioso que aún no se comercializa.

4. Semillas en libros de hielo

Otro proyecto inspirado en la necesidad de reforestar el planeta que a su vez resulta inspirador es la propuesta de Basia Irland, una artista que hace auténticas maravillas con el agua.

5 curiosas maneras de reforestar el planeta
En esta ocasión, Irland hace bloques de hielo con forma de libro cuyos títulos están confeccionados con semillas.

Antes de que se derritan, deposita estos enormes libros en la orilla de los ríos para transmitir un mensaje sobre la importancia de cuidar y, por lo tanto, reforestar el planeta.

Sus esculturas de hielo, en este caso, son portadoras de semillas que, una vez se lanzan al agua siguiendo un hermoso ritual, con suerte acaban germinando en los lindes del río.

¿Un método eficaz? No es su objetivo, en realidad. Sobre todo, es una obra de arte efímera. Importa concienciar, plantar una semilla simbólica en nuestras mentes pensando en un mañana mejor.

4. Bosques en lugar de cementerios

Convertir la muerte en vida, una hermosa manera de reciclar que en este caso adopta una forma impactante. El proyecto se llama Capsula Mundi y su objetivo es convertir los restos mortales en una semilla de la que nacerá un árbol.

Con ello no solo se evita la fabricación del ataúd, con lo que ello implica de uso de maderas y, por lo tanto, de tala de árboles, sino que además se sustituye por un material biodegradable.

5 curiosas maneras de reforestar el planeta
La utilidad de esa semilla fabricada con fécula plástica, fabricada a partir del almidón de patatas y maíz, es convertirse en un árbol que los familiares podrán visitar y cuidar.

Curiosa iniciativa de los diseñadores Anna Citelli y Raoul Bretzel, y su objetivo es obtener los permisos correspondientes para hacer realidad el proyecto en Italia.

Convertir los cementerios en bosques supondría, entre otras ventajas, poder elegir el tipo de árbol en el que cada persona quiere convertirse y, por ejemplo, aumentar las zonas verdes en la ciudad.

Conscientes de que para llevar a cabo su idea es importante romper muchos tabúes, sus impulsores argumentan que siempre es más interesante convertirse en árbol que no estar en un ataúd con fecha de caducidad. Y, sea como fuere, no cabe duda de que ofrecerlo como posibilidad sería una interesante alternativa a lo de siempre. Otra manera de reforestar que nos acerca a la madre naturaleza.