Cinco mil euros por comprar un coche eléctrico
Hablemos claro de una vez. Si se quiere, se puede. Desde hace muchos años. Ya no podemos esperar más. Afortunadamente, hay gobernantes que lo saben y que hacen algo al respecto. Alsacia es un región francesa situada al este del país, fronteriza con Alemania y Suiza. En su capital, Estrasburgo, se encuentran algunas de las más importantes instituciones de la Unión Europea. La región de Alsacia se sitúa a los pies de la cordillera de los Vosgos y al margen del río Rin. Los paisajes naturales son espectaculares. Y sus habitantes, con buen criterio, no quieren perderlos.

Para conservar este precioso paisaje, qué mejor forma de hacerlo que impulsar el uso de los coches eléctricos. El Gobierno de Alsacia subvencionará con hasta cinco mil euros a los primeros quinientos compradores de coches eléctricos.

El presidente de la región de Alsacia, Philippe Richert, cree que estas ayudas permitirán un uso masivo de los coches no contaminantes, ya que, en la mayoría de los casos, los vehículos completamente eléctricos cuestan más que los vehículos de gasolina y ésta se convierte en la principal causa para no comprarlos. Por su parte, los que reciban esta generosa ayuda también tendrán que cumplir con su parte del trato: comprometerse a no vender el vehículo durante un período de dos años.

Sin embargo, hay que señalar que también hay detractores de esta medida. Un grupo ecologista de la zona considera que esta medida beneficiará sólo a los hogares ricos.

Pero, ricos o pobres, cuantos más coches eléctricos sustituyan a los vehículos contaminantes, mejor. Y desde la administración de Alsacia no se olvidan de algo esencial: los puntos de recarga. Así, se invertirán un total de doscientos mil euros en la instalación de puntos de recarga en los aparcamientos de los supermercados.

El objetivo de esta política es disminuir en un 75% las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2050.