Cinco profesiones curiosas para amantes de la naturaleza
La falta de oportunidades puede animar a muchos a lanzarse a la aventura en busca de un trabajo diferente, que en principio puede parecer una locura y finalmente acabar convirtiéndose en el trabajo de su vida, ya sea por el jugoso sueldo o porque vaya con nuestros gustos y personalidad.

Aunque la vida laboral suele ser tremendamente monótona, en cuestión de trabajos las excepciones abundan, si bien un trabajo “movido”, siempre distinto también puede no gustar, e incluso provocar un fuerte rechazo. Pero, si se trata de un trabajo dinámico, que nos tenga siempre de aquí para allí, cerca de la naturaleza o inmersos en ella, quizá la cosa cambie…

Rodeados de naturaleza y animales

Ya sea cogiendo pelotas de golf en el fondo de los lagos, haciendo de niñeras de los osos panda o, por ejemplo, como carteros en la Antártida, el contacto con la naturaleza está asegurado, y también vivir experiencias inolvidables.

¿Mejores, peores…? Eso ya depende de cada cual, pero si te gusta la naturaleza y quieres conocer opciones laborales diferentes, te proponemos las cinco siguientes:

1. Buzo de pelotas de golf: Puede parecer poco o nada verde estar lanzándose al fondo de un lago (fangosos, por lo general) en busca de pelotas de golf, pero además de ser un negocio muy lucrativo en el que haces deporte acuático en un entorno natural, se evita la muerte a miles de aves, pues de no sacar las pelotas el lago acaba contaminándose por culpa de los materiales plásticos con los que éstas se fabrican.

Cinco profesiones curiosas para amantes de la naturaleza
2. Fotógrafos para Google Maps: Esta profesión es perfecta para los amantes del deporte y la naturaleza. Y es que el gigante de internet busca a personas que quieran desplazarse a lugares inaccesibles en coche conduciendo una bicicleta en la que se transporta la instalación necesaria para añadir ese territorio a la famosa aplicación.

3. Vigilar osos polares: Otra profesión para quedarse con la boca abierta, de asombro y también de puritita envidia. Eso sí, envidia de la sana, tanto como el aire puro donde se realiza este trabajo, un archipiélago en el Ártico noruego donde se ofreció hace casi dos años un puesto de trabajo único, que consiste en montar guardia mientras los investigadores realizan un trabajo de campo en aquel hábitat. Es ideal para amantes de la naturaleza y de los animales.

Cinco profesiones curiosas para amantes de la naturaleza
4. Cuidar osos panda o canguros:Mientras el Centro de Chengdu de China busca periódicamente niñeras para sus pandas a través de la asociación Panda.org, Australia hizo lo propio ofreciendo empleos como cuidador de canguros en la sabana, en este caso para atraer a turistas jóvenes. Por su parte, los cuidadores de pandas han de ayudarlos avanzar en el difícil camino de la reintroducirlos en su entorno natural.

5. Cartero en la Antártida: ¿Cómo, cartero dónde…? Sí, justo allí donde los pingüinos tienen el código postal. Para algunos una maravilla, y para otros una auténtica pesadilla. Desconectarse del mundanal ruido, sin ver el sol, desconectado del mundo (como tantos otros trabajos, en realidad), pero en este caso en un entorno privilegiado, qué duda cabe.

Cinco profesiones curiosas para amantes de la naturaleza
La oferta es del Reino Unido Antarctic Heritage Trust, el servicio postal de correos de la Antártida, que cada año emplea a cuatro personas de noviembre a marzo para gestionar las miles de cartas y tarjetas postales que envían desde allí los pasajeros que cruzan la zona con sus lujosos cruceros. Se puede solicitar el trabajo hasta el 27 de febrero y el sueldo es de 1.100 dólares mensuales, más gastos de viaje y manutención (también incluye llevar alguna que otra carta a los señores pingüinos). Apuesto a que muchos incluso pagarían por vivir la experiencia.